miércoles, 17 de abril de 2013

El saltamontes verde. Sólo un pie descalzo. Ana María Matute




     "Hace muchos años, tantos que no vale la pena contarlos,existió una niña llamada Gabriela,que solía perder muya menudo un zapato. Sólo uno, no los dos.
    En ocasiones, alguno de sus hermanos o primos había perdido las sandalias. Pero durante las vacaciones, en correrías y muy pocas veces. Ocurría esto por algún accidente, o suceso fuera de lo común. Y perdían los dos zapatos ,no sólo uno."

    Parece que cuando nos hablan de cuentos siempre pensamos en los niños presentes,o en los futuros. Pero no ha de ser así. Los buenos son los que nos hacen pensar en los niños del pasado, en los que fuimos y que apenas recordamos, en los buenos ratos y las rodillas peladas con amigos que hoy se han convertido en viejos conocidos a los que seguimos tratando con cariño... un par de veces al año. Hoy traigo a mi estantería virtual dos libros que sirven para todos esos niños, los presentes, los pasados y los futuros. Hoy traigo, El saltamontes verde y Sólo un pie descalzo.

     En El saltamontes verde conocemos a Yungo,un muchacho que no tiene voz pero que sabe que está en algún lugar.Tal vez en una isla que dibuja en un cuaderno y a la que debería de viajar para poder recuperarla.
     En Sólo un pie descalzo nuestra compañera será Gabriela, una niña que tiene una facilidad inexplicable para perder un zapato, no los dos,lo cual la tiene triste. Al menos hasta que descubre que existe un mundo en el que,para entrar,ha de cruzar una puerta que está reservada para quienes sólo llevan un zapato puesto.

        Y como hoy estoy nostálgica vamos a seguir hablando de cuentos y de otra niña, hija de un fabricante de paraguas, que sintió desde siempre la necesidad de escribir.Entre la Guerra Civil y los viajes de su padre recibe al que será su gran amigo Gorogó, un muñeco negro. No fue una infancia fácil,estuvo enferma ya con 4 años y al recuperarse escribiría su primer cuento. Volvería a enfermar y recuperarse de todo salvo de esa necesidad de contar historias que la llevaría a escribir una revista a los 10 años y a lanzarse a la literatura adulta con 17. Esta niña, Ana María Matute,siguió escribiendo toda la vida, aún lo hace, se sentaría en una letra de la RAE y entre sus reconocimientos figuran premios importantísimos como el Nadal, el Planeta o el Premio Nacional de la crítica. Nos habla de sus letras de un Olvidado Rey Gudú,de Aranmanoth, de la existencia de un Paraíso inhabitado y en los últimos tiempos de Artámilas. Pero siempre,siempre, le gustaron los cuentos. Cuentos llenos de personajes entrañables y de imaginación que se cuentan a los niños y que los disfrutan tanto los oyentes como los narradores. Por eso es un placer reencontrarlos en la edad adulta.

     Hoy os traigo dos libros reeditados para recordar esos tiempos y, por qué no, para transmitirlos.En una edición con unas ilustraciones bellísimas encontramos a esos personajes que se convierten en amigos que nos emocionan. Narrados con sencillez en el tono y manteniendo las formas más románticas del Érase una vez consiguen diluir la habitación en la que estamos leyendo para entrar en ese mundo que muchas veces pensamos queda vetado a los adultos. Soy consciente de que no solemos comprarnos libros de cuentos para nosotros mismos,o bien nos los regalan de niños, o los compramos para que otros los disfruten cuando somos adultos. Sin embargo siempre hay una excepción, Matute lo es. Por eso traje sus títulos,porque ocupan un lugar en mi estantería y otro en mi memoria y porque,estoy segura de que los leeré en voz alta más de una vez. Quien sabe, tal vez y pese a que ya quedaron lejos los años en que la vida era en blanco y negro y yo era una niña, no sea demasiado mayor para disfrutar de ellos. Quien sabe, tal vez nunca se es demasiado mayor. Por mi parte tengo que decir que los he disfrutado muchísimo; son historias realmente entrañables a las que os recomiendo acercaros.

     Porque decidme una cosa... ¿Cuánto hace que no os cuentan un buen cuento? Pues entonces...id cogiendo sitio.

   Gracias.

54 comentarios:

Pilar Muñoz dijo... [Responder]

Nunca deberíamos abandonar el placer de evocar nuestra infancia con un cuento, no deberíamos perder el encanto no solo de acercarnos a sus historias entrañables y en muchos casos aleccionadoras, sino también de escucharlos, porque eso es lo mejor de los cuentos, el cómo se cuentan, se escenifican, se interpretan.
Yo ya no recuerdo cuando me contaron uno la última vez, a ver quién se ofrece a hacerlo :)
Un beso!

Lesincele dijo... [Responder]

Ohh me ha encantado la entrada. Adoro los cuentos, los libros infantiles...vaya todo lo que me recuerde a mi infancia!
Ayer con otro blog ya me entraron ganas de buscar mis libros de los cinco, elisabeth la traviesa, etc...
Un beso!

Kikas dijo... [Responder]

Veeeeenga.....
Me has convencido....

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia... Ana María Matute es una escritora que me gusta, pero no conozco estos 2 cuentos.
Los anoto y se lo diré a mi hermana, que tiene 2 mellizos de cinco años.
Yo ya me he hartado de contar cuentos al hijo mayor de esta hermana, ahora le toca a ella.
Besos

Meg dijo... [Responder]

Uf, me ha encantado este post, volver atrás, saber más de la vida de la autora, has logrado sacarme la vena nostálgica: Me gustan los cuentos, retomar alguno de vez en cuando. Ésta ediciones son preciosas, y la Blythe que acompaña ya ni te cuento... Un besote!!

Lu dijo... [Responder]

Los quiero, me encanta Ana María Matute y me parece una iniciativa genial la de la editorial.
Besos

Xavier Beltrán dijo... [Responder]

No soy yo de cuentos, por lo que si repito con Matute (aunque Paraíso inhabitado no fue lo que me esperaba) será con alguna otra novela de la autora.

Un besito y feliz miércoles.

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Hoy me tocas un punto sensible: los cuentos de Ana Mª Matute. Sé que seguramente no fue así pero el primer recuerdo de leer un libro que tengo es el de "El polizón del Ulises" de Ana Mª Matute. Me encantan sus cuentos (bueno también sus novelas) y siempre que los vuelvo a leer me llevan de nuevo a la infancia, a mis inicios de lectora.

Cartafol dijo... [Responder]

-Me gusta esta colección nueva... ;D la tengo anotadísima

Ithil dijo... [Responder]

Aunque conozco a la autora, no he leído aún ningún libro suyo, falta de tiempo supongo.
De hecho, el que nos traes hoy, por lo que cuentas, tiene muy buena pinta. Además, si me dices ediciones ilustradas... ay jajaja.

Este año me estoy poniendo a leer cuentos, vi un reto y me apunté en uno de estso arrebatos. La exeriencia me está gustando mucho así que una razón más para ponerse a ello.
Besos

raúl dijo... [Responder]

últimamente todo son cuentos para no dormir, así que una ración de esta pequeña gran mujer, tan sabia, tan venerable y humilde, a la vez, me vendrá muy bien

unlibroparaleer.com dijo... [Responder]

Me encantan este tipo de libros y no los conocía.
Gracias!

Dani Filth dijo... [Responder]

Desde el 2010 me sentido tentado de leer algún libro de la autora pero por falta de tiempo no he podido sacarle un hueco. Ayer me hizo mucho ilusión cuando comentaste que te habían llegado dos de sus cuentos porque sabía que vendría esta interesante y agradable reseña.

Me ha gustado mucho de "a todos esos niños, los del presente, los del pasado y los del futuro"

Un abrazo

Tizire dijo... [Responder]

Sólo he leído de la autora Olvidado rey Gudú, que es uno de mis libros favoritos, así que desde que vi estos cuentos rondando los tengo en mente. 1beso!

Aydita dijo... [Responder]

No conocía a esta escritora! besos

Ginger dijo... [Responder]

No he leído mucho de esta autora pero estos cuentos me parecen preciosos.
Gracias por el post. Me ha gustado mucho.
Saludos!

albanta dijo... [Responder]

Yo inevitablemente relaciono cuentos y niños y aunque he podido comprobar que hay cuentos para mayores siguen sin entuasiasmarme

Ceci García Moyano dijo... [Responder]

Amo los cuentos :) Lo leeré.

Un abrazo!

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Gracias por la reseña terapéutica. Ya quedamos en que la autoayuda no nos va pero buscar en la literatura un poco de ayuda o calor es diferente. Los leeré para´mi sobrina y para mí mismo. Me vendrán bien. Un beso :)

Azalea Real dijo... [Responder]

Una historia preciosa de cómo comenzó todo para una de las autoras más reconocidas -vivas- que tenemos en la actualidad.

Me gustaría leer 'Entre visillos', pero no sé si será la mejor de la autora.

Besos.

Tatty dijo... [Responder]

No he leído nada aún de esta autora pero este parece un libro precioso y hace un montón que no leo algo así
besos

May R Ayamonte dijo... [Responder]

aish el que hoy enseñas parece precioso.
Un beso

Liuva dijo... [Responder]

Alguien se ha parado a pensar en lo crueles que son los cuentos infantiles con la monarquía. Los príncipes son sapos y las princesas (para serlo) deben besar a esos sapos, para que así fluyan príncipes azules y vivan felices, o casi. A mí ese acto de besuquear sapos siempre me pareció repugnante. Cómo me iba a dormir después de oír una cosa así.

Claro que después había contrapartida y los príncipes que antes eran sapos ahora que no lo son y son azules han de besar a las mujeres muertas que yacen en los bosques y, aunque en realidad no están muertas de verdad, solo dormidas, ellos no lo saben y creen que están muertas. Besar a mujeres muertas es un repugnante acto de necrofilia. No es de extrañar que con estos antecedentes salgan urdangarines.

Que sí, que Ana María Matute me gusta mucho y sus cuentos también. Saludos.

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Me encantan los cuentos, y hace mucho que no leo uno realmente bueno, que me lleve a la infancia, así que tomo nota de tu recomendación, muchas gracias.

Besos.

Nina dijo... [Responder]

me encantan los libros infantiles <3 este quiero leerlo

Francisco dijo... [Responder]

Ahora mismo no recuerdo haber leído algo de Ana María Matute. Y de cuentos, pues eso, ni te cuento el tiempo que hace sin haber leído tan siquiera uno, ni para mi ni para sobrinos y menos para mi hija, que los leíamos cuando era una niña, pero de eso hace ya unos años. Besos.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo... [Responder]

Creo que a todos nos han contado en nuestra infancia cuentos, Por desgracia yo no recuerdo ninguno tras mi accidente a los 4 años, pero desde los siete años no he dejado de escribir cuentos , poesías y ahora acabo de publicar mi libro de infancia. Historias de Sesy Bo.
En mi blog, en la parte derecha está el libro, si pinchas en él, encontraras información.
Con ternura te dejo un beso.
Sor.Cecilia

Isabel dijo... [Responder]

Tengo varios libros de la autora y en literatura adulta unos me han gustado más que otros, por ejemplo Paraiso inhabitado me gustó, pero con La torre vigía aun no he podido ni terminarlo y lo he intentado un par de veces y eso que tengo la trilogía, se ve que soy masoca, bueno y en cuanto a los cuentos Paulina es tremendamente delicioso tengo un libro que si no recuerdo mal se llama Todos mis cuentos y es una recopilación de la autora e incluye este que te digo, a ver si lo leo entero. Con tu reseña me animo más. Besos

Marisa G. dijo... [Responder]

Silvia, respondiendo a tu pregunta te diré que depende porque, poniéndole un poco de guasa a la respuesta, hay hombres que son magníficos cuentistas jejejeje. No, en serio, los libros tienen una pinta estupenda y se agradece las reediciones para rescatar del cajón viejas publicaciones y darles un aire nuevo. Besos.

Framboise dijo... [Responder]

Muy atrayentes títulos gracias a tu reseña.
De A.M. Matute no leí más que el Rey Gudú... que no conseguí terminar :(
A mí, me gustan mucho los cuentos y cuando regalaba a mis hijos y sobrinos (ya creciditos ahora), primero me los leía yo. ;)
(Hablando de cuentos...Sil... ¿me ves hoy? :( Tengo otra vez problemas :( )
Abrazo grande.

bibliobulimica dijo... [Responder]

tomo nota de estos dos libros que parecen preciosos.
A mi me gusta de cuando en cuando leer libros para que mi niña interior goce cual debe para ser feliz ;)

Sheol13 dijo... [Responder]

Vale reconozco, me gustan los cuentos, pero no los 0-6 años, sino para los un poco mas creciditos. La que si tengo pendiente, que la tengo por cierto, es Un grito de amor desde el centro del mundo. Un abrazo.

Offuscatio dijo... [Responder]

¡Qué entrada tan dulce! Ternura fue lo que he sentido mientras leía estas palabras. Como ya viene siendo habitual, no conocía a la autora, pero parece que su pluma tiene la capacidad de impregnar el aire de buenos recuerdos y una cierta nostalgia. Enhorabuena..realmente he disfrutado de este texto. Un beso,

José Valle Valdés dijo... [Responder]

Dices bien, amiga, Así es, y mientras te leía, sentí nostalgia.

Beso

Caminante dijo... [Responder]

Ay, hoy me traes unos recuerdos... En mi caso me los regalaron. Un libro grande lleno de cuentos de Ana María Matute. Los leí cuando era más pequeña y ahora, aunque no recuerdo el argumento de ninguno, sí me ha quedado la sensación del ambiente mágico y la ternura que desprendían sus palabras. Algún día tengo que releerlos. Ya de mayor leí Olvidado Rey Gudú y me di cuenta de que Ana Maria Matute era una autora digna de admirar.
¡Un beso!

Anuca dijo... [Responder]

Me ha encantado tu reseña. Me he puesto nostálgica, la infancia tiene ese efecto en mí. Hace mucho que no me leen un cuento así que, sin duda, reservo mi sitio.
A veces pienso que se infravalora la literatura infantil, cuando es la responsable de convertir a un niño en un futuro lector habitual y de aportar sabiduría a cualquier edad. Sabiduría de esa que no se encuentra en los manuales escolares y que según pasan los años y nos hacemos adultos más riesgo hay de que se nos olviden.
Muchas gracias por traer esta entrada.
Un besito

CHARO dijo... [Responder]

Me ha hecho gracia al ller lo de la pérdida del zapato de gabriela porque yo en mi infancia me gustaba tirarme en los pajares y perdí en bastantes ocasiones alguna zapatilla. Les cuento cuentos a mis nietas cuando las acuesto, algunas veces me los invento, pero el otro día mi nieta mayor me leyó a mí la Cenicienta en su cama y yo acostada a su lado.Besotes

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

Esta versión más tierna de Mientrasleo no le tenía tan asumida :) Un post muy bonito, emocionante. Apunto las recomendaciones, por supuesto.
Y hablando de cuentos esta semana, justa ayer, escuché uno de un juego de audiolibros, así que me pillas actualizada.
Besos

Marilì acosta dijo... [Responder]

que bonita entrada!!!!

Aunque a la vez q me dio nostalgia de la niñez tb senti tristeza...hubo momentos buenos,pero los malos...los malos no se iban con cuentos ni libros infantiles....por eso no lo quise para mis hijas,y desde pequña les inculque el valor d un libro....aunque no son muy receptoras d leer,si q de vez en cuando toman un libro entre sus manos y se ponen a leer....

Besitos

Rober dijo... [Responder]

No he leído ninguno de los dos, pero me ha gustado mucho esta entrada :) Soy el primero que de vez en cuando caigo con algún cuento, con los clásicos, y los disfruto. No como un enano, de otra manera, porque leyéndolos en la edad adulta los percibimos de otro modo. Pero son historias que tienen ese poder, como dices, de despertar nuestra nostalgia y hacernos regresar, al menos unos momentos, a nuestra infancia.

Y de vez en cuando viene bien. Parece que hasta rejuvenecemos un poco :) Besines!

jose maria criado lesmes dijo... [Responder]

Antes de irme a dormir, paso a darte la buenas noche y un beso

Lara G.S dijo... [Responder]

Silvia, me apunto a Ana María Matute para una próxima entrada. Nunca he leído novela suya, sólo cuentos cuando era pequeña y me encantaban. Por eso nunca me apeteció leer algo "serio" de ella.
Gracias por recordarme esos cuentos.
Besitos!

Margari dijo... [Responder]

¡Qué entrada más tierna y bonita! Y encima traes a una autora que me gusta muchísimo. ¡Quiero estas ediciones!!!
Besotes!!!

InésM dijo... [Responder]

Tu reseña me ha animado mucho y me ha dado muchas ganas de leer esos cuentos, o cualquier cuento. Tal vez coja alguno y lo lea antes de dormir como cuando era pequeña.
Besitos, guapa.

aldogal dijo... [Responder]

Muy identificado me siento con tu post, es increible como nos haces recordar esos momentos que definieron las personalidad que hoy tenemos. El primer contacto que tuve con los grandes cuentos universalmente conocidos ocmo el de los hermanos gren, andersen entre otros, los escuchaba en una gradabadore de casetts antigua que tenia mama, ahi escuche varios titulos como el gato con botas, aladino y caperucita roja, eso es algo que de alguna manera me envio desde muy chico a las paginas impresas y siempre recuerdo con nostalgia...

Jo dijo... [Responder]

hay quien pierde la fe en los cuentos . de hecho creo que la pierden porque se quedan instalados en las mismas formulas..
o creen que esa es la formula.


nada como seguir ensoñando y sorprendiendose
como niños

tener esas ganas siempre de aprender, saber y conocer nuevas historias sin importar que tan niños seamos... o que edad tengamos

:)

Citu dijo... [Responder]

Uy que genial reseña, amo los cuentos. Nunca se es mayor para un buen cuento te mando un beso y te me cuidas

sabores compartidos dijo... [Responder]

Creo que no he leido nada de esta autora aunque tal vez sería un buen momento para leer un cuento y no ver el mismo todos los dias en el telediario, jejeje
unos besotes

Pakiko dijo... [Responder]

Importante la matización de un "buen" cuento, porque cuentos nos cuentan todos los días.
Estoy contigo, ese halo mágico que tienen los cuentos enternece el corazón. Gracias por la recomendación.
Besos

Jara dijo... [Responder]

Tienes toda la razón. Deberíamos seguir leyendo cuentos infantiles a cualquier edad, pero yo reconozco que pasada mi infancia y la infancia de los niños que siguieron, los tengo abandonados.
de Ana María Matute tengo Olvidado Rey Gudú y varias veces me ha rondado la idea de releerlo, pero soy débil y la tentación de lo nuevo acaba ganando la batalla casi siempre.
Renuevo mi empeño.

Besos

Shorby dijo... [Responder]

Y yo que no he leído nada de esta mujer...

Besotes

Elysa dijo... [Responder]

Para leer un cuento nunca se es demasiado mayor y para leer los de la Matute menos aún. esta mujer es un placer.

Besitos

Ariel dijo... [Responder]

Yo no quiero hablar de los cuentos leídos sino de los cuentos que le cuento a mi niña por las noches, y que me invento sobre la marcha, y la sensación que debe tener de que su padre está un poco para allá.

Lo cierto es que cada vez dejo volar más mi imaginación y son más imprevisibles.

A ella le gustan, o al menos cumplen su cometido.

naomi-chan dijo... [Responder]

Me encanta Ana María Matute. Es una adulta con corazón de niña, y eso es algo que se refleja en sus libros. Me apunto estos dos títulos, que hace tiempo que no leo nada de ella y, como bien dices, hace mucho que no me cuentan un buen cuento ;)