domingo, 31 de julio de 2011

Canción de hielo y fuego. Juego de tronos. George R. R. Martin




     "Cuando se juega al Juego de Tronos, sólo se puede ganar o morir: no hay puntos intermedios"

     Al final he sucumbido, aunque sólo a medias. O eso es lo que me digo a mí misma cuando veo los libros que aún no he cogido de la saga. Después los cuento y me digo... bueno, pero sólo un poco, además... no he visto la serie.
Conocí Juego de Tronos por la televisión, o por las revistas sobre programas de televisión. La verdad, no lo recuerdo del todo. Si que es cierto que hubo un bombardeo mediático sobre el tema y, como no soy demasiado aficionada a sentarme delante de la televisión, no sólo no le hice caso sino que empecé a cansarme antes de que comenzara. Para cuando la serie empezó a emitirse, ya estaba hasta el gorro de ella. Así que ni me molesté en darle una oportunidad. Supongo que es lo que tiene el exceso de publicidad, a determinadas personas nos provoca una especie de urticaria que hace que evitemos todo contacto con aquello que están anunciando.

     Poco después empezó a aparecer gente a mi alrededor que se había animado a leer los libros. No les hice demasiado caso, pensando que se trataba de una moda pasajera, es más, seguramente sea así y dentro de diez o quince años nadie se acuerde de Juego de tronos, soy defensora de mis posturas hasta el final, aunque dude. Sin embargo, cada vez es más gente la que se ha aventurado con la primera novela de la saga y cada vez es más gente la que apenas ha esperado para continuar con la segunda. Así que hice lo que cualquiera, mirar en la red. Y, cual es mi sorpresa, cuando compruebo que han corrido ríos de tinta (a falta de mejor expresión por hacerse frente a un ordenador) sobre los libros en los que se basa la serie. Canción de hielo y fuego, siete libros, que no están escritos todos aún, y el primero es Juego de tronos.
Empezó a picarme a curiosidad. Hasta donde yo veía, podía gustarte la temática más o menos, pero los libros en sí le gustaban a casi todos sus lectores. Y al final me decidí. En verano, que hay tiempo, hay relax, les daré una oportunidad. Y eso hice durante este mes.

     La historia de Juego de Tronos transcurre en un mundo fantástico, que no podemos evitar nos recuerde a la Europa medieval.  Estamos en el continente de Poniente, donde existen siete reinos gobernados por Robert Baratheon, lider de los nobles que se alzaron en contra de los Targaryen (tranquilos, esta parte nos la cuentan aunque sucediera años atrás del comienzo de la historia). En Poniente, las estaciones son largas, y los reinos están separados de las tierras salvajes del norte por una muralla al otro lado de la cual viven los Otros y empiezan a ocurrir sucesos extraños. Mientras, en los reinos comienza a haber tensiones, pugnas por conseguir el poder que hacen que la estabilidad de Poniente peligre. Y hasta ahí debo de leer para no contar demasiado sobre el libro.

     Es un libro impactante por muchos motivos, para empezar es fácilmente reconocible su inspiración en sucesos históricos reales. Tiene un desarrollo directo en el que acompañaremos a sus innumerables protagonistas, sí, innumerables, entre gestas, intrigas políticas y tramas corruptas por conseguir el poder. Cada capítulo del libro salta a un protagonista, toma su título del nombre del mismo, y, en contra de lo que pudiera parecer, consigue dotarlos de credibilidad a todos ellos otorgándoles una humanidad y una riqueza poco habitual en este tipo de literatura. Esto hace, no sólo que los protagonistas sean muchos, sino que cada vez tengamos un punto de vista diferente de los hechos, es decir, que se aleja del concepto bien-línea divisoria-mal que tan cansados nos tiene a muchos. Los personajes son buenos o malos en función de sus propios intereses, jugando algunos con la ambigüedad. Además está el entorno. El autor ha decidido prescindir también de esos mundos mágicos cargdos de criaturas mitológicas de orejas puntiagudas, por uno más cercano. Nos plantea una visión más realista, cruda muchas veces a la hora de describirnos batallas y asesinatos, con los mismos escrúpulos al describirlos que sus autores al cometerlos.

     Tal vez por ser el primero, cuando lo terminé me quedé con muchas dudas, quizás más referentes al pasado de Poniente que sobre su futuro. Me ha parecido, en definitiva, una historia clásica con valores clásicos también como el honor, llevada a un plano nuevo en el que nos apena abandonar a cada personaje por sentirlo cercano, tarea que parece prácticamente imposible en un capítulo. Interesa hasta la última página de este extenso volumen que nos hace a ratos olvidarnos de que es literatura fantástica y pensar que estamos ante una novela histórica, ese es un mérito que hay que concederle a su autor .
Si tengo que buscarle un pero, es la ausencia de un malvado. Existen, claro, pero quiero que también sean protagonistas, que tengan su oportunidad de contar su versión, también quiero verlos a ellos. Tal vez tenga que esperar al siguiente volumen no hay que olvidar que, como ya he dicho, Juego de Tronos es la introducción de Canción de hielo y fuego. De momento creo que empezaré con el segundo y, si disponéis de tiempo suficiente, es una lectura perfecta para el verano.

     Gracias

10 comentarios:

Anónimo dijo... [Responder]

Yo he leído los libros y visto la serie y la pena es lo mucho que nos hacen esperar para seguir la historia. Por lo demás, es cierto lo que pones.

Papá Pingüino dijo... [Responder]

"seguramente sea así y dentro de diez o quince años nadie se acuerde de Juego de tronos".
Ya he leído varias reflexiones semejantes. Irónicamente, hace 15 años que se publicó el primer volumen, y aquí estamos, hablando de ello.
Me alegra que al final te decidiras a leerlo. merece la pena.

Un saludo y enhorabuena por el blog. Te sigo.

Mientrasleo dijo... [Responder]

Anónimo, tal vez sea demasiado pero a mi me suelen dar mala espina los libros que se escriben "como churros".

Papá pingüino, lo primero, bienvenido y sí, aquí seguimos hablando de ello. Es curioso, porque no conocía esta saga y eso que presumo de tener una buena cantidad de libros de ficción (unos 20 de la saga star wars incluidos) y la avalancha de publicidad de la serie hizo que casi la cogiera manía. Ahora ya no voy por el segundo.. sino po el tercero.

Papá Pingüino dijo... [Responder]

Están muy bien. Son desde hace tiempo (años) clásicos de la literatura fantástica. De hecho, hace unos años vino el autor a la Semana Negra de Gijón (por segunda vez), y se batieron todos los records de asistencia. Impresionante.

Por eso defiendo (sin ser especialmente fan de la saga -me he leído de momento solo los 3 primeros-) que no es una cuestión de moda. Aunque claro, el snob que todos llevamos dentro (unos más que otros) nos empuja muchas veces a rechazar lo que tiene éxito, o sobre todo, lo que se publicita de forma abrasiva. Es normal. Yo el primero.

Pero George R.R. Martin, como has comprobado, tiene mimbres de maestro. No es literatura "best-seller" entendida de forma peyorativa, y desde luego ya es situado (entre los expertos) en la misma liga que Tolkien, Ursula K. Leguin, Michael Moorcock o Robert E. Howard.

Mientrasleo dijo... [Responder]

Yo también me doy por aludida, el exceso de publicidad me hace posicionarme en el lado contrario. De todos modos basta leer un poco el primer libro para ver que se aleja del best-seller convencional.
Por cierto, gracias por recordarme Terramar, que merecen también su sitio (Conan... mejor no recuerdo la última versión).
Un saludo

Mientrasleo dijo... [Responder]

Por cierto este año por un pelo pero al próximo no me pierdo la semana negra

Papá Pingüino dijo... [Responder]

Pues es bastante probable que con el cambio de alcaldía, el año que viene no se celebre en Gijón la Semana Negra :(

Una pérdida incalculable.

Mientrasleo dijo... [Responder]

Vaya Papá Pingüino, no debería de estar reñido lo uno con lo otro.
Es un certamen que tiene una pinta estupenda, muy bien estructurado y que ha ido creciendo de la nada casi. Este año lo he seguido bastante cerca aunque al final no pude ir y me fastidiaría quedarme sin conocerlo.

Papá Pingüino dijo... [Responder]

La Semana Negra nació con un sustrato político (de izquierdas) que, aunque soterrado, se ha ido manteniendo e incluso fomentando hasta formar parte misma de la esencia del certamen. A mí me gusta así, e incluso lo entiendo como lógico dado el género del festival, pero hay políticos (y gijoneses) que no lo ven igual. Lo dicho, una lástima.

Rebeka dijo... [Responder]

Lo tengo esperando mi lectura desde hace meses...
Lo que pasa es que tengo varios libros empezados, y sagas a medias como Temblor y Medianoche.
Pero me encantó la serie y dicen que los libros son aún mejores...así que en cuanto me lea lo pendiente me pondré con él.
Me gustan tus reseñas. La de El Cuervo de Poe también. Es uno de mis autores preferidos.xD