viernes, 20 de marzo de 2015

La isla del padre. Fernando Marías


   "Los recuerdos son como los libros. Solo importan los que permanecen.
     Este relato comenzó a escribirse el 16 de febrero de 2009,. aunque estuviera yo entonces lejos de poder llegar a imaginarlo."

     Ayer fue el día del Padre. Una fecha señalada en el calendario, de esas que no deberían de hacer falta, porque los padres son padres cada día y cada día merecerían ese reconocimiento. Sin embargo ponemos fechas a todo, y a ellos les tocó ayer (las madres aún deberán esperar unas semanas). Por eso me ha parecido que no hay libro más adecuado que este para esa fecha, y por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, La isla del padre.

     Desde la fotografía que ilustra la cubierta del libro, hasta las palabras que llenan sus páginas, en este libro conocemos a Fernando Marías y la relación intermitente que tuvo con su padre desde que, la primera vez que lo viera, volviendo de uno de sus viajes y cuando Fernando niño contaba con poco más de un año preguntase: ¿Quién es ese hombre?

     Fernando Marías se alzó este año con el Premio Biblioteca Breve con esta obra que es mucho más que una novela de poco más de 250 páginas. Escrita desde el dolor del duelo reciente, ese dolor sordo que muchas veces impulsa al aislamiento y que a él lo llevó a permanecer en la casa familiar antes de dar las llaves al nuevo propietario, si por algo se caracteriza es por el tono sincero. Ya he comentado alguna vez que lo hermoso no ha de ser necesariamente bello, y en este caso, pese a estar asistiendo a un duelo, nos deja un libro lleno de momentos hermosos, con una prosa serena y cuidada que resuena casi al oído del lector.
     Al morir su padre, se descubre echando la vista atrás para mantener esa suerte de diálogo imposible en el que rememora su vida con un padre que escapó de la muerte en varias ocasiones, un padre marino al que veía de forma intermitente para ser después el hijo quien decidiera dejar su Bilbao natal para irse a Madrid. Nos habla de su relación, de los momentos tensos y también de esas tradiciones que se alzan como símbolos de la infancia, el cine y, sobre todas ellas, las excursiones al monte Pagasarri, lugar casi olvidado de tantos domingos infantiles que de repente se alza con fuerza, casi como un símbolo. Es imposible que el lector no se reconozca a si mismo en muchos de los pasajes que nos relata, pequeños momentos hilados a modo de álbum de recuerdos, de momentos de vida, que compartimos muchos con nuestras familias. Las películas, los rituales, las conversaciones jamás tenidas que se dejan de lado como si no importaran, platos de huevos rellenos esperando ser devorados sobre la mesa... recuerdos, reflexiones y, como no puede ser de otro modo en la voz de un escritor: libros. Recupera esos héroes de cine y literatura que nos fascinaban en la infancia, salidos de western e historias de piratas, y como de algún modo colocábamos a nuestros padres en su lugar, luchando contra los malos, ganando una y otra vez.
     Y emociona. Al menos a mi me ha llegado a emocionar, encogiéndome el corazón por sorpresa al escuchar más que leer, un tono que se me antojaba sincero. Porque La isla del padre, no tengo duda alguna, está escrito desde el corazón. Y por eso también se dirige a cualquier lector incitándolo a pronunciar las palabras que nunca dijo antes de que sea tarde, lo hace consciente de la vida y la muerte en los círculos más íntimos. Esa para la que no estamos preparados aunque avise de su pronta llegada.

     Decía Delphine De Vigan a propósito de su obra Nada se opone a la noche en la que habla de su madre fallecida, que es un ataúd de papel. Sin embargo, Marias hace justamente lo contrario, nos deja un libro sobre la vida, demostrando que los hijos también pueden dar vida a sus padres, en este caso a partir de un magnífico título. No dejéis de leerlo.

     Y vosotros, ¿alguna vez os acercáis a este tipo de libros de tono más privado, casi íntimo?

     Gracias

40 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

Es una novela en la que debería entrar en un momento justo pero por supuesto me la llevo.

kabu leyendo es gerundio dijo... [Responder]

A mi este tipo de libros, de tono intimista me gustan mucho. Anoto este titulo porque se que me puede gustar. Un beso.

Tatty dijo... [Responder]

A mí sí me gustan este tipo de libros y este en concreto no me importaría leerlo, aunque quizás ahora mismo no es el momento, pero lo tendré en cuenta
Besos

Nesa dijo... [Responder]

Me ha gustado mucho la frase del comienzo. Muy buena reseña. No conocía el libro.
A la pregunta, depende del tema.
Besos y buen finde largo.

Atalanta dijo... [Responder]

Lo dejo pasar porque, contestanto a tu pregunta, a este tipo de lecturas me cuesta acercarme. A veces lo hago, y las disfruto, pero me tiene que pillar en el momento adecuado :-)
Besos!

Tamara López dijo... [Responder]

Pues la verdad es que tiene muy buena pinta :D

Laura dijo... [Responder]

Si que me gustan este tipo de libros, y por lo que veo, este merece la pena leerlo.
Besos!

Jara dijo... [Responder]

Me gustan los libros con ese tono íntimo y privado. Aunque a veces resulte un poco doloroso, precisamente porque parece rozarnos de forma muy personal.
Me llevo tu sugerencia de hoy, seguro que encuentra un hueco para emocionarme.

Besos

susana palacios dijo... [Responder]

No pinta mal, aunque no se si es para mi, besotes

Johana. dijo... [Responder]

Por ahora lo dejo pasar por que a este tipo de lecturas hay que dedicarles tiempo para disfrutarlas mejor y eso es lo que me falta :(

Viviendo entre palabras dijo... [Responder]

Pues parece un libro muy emocional y pasional, lo apunto para más adelante. Gracias por la reseña! Besos :D

El pájaro verde dijo... [Responder]

Curiosamente estoy leyendo "Un balcón en invierno" de Luis Landero (buenísimo libro y autor), en la que su relación y no-relación con su padre tiene mucha presencia. Y ayer día del padre no pude evitar pensar en la coincidencia.
Me gusta mucho lo que dices de que los hijos también pueden dar vida a sus padres y por supuesto me apunto el título.
Besos!!

Rober dijo... [Responder]

Las historias que se van más a lo íntimo me echan un poco más para atrás, aunque de vez en cuando caigo también con ellas. Y la verdad es que no he leído aún a Marías, podría no ser una mala opción. Esa retrospectiva hacia la figura de un padre siempre nos hará a mirar a nuestras propias vidas y nuestros propios momentos

Un besote! ;)

Violeta dijo... [Responder]

Hola guapa!
Es un libro que no me importaría leer. Besotes

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

No me lo apunto. No me llama nada de nada. Un besote!!!!!

CHARO dijo... [Responder]

Me resulta muy interesante así que me lo apunto.Besicos

Manuela dijo... [Responder]

Lo quiero !!! Así sin más, por lo que cuentas tengo claro que me va a gustar y mucho.
Besos.

Alejandra Sanders dijo... [Responder]

Me gustó la idea de eternizar a alguien tan querido, en este caso el padre, por medio de las letras.
Abrazos!

Juan Carlos Galan dijo... [Responder]

Acabo de apuntarlo a mi lista de próximas lecturas. Veo que lo comparas a "Nada se opone a la noche" de Delphine de Vigan; afortunadamente dices que es muy distinto al de la Vigan, menos mal porque yo "Nada se..." lo leí y me pareció un cúmulo de reproches de la autora -que padece de TAB- al padre del que sin decirlo ella viene a acusar de abusos...
Creo que la mirada de Marías -dices tú- es más optimista. Menos mal...

Un beso

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Me gustan las novelas de tono privado, íntimo, pero creo también que lo ideal es leerlas en un momento muy especial, a ser posible en calma. Me llevo este título, tiene muy buena pinta, gracias por la reseña.

Besos.

Lady Aliena dijo... [Responder]

No suelo acercarme a este tipo de historias, y creo que esta vez tampoco lo voy a hacer, pero reconozco que siempre me descubres libros nuevos. Besos.

Marisa G. dijo... [Responder]

A mi me dan un poco de miedo estas novelas porque es fácil reconocer un sentimiento ajeno como un propio y en ocasiones se pasa nada más que regular. En fin, lo dejo en el aire por si lo pillo en la biblio. Besos

Marilì acosta dijo... [Responder]

Que gran verdad,ponemos fecha a todo y q es totalmente cierto y tu lo pusistes,q la figura del padre,de la madre...es el dia a dia, no pq lo dice el calendario...pero bueno...
Contestando a tu pregunta, no...Nunca he leido algo de este tema...y creo q voy a seguir asi un tiempito jijiji

Besitoss

Emma Bovary Locaporleer dijo... [Responder]

No es un libro que me llame mucho la atención. Este no me lo apunto. Besos.

Neftis dijo... [Responder]

Este no me llama la atencion asi que lo dejo pasar.

Saludos

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia... Hay tres cosas que me han convencido para anotar este título
-"Los recuerdos son como los libros... Solo importan los que permanecen"
-Que la prosa resuene en el oído del lector
-Que está escrito desde el corazón
Y tampoco está mal que un hijo dé vida a su padre
Besos

Margari dijo... [Responder]

Me gusta este tipo de libros, más íntimo, más privado... Me lo llevo bien apuntado, que no lo conocía.
Besotes!!!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

Algunas de las afirmaciones de esta reseña me lo dicen todo peor vamos, el no dejéis de leerlo no puede ser más explícito, oído cocina. Me gusta ese cambio de perspectiva que dices que ofrece a diferencia de De Vigan. Fichaje.
Besos

Libros Eris dijo... [Responder]

Buaaaa me encantan estas novelas! ME la llevo! Un beso!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy me enamore de la cita que pusiste del libro. Respondiendo a tu pregunta si me gustan ese tipo de libros, pero una debe tener cierto estado de ánimo para leerla. Te mando un beso

Nina dijo... [Responder]

vaya aqui el dia del padre es en junio xD pero bueno, me gustaria leerlo :)

Ana Blasfuemia dijo... [Responder]

Aunque no siempre lo que permanece es lo que queremos... Un libro que te ha emocionado ya pica suficientemente mi curiosidad innata. No dejaré de leerlo, no.

Un abrazo

Xavier Beltrán dijo... [Responder]

No es mi estilo, la verdad, así que pese a tu recomendación esta vez lo dejaré pasar.

Un besito.

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Como voy al revés y tarde he leídomprimeomla entrevista,la reseña me convence aún más. Lo veo casi casi de mi estilo, o de nuestr estilo pero creo que te lo prefuntaré claramente jajaaj. Besos

Cristina_Roes dijo... [Responder]

Tras ver tus cinco estrellas, deseando estaba de tener uno minutos de tranquilidad para venir a leerte. Y no porque necesitase leer la reseña para saber que debía apuntármelo (tus 5 ***** ya son aval suficiente), sino por el mero placer de leerte recomendándola y sentir lo que nos transmites de tu lectura.
Estupenda reseña. Gracias por ella.
Besos

Alex Palahniuk dijo... [Responder]

Me recuerda mucho a 'Si te dicen que caí', de Marsé: la leeré, seguro. Por cierto, ¿le gusta Stendhal? ¿Ha leído Rojo y Negro? De ser así, le invito a que, si le apetece, se pase por la última entrada de mi bitácora. Un abrazo.

http://www.ourgodsaredead.blogspot.com.es/2015/03/rojo-y-negro-la-culminacion-del-sueno.html

Meg dijo... [Responder]

Sí, me encanta acercarme a este tipo de libros de vez en cuando, y desde luego este es uno que tengo en el punto de mira, a riesgo de no empatizar que algunos sentimientos que me son desconocidos. Un besote.

Shorby dijo... [Responder]

Tengo pendiente leer a este hombre =)

Besotes

Carax dijo... [Responder]

Otro con el que me convences... Me lo llevo
Besos

Raúl Omar García dijo... [Responder]

NO me viene a la cabeza el haber leído un drama intimista de este estilo. Y mucho no me simpatiza que digamos.
Saludos.