martes, 11 de julio de 2017

Mi amistad con Jesucristo. Lars Husum


     "La primera vez tengo quince años y lo hago porque estoy enamorado de Miriam, la Pelirroja. Tiene unas tetas enormes, cuatro pecas en la nariz y encima es testigo de Jehová. Me encantaría hablar con ella, pero no me atrevo a dirigirle la palabra en todo el noveno curso. Miriam sabe lo que siento porque la sigo a todas partes, y no solo en el colegio."

     Creo que sigo sin saber qué me llevó a comprar este libro. Posiblemente fuera lo confusa que me dejó la sinopsis, despertando mi curiosidad. En todo caso, hoy traigo a mi estantería virtual, Mi amistad con Jesucristo.

     Conocemos a Nikolaj porque nos cuenta su historia. A los catorce años se queda huérfano de padre y madre y vive con su hermana So. Su madre era una famosa cantante danesa que les deja una fortuna y unos abuelos con los que no tiene relación alguna por los maltratos a los que él le sometía.A partir de ese momento, Nikolaj entra en una espiral de violencia y destrucción fomentada por malas compañías que destrozan lo poco que queda de bueno en su interior. Al menos, hasta que un día un hombre que se presenta como Jesús le insta a cambiar totalmente de vida.

      De todos los libros inclasificables que me he leído en lo que va de año, este está en primera posición sin duda alguna. No sabría precisar el estilo literario por el que opta el autor, y lo más cercano si tuviera que hacerlo, serían aquellas películas pertenecientes al movimiento "Dogma 95". Dicho así puede resultar extraño, pero no lo es tanto al mirar la trayectoria del autor y su relación con la obra de Lars von Triers. Así entramos en la vida de un niño que se convierte en un mal adolescente, el autor no le concede tregua a lo inexplicable y no le ampara en las desgracias sufridas. La violencia, la crueldad y el egoísmo son solo alguno de los rasgos de una persona vil que no tiene reparos en pegar una paliza a un niño sin motivo aparente. Ese descenso a los infiernos de la infelicidad que pudre todo lo que toca, se plantea como algo inevitable, como una plaga que se extiende alrededor de Nikolaj por decisión del propio protagonista. La lectura es algo terrible, cruel. Y entonces aparece Jesús diciendo: Soy Jesucristo y he venido a hacer de ti una persona mejor. El lector parpadea perplejo  y relee comprobando que, efectivamente, eso es lo que pone. Y no puede evitar reír (como en tantas otras ocasiones que nos cogen desprevenidos a lo largo de la novela) sin terminar de comprender del todo el sentido del humor del autor. Vaya ahora por delante que ese encuentro hace que el protagonista decida enderezar su vida y la novela, pese a que puede parecer que acabará convirtiéndose en una apología para la redención y el perdón, no termina de coger el punto del buenerismo, así que tranquilos, no es una novela de autoayuda. Casi podría decirse que no es ni siquiera una novela, sino un chaval contando su vida cuando aún está perdido en ella. Con una ira que no es capaz de canalizar y una fuerza que en cambio sí que sabe utilizar. Un camino seguro a la autodestrucción del que somos testigos en primera línea sin tener claro si queremos, o merece, ser salvado.
     Me ha llamado la atención que la religión no juega en realidad un papel importante en el libro como pudiera parecer por el título o la sinopsis. Y también que yo me había imaginado a este Jesucristo, pese a la moto de la cubierta, como una suerte de Jeff Bridges en chanclas con pantalón corto y camisa de flores, escondiendo una botella de bourbon barato en una bolsa de papel. Así que he releído un par de pasajes y me he encontrado con las duda sobre la moto de la cubierta, ya que en ninguna parte pone que Jesús la utilice. Y en cambio sí habla de las chanclas. Supongo que la imaginación es libre, y el autor deja determinados puntos a gusto de cada cual.

      El resultado en Mi amistad con Jesucristo en una suerte de confusa revisión al tema del adolescente maldito que bien pudo comenzar con Holden C. y que ha sido repetido mil veces, solo que llevado al máximo extremo posible sin llegar a caer en la caricatura. Desde luego, es inclasificable. De esos libros que uno recomienda a contadas personas, por miedo a no acertar. Pero, ¿quién dijo miedo?

      Y vosotros, que ayer no pregunté, ¿qué libro estáis leyendo esta semana?

     Gracias.

15 comentarios:

Inés dijo... [Responder]

Pues no sé,yo no me voy a lanzar.Por el primer párrafo pensé que iba a ser la historia de un asesino en serie",lo de la primera vez...digo: la primera vez que mató.
Yo sigo en la búsqueda del thriller del verano como "La sustancia del mal" me ha dejado insatisfecha ahora estoy con "Mariposas heladas", asesinatos en zona rural en Polonia.
Besos

MaraJss dijo... [Responder]

Pues eso digo yo, ¿quién dijo miedo? Con estas historias, igual que uno no sabe si recomendarlas, tampoco sabe si las disfrutaría hasta que la tiene entre manos. Mi primer experiencia con Von Trier fue horrorosa y mira, después, hasta hemos conectado alguna vez. No hay que descartar nada.
Besos.

Tamara López dijo... [Responder]

Me pica la curiosidad, así que no lo descarto :)

Aylavella dijo... [Responder]

Este libro no me convence.
Besos

Violeta J. dijo... [Responder]

Madre mía! Menuda sinopsis! Jajajajjaa. NO me extraña que te llamara la atención. Si te deja a cuadros!!

No creo que le diera una oportunidad al libro si me lo encuentro en una biblioteca o librería. Soy de otro tipo de novelas. Pero me resulta muy muy curioso. Tus reseñas siempre me abren los ojos a otra realidad, otra lectura que nunca llegaría a conocer si no fuera por ti.

Yo voy a empezar un libro de una autora desconocida por mí. Llegó a mis ojos gracias a Amazon y a su manía de poner un capítulo al azar de un libro al azar al final de los libros que editan. Y así llegó la novela que voy a empezar! En fin... Ya os contaré.
besos

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Como bien dices hay libros que da miedo recomendar porque igual no gustan a todo el mundo y este es uno de ellos. Yo no creo que me anime a darle una oportunidad, la verdad. Yo esta semana estoy con arena negra, cress y como hilos de cristal.
Besos!

Aydita dijo... [Responder]

Me gustan los libros tan diferentes ^^
Besos

CHARO dijo... [Responder]

El título si me ha sorprendido pero lo que dices en la reseña no me ha atraído nada.Besicos

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

No he podido evitar pensar, como dices, en "El guardián entre el centeno" y, como no me gustó nada, éste dudo que lo lea. Jajajaja. Besotes!!!

Carla dijo... [Responder]

Esta vez no me animo, no estoy segura de que lo disfrutara
Besos

Patt dijo... [Responder]

¡Hola!

Vaya... pues sí que es un título curioso...

"Y entonces aparece Jesús diciendo: Soy Jesucristo y he venido a hacer de ti una persona mejor. El lector parpadea perplejo y relee comprobando que, efectivamente, eso es lo que pone." Justamente me he quedado como describes y he tenido que releer estas dos oraciones de tu reseña.

Me ha llamado la atención lo que mencionas de que la religión no juegue un papel importante en la novela a pesar del título. También que siga la línea de la historia de Holden. Humm... Efectivamente no parece un libro para todo el mundo. Eso sí, es curioso. Gracias por descubrírmelo.

Un saludo imaginativo...

Patt

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Es una historia muy loca. ¿Es Jesús o un loco que se cree tal? ¿Puede el lector interpretar esta última opción?
No compro.
Saludos.

AMALIA dijo... [Responder]

No me decido mucho a leerlo. Muchas gracias por la información.

Un beso

Molina de Tirso dijo... [Responder]

Ahora mismo voy a buscar al autor y según la información que encuentre de él decidiré si merece la pena. Lo que cuentas es sugestivo pero en el autor está la clave Saludos

Lagarto verde dijo... [Responder]

1 - Jajjajja, me tengo que reír por lo de la moto y las chanclas, jajajjaja.

2 - Llámame raro, pero creo que lo inclasificable también tiene cabida en la estantería del lagarto. Me ha picado mucho la curiosidad, mucho, mucho, y me gusta el estilo de Alba. Me lo tengo que comprar, sí o sí.

3- ¿Y no será lo de la moto porque el chico es un malo malote? y a los malotes les pega una moto. Si es que... se nota que eres rubia.

Besos