martes, 9 de junio de 2015

Treblinka. Chil Rajchman


     "Los tristes vagones me conducen hacia allí, hacia aquel lugar. De todas partes nos llevan: del este y del oeste, del norte y del sur. De día y de noche. En todas las estaciones del año, viajan los trenes: primavera y verano, otoño e invierno. Los transportes viajan hacia allí sin obstáculos ni restricciones y Treblinka se vuelve cada día más rica en sangre. Cuanta más gente llevan allí, más crece su capacidad para recibirla."

     Hay momentos de la historia que son realmente terribles. Nunca debieron suceder y , precisamente por eso, jamás se deben olvidar. Uno de esos momentos es la Segunda Guerra Mundial; los campos de concentración, de exterminio... y el legado en la memoria de unos pocos supervivientes que pueden contribuir a que esos días no caigan en el olvido. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, Treblinka.

     Treblinka no fue un campo de concentración, era un campo de exterminio. Se calcula que murieron más de 900.000 personas allí. No se trataba de un lugar con castigos y trabajos desproporcionados, si alguien era mantenido con vida, se hacía únicamente para que trabajara con los cadáveres. Había muchos cuerpos que expoliar y luego hacer desaparecer. Era eso, o la muerte. En el verano de 1943 y contra todo pronóstico hubo un levantamiento en Treblinka del que apenas nadie salió con vida. Uno de los que lo consiguieron fue Chil Rajchman. Tras sufrir lo indecible durante meses, y luego esconderse sin librarse jamás del olor a muerte de sus hermanos judíos, Rajchman escribió su testimonio. Un testimonio que, según el testamento del autor, vio la luz tras su muerte y que la editorial complementa con un magnífico epílogo de Grossman.

     Hoy traigo un libro impregnado de honestidad. Hubiera sido más fácil hacerlo de sentimentalismos, pero entonces tal vez hubiera sonado hueco. Rajchman nos relata el único periodo de su vida que jamás olvidaría como si con ello nos hiciera depositarios de la necesidad de seguir recordándolo cuando él no esté. Y lo hace comenzando por el momento en que va con su hermana en un tren, junto con tantos otros que creía refugiados, esperando llegar a los campos a trabajar. Pero no, pronto el horror asoma a su vida, apenas para el tren y son obligados a bajar: jamás volvería a ver a su hermana.
     Así comienza su historia y nos permite acompañarlo durante el horror vivido. en un lugar en el que no hay prisioneros, la única posibilidad de sobrevivir es trabajar con la muerte y aguantar los golpes. Recoger al amigo, al vecino, al hermano, y no levantar jamás la cabeza. Descubriremos de este modo las rutinas de un infierno en el que un hombre era despojado hasta de sus dientes si con ello se podía conseguir algo de valor. Y seremos testigos de como unos hombres muertos en vida son capaces de encontrar alivio en el suicidio en un lugar del que nadie sale vivo. Convivir con el dolor extremo, con la muerte como única constante y que eso se convierta en una rutina. Esa es la historia de Rajchman y no busca otra cosa en ella, no intenta que se nos encoja el corazón con hermosas frases, pero si consigue que se encoja el alma ante los hechos.
     Si tuviera que definirlo diría que son los gritos desgarradores de miles de cadáveres expresados en la pluma de un vivo que convivió con ellos.

     Como complemento Grossman, los datos, lo objetivo, los números, lo que sucedió. Un epílogo perfecto que no deja duda de que hay momentos que han pasado tanto por las páginas de ficción, que es fácil olvidar que sucedieron. Treblinka sucedió, su horror fue totalmente real. Un libro que rezuma dolor y también una última petición no escrita pero que se oye alto y claro: que no suceda otra vez, que jamás se repita. Que no se olvide.

     Treblinka puede parecer un golpe difícil de encajar, pero es un libro magnífico. Hay historias que merecen ser contadas, y dejarnos de cuentos con niños en pijama y recurrir también a las voces reales. No puedo hacer más que recomendaros su lectura.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias

45 comentarios:

alcorze dijo... [Responder]

Recuerdo hace muchos años, tal vez treinta, haber leído un libro testimonio sobre Treblinka, no recuerdo el autor ni el título exacto, pese a todo lo que he leído sobre la IIGM fué un libro que me impactó escpecialmente.

Este no lo conocía, así que tomo buena nota de él, además el hecho de que incluya un epílogo del escritor y periodista ruso Vasili Grossman, del que me estoy leyendo ahora sus memorias y notas recopiladas por Antony Beevor, le da un valor especial.

¡Un saludo.!

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia... Me alegra mucho que Chil Rajchman sobreviviera, me alegra que existiera ese levantamiento en el verano de 1943
Y me parece muy bien que este hombre dejara un testimonio de ello
Siento no ser capaz de leer esta gran novela
Me queda poco para terminar "La vida soñada de Rachel Waring"
Besos

Nube de Frases dijo... [Responder]

Mi actual lectura también tiene un tren como co-protagonista, pero es un tren especial, lleva un circo dentro!! Agua para elefantes... Saludos.

Tatty dijo... [Responder]

No lo puedo evitar pero estos libros, a pesar de lo duros que resultan, me atraen como lectura así que este me lo llevo anotado
Besos

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

"hay momentos que han pasado tanto por las páginas de ficción, que es fácil olvidar que sucedieron". Me quedo con esta magnífica frase que nos regalas hoy. Este horror, que jamás debió suceder, es tema recurrente en la literatura. Y creo que es justo que así sea: no debemos olvidar. Y si la novelización histórica o la ficción basada en hecho reales ayuda, pues así sea.

Mª Ángeles bookeandoconmangeles dijo... [Responder]

Me la apunto sin dudarlo. Estas novelas sobre la Segunda Guerra Mundial me llaman mucho a pesar de los terribles hechos que nos cuentan.

Un beso.

sabores compartidos dijo... [Responder]

Un libro que debería leer todo el mundo para concienciarse de que ese no es el camino ni para lo que está aqui la humanidad.
Buena reseña.
Besotesssssssssssssssssss

Tamara López dijo... [Responder]

Me llama muchísimo la trama y me ha encantado tu reseña :)

Agnieszka dijo... [Responder]

"dejarnos de cuentos con niños en pijama y recurrir también a las voces reales" - estoy totalmente de acuerdo contigo. Me repatalean las novelas sobre el Holocausto judío- ¡sobre estas tragedias solo no-ficción por favor! Y si es ficción, que sea escrita por un sobreviviente, alguien que sabe/sabía lo que era eso en realidad. Porque los demás no lo sabemos por mucho que nos empeñemos en imaginárnoslo. Y una cosa más- en la IIGM hubo más víctimas, no solo de religión judía.

Nesa Costas dijo... [Responder]

¡Hola!
Tiene pinta de ser un libro duro. Pero como comentas, es importante conocer lo que pasó y no olvidarlo.
Empiezo la semana con Los ojos del dragón, de Stephen King.
¡Besos!

Cristina R. dijo... [Responder]

¡Hola! Me parece un libro duro, pero como dices hay historias que merecen ser contadas. Yo estoy con un libro en inglés que me está costando más de lo que esperaba jaja
Un besazo

Aydita dijo... [Responder]

Yo empezaré con uno de Stephen king!
Besos

Abracalibro dijo... [Responder]

¡Hola!
Definitivamente, este libro me llama. Veré si puedo hacerme con él.
Una muy buena reseña.
¡Nos leemos! :)

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Pues creo que es un libro que me gustaría (detesté el del niño en pijama justamente porque me dejó con un sabor de sensiblería barata que no supe encajar bien) pero no sé si ahora estoy en un momento como para leer esto. Un besote!!!

Shorby dijo... [Responder]

Me encanta la temática, suelo pasarlo mal, pero lo dicho.
Me lo llevo, que no lo conocía =)

Besotes

Fashion Lover dijo... [Responder]

No lo he leído pero acabo de terminar El invierno del mundo y toda esa época de la Segunda guerra Mundial es espeluznante. El de Ken Follet no entra casi nada a la parte de los campos de concentración y exterminio, sino en el trasfondo social y político.-

Atalanta dijo... [Responder]

UFF! No sé si me atreveré con este libro... pero prometo intentarlo :-)
Empiezo la semana con una novela negra, Safari Sangriento de Deon Meyer
Un beso!

Jo dijo... [Responder]

Había sabido apenas muy poco de estos sitios sobre todo porque creo que tenemos una idea de uno o solo dos mas "significativos" o mas mencionados...la historia no es quien dicta quien es uno, y que lo conforma,
para mi lo hace la literatura

Happiness life dijo... [Responder]

Pues otro libro que no conocía pero que tendré que darle una oportunidad ^^
<3

Laura Coll dijo... [Responder]

Wow, sin duda impresiona. Lo tendré en cuenta, este tema siempre me ha llamado la atención, aunque quizás ahora no sea el momento, que estoy un poco sentimentaloide

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Quizá no sea el mejor libro para mí en este momento, ando un poco decaída y busco algo más ligerito, pero lo voy a llevar a la gran lista, se ve interesante; gracias por hablarnos de él. Respecto a mi actual lectura, acabo de terminar La hija del verdugo, que me gustó mucho y toca elegir nuevo material ;)

Besos.

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Lo leí.... ayer se me fue el wifi y me quedé con las ganas de saber qué título era, ni pude mirar el blog. Fíjate que ni lo puntué en Goodreads, es un buen testimonio, yo creo que no se puede decir más claro... dejarnos de niños con pijamas y contar la realidad, como Levi, como Kertesz, tal cual.
Soy judío ashkenazi, imagínate cómo me afecta esto, mi familia en Israel, los mayores, siguen viendo en canales temáticos programas sobre lo que llamamos Sho'ah (el Holocausto). La última vez que estuve en Israel, hace apenas unos meses, coincidió con el día del Sho'ah, suena un shofar y el país se para por un minuto. Hubo turistas alemanes que se rieron, que montaron barullo, otros se ponían rojos de la vergüenza y se les oía tragar saliva. No acepto el negacionismo, no acepto tampoco la recreación judía en el pasado, no acepto las faltas de respeto y me dan pena esos alemanes que se avergüenzan de lo que hicieron sus antepasados. Imagina, con todo esto, lo que fue este libro para mí... el episodio de los cortes de pelo, tantas cosas que me han contado de viva voz. Un beso :)

Iratxe dijo... [Responder]

Hola :)
Precisamente estoy terminando "París" (¿recuerdas que me dijiste que te gustaba?) y acabo de pasar por la época de la Segunda Guerra Mundial. Evidentemrnte, no es el mismo aspecto de la barbarie que has leído tú, pero me lo ha recordado inevitablemente.
Sé que si lo leo me impactará, así que prefiero dejar un tiempo entre "París" y "Treblinka".
Gracias por tu reseña, me has transmitido mucho :)
Un saludo :)

De Lector a Lector dijo... [Responder]

Una novela que tiene que ser muy dura de leer pero que no descarto. Besos.

Rocío dijo... [Responder]

Me parece muy interesante la historia que nos traes pero creo que no me lo llevaría de vacaciones prefiero algo menos intenso para esta época. Besos

Alejandra Sanders dijo... [Responder]

Indudablemente que episodios tan terribles de la historia deben ser recordados.
Abrazos.

Andrea dijo... [Responder]

Hola, vuelvo a retomar mi vida bloguera. La verdad es que me ha impactado tu reseña. Es un libro muy fuerte y el hecho de ser un testimonio lo vuelve más intenso aún. Nunca había oído hablar de Treblinka. Casualmente terminé hace poco el libro "El invierno más largo del mundo" de Ken Follet, que, como seguramente sabes, narra sobre la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, aunque se relatan algunos episodios fuertes, ninguno creo que se equipara con esta novela que hoy nos traes. Muy buena reseña, besos!

Rober dijo... [Responder]

Hombre, puestos a meternos ya en el tema bélico, que me suele costar entre lecturas... pues la verdad es que prefiero algo así, con el sello del testimonio real, a una ficción, por mucho que se asemeje a esa realidad. Aunque conviene leer sobre este período, porque como comentas muy bien conviene aprender para no repetir errores, es un episodio histórico que me cuesta un poco. Por lo que remueve, por lo que provoca y por todo lo que se ha venido explotando. Pero es imprescindible comprenderlo y novelas así ayudan, desde luego, me la buscaré :)

Un beso!

Ana Blasfuemia dijo... [Responder]

Firmo lo de dejarnos de pijamas a rayas, edulcorantes empalagosos y maniqueos habiendo voces que han dejado su testimonio. Este libro hace mucho que lo tengo fichado y localizado en la estantería de la biblioteca, por eso lo voy postergando, porque sé que está ahí...

Un abrazo

Nina dijo... [Responder]

Lei Maus y lei Dora bruder, asi que es obvio que me guardo este

Beatriz dijo... [Responder]

Todo lo que leo de la Segunda Guerra Mundial me encoge el corazón, pero lo que me parece más incríble, lo que menos entiendo es lo de los campos de exterminio.
Dices que no se repita, pero siguen pasando cosas muy parecidas, aunque sea en otros lugares del mundo. Espero que por lo menos aquí sí hayamos aprendido.
Gracias por tu reseña.

Cristina_Roes dijo... [Responder]

Apuntado! Si no puedes hacer más que recomendarlo, no tengo más remedio que leerlo...
Muy buena reseña. Transmite!
Besos

Estefanía dijo... [Responder]

Siempre he estado interesada en la época de la Segunda Guerra, pero pocas veces me he topado con libros que retraten con honestidad y veracidad lo sucedido. Veo que éste libro que comentas es exactamente lo que estaba buscando, así que lo pondré entre mis pendientes.

Un abrazo.

Ariel dijo... [Responder]

Libro de obligatoria lectura. Apuntado está. Nunca viene mal recordar los horrores para tratar de evitar que vuelvan a suceder y tener argumentos contra los negacionistas y absolutistas.

Gran reseña.

Zamarat dijo... [Responder]

Me atraen bastante este tipo de testimonios así que me lo llevo anotado. Ya te contaré.
Abrazo!

Rocío Gómez Campos dijo... [Responder]

Pues parece una barbaridad de novela, bruta pero necesaria, sin duda todo lo que nos recuerde las atrocidades que la humanidad ha cometido es necesario. Yo empiezo la semana con algo mucho más ligerito, Wayward Pines, de Blake Crouch, pero sin duda me llevo tu recomendación.

Besooss!!

Katia González dijo... [Responder]

Holaaa.
No conocía este libro, pero me ha llamado la atención :3
Gracias por la reseña.
¡Saludos!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy no creo que lo lea , este tipo de libros terminan dándome depresión . Te mando un beso y ahora leo el libro de una amiga

albanta dijo... [Responder]

Me la llevo. Me gusta mucho la temática a pesar de lo dura que puede llegar a ser.

Carax dijo... [Responder]

En mi opinión leer este tipo de libros, los reales, es una labor social. Hay que hacerlo
Besos

Margari dijo... [Responder]

Una temática dura, pero me gusta leer sobre ella. Me lo llevo.
Besotes!!!

porlomenix dijo... [Responder]

Leyendo los comentarios, parece que todos tenemos imán con estas novelas duras,
besucus

Libros Eris dijo... [Responder]

ME lo llevo, me lo llevo, me lo llevo! Estas historias son las mías. No me canso nunca. Todas te aportan algo diferente. Te he dicho que me lo llevo? No? Pues me lo llevo! Un beso!

Lesincele dijo... [Responder]

Dura pero es de los míos, apuntadísimo queda.
Un beso!

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Quiero sumergirme en historias de este estilo. Compro. Aunque nada que ver, ando con ganas de leer Mi lucha hace mucho tiempo, quizá por eso viene mi deseo.
Saludos.