sábado, 1 de abril de 2017

Imperfecciones




     Todos hemos visto esa imagen de un sello con una avioneta al revés, y sabemos que esa pequeña imperfección provocó que fuera uno de los más caros del mundo. La exclusividad de lo extraño, de lo diferente, aunque sea una anormalidad como una moneda de dos caras. Y luego estamos los lectores, rara avis donde las haya incluso para estas cosas. Nos gustan las portadas uniformes en las distintas ediciones, en los diferentes países incluso si dependiera de nosotros. Y en cuanto a las imperfecciones... mejor ni hablamos.
     Recuerdo hace unos años que estaba leyendo un libro de Verne. Al llegar al final de un capítulo... ¡las letras aparecían al revés! Y no, no me sentí encantada de la vida por haber encontrado un libro excepcional cuyo valor pudiera salir dentro de unos años en la prensa por haber sido subastando en tal o cual sitio, no. en realidad me cabreé bastante ya al día siguiente fui a la librería para que me lo cambiaran por uno en el que estuviera cada letra en su sitio.

     Nosotros cuando compramos un libro, compramos una historia, una vida, un tiempo de evasión y relax y cualquier imperfección en el camino es como una extracción dolorosa de ese mundo inventado. Nunca se nos ocurriría pensar en guardar un texto distorsionado, no es algo que nos entre en la cabeza a la hora de valorar una novela. Podemos, claro, enamorarnos de una determinada edición, buscar que sea la primera, una firmada. ¿Pero una imperfecta? Esas las dejamos donde corresponden, las devolvemos porque nos han robado letras. O igual es que no tenemos sentido de la.... no, me resulta incluso ridículo ponerme a pensar en una noticia que dijera que un ejemplar de El Quijote había saltado precios por tener una docena de páginas en blanco. Nosotros no valoramos esas cosas, no somos así. Si acaso lo contamos entre divertidos (si ha pasado el tiempo suficiente) e indignados a nuestros amigos que nos miran con mayor o menor estupor en función de su afición a las letras.

     No me gustaría por cierto confundir una imperfección en un libro, con uno cuyas páginas se caigan al suelo, que son cosas distintas. Pero insisto en que somos los lectores, de los pocos coleccionistas, porque reconozcamos una cosa, coleccionamos historias, que no buscamos la rareza. La edición diferente, la extraordinaria, la especial: Sí. Pero... nada más. O eso creo.

     Hay historias imperfectas, vidas imperfectas y también libros imperfectos. Así que contadme, ¿os habéis encontrado algún libro defectuoso en vuestra andadura lectora? Y ¿qué hicísteis con él?

     Gracias

20 comentarios:

Déborah F. Muñoz dijo... [Responder]

Las imperfecciones tienen su encanto a veces, pero es cierto que cabrean y mucho cuando te las encuentran e interrumpen la lectura. A mí me pasó en Canción de Hielo y Fuego, justo cuando empezaba la boda roja, empezó un pliego que no tenía que ver con eso... ¡sino que era un trozo de Harry Potter! Ardió Troya, por supuesto. Aunque ahora lo pienso y me río del pobre que estuviera leyendo Harry Potter y se topara de repente con la boda roja...
El problema es que, en un mercado como este, una imperfección no da más valor al libro, no es como hace siglos, que un pequeño error significaba que tenías un ejemplar casi único y, si lo conservabas, adquiría un valor desproporcionado.

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

A mí lo más grave que me ha pasado es que las páginas viniesen mal cortadas y haya habido algunas que tuve que separar como pude con un cuchillo. No quedó muy fino pero al menos pude seguir leyendo. Besotes!!!

Conxita Casamitjana dijo... [Responder]

En alguna ocasión que me ha pasado me ha molestado muchísimo porque depende del error, en mi caso me interrumpía la lectura, pero en otros casos y según los autores y el libro esas "imperfecciones" hacen que esos libros estén muy cotizados como rarezas que los convierten en ejemplares únicos como comenta Déborah.
Un saludo

albanta dijo... [Responder]

A mí o me gustan esta imperfecciones. Prefiero el libro como tiene que ser. Nunca he encontrado nada como lo que comentas pero creo que también lo devolvería.

CHARO dijo... [Responder]

En la época de las enciclopedias me compré una de la editorial SALVAT que me costó muy cara y al cabo del tiempo encontré en uno de los libros (eran 12) una página totalmente defectuosa......me tuve que quedar con la imperfección pues ya vivía en otra ciudad y había pasado un tiempo pero me sentí estafada.Besicoa

susana palacios dijo... [Responder]

A mi me ha pasado de venir el libro con las paginas unidas como ha dicho Alter ego y tener que ir separándolas y en otro venía una hoja blanca por en medio y me lleve susto pensando que me quedaba sin saber como iba la historia, besotes

Noelia dijo... [Responder]

Yo lo que me encontraba antes, hace ya años que no, era las páginas sin cortar en el
Borde superior y pegadas .
Buscabas el abrecartas y con todo el cuidado del mundo las separabas. A mí esto le molestaba y mucho ... hay otros errores que desde luego tienen su encanto.....
Besos

Anabel Botella dijo... [Responder]

A mí no me gusta ver un libro con imperfecciones, como dices tú. Creo que sería de las que acudiría a la librería para que me lo cambiaran. No pienso en el valor que tendrá dentro de unos años. Recuerdo cuando salió Sinsajo y las páginas se caían. La edición era pésima, aunque no lo cambié porque pasaron varios meses después de comprarlo.
Un besito.

→Tinuwel← dijo... [Responder]

Hace unos pocos años una editorial me envió una novela histórica para reseñar pero cuando empecé a leerla sus primeros capítulos correspondían a una novela romántica contemporánea... xD Fue un error de imprenta y les devolví el ejemplar y ellos me enviaron uno con la edición correcta. Ahora que lo pienso... ¿y si valía un pastón y perdí la oportunidad? xDDD

AMALIA dijo... [Responder]

No me ha ocurrido hasta ahora.

Un beso.

Violeta dijo... [Responder]

Me he encontrado varias rarezas a lo largo de mi vida literaria. De encontrarme como tu las letras al revés; de encontrarme páginas repetidas. Es decir, el libro era más gordo de lo normal, llegabas a la pagina 67 y volvías a la 35... Este no pude devolverlo porque ya había pasado los 15 días de rigor.
Soy muy sibaritas escogiendo libro en las librerías. Que no esté rallado, que no esté doblado, que las paginas estén bien lisitas, que.... Vamos, que esté perfecto, porque para eso pago.
Es una de las cosas malas de comprar por Internet, que eso no lo puedes prever. Pero si me mandan un libro mal, prometo que lo devolveré.

Besos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy ami por lo general me ha pasado que mi libro tenga las paginas unidas , pero nada más. Buena entrada te mando un beso

Cudeyo C dijo... [Responder]

Lo peor que me ha pasado es con un libro de historia. Era una biografía comparada del general Patton de EEUU y el mariscal Rommel de Alemania. Lo compré pero no lo empecé hasta pasados unos meses, así que no pude reclamar. El problema: baile de fechas ¡en un libro de historia! y hablo de mezclar siglo XX con siglo XIX. Hablar de un hecho histórico como puede ser una batalla con la fecha de otro. Horroroso. Lo malo es que ni me acordaba donde lo había comprado, así que me lo comí con patatas.

Mrs. So dijo... [Responder]

También me considero muy perfeccionista en ese sentido. Me molesta bastante cuando veo una errata o un fallo de impresión en un libro, no lo puedo evitar!
Besos!

Jo dijo... [Responder]

hasta en los defectos, los libros resultan encantadores
incluso si se despegan sus hojas....

Deja volar tu imaginación dijo... [Responder]

¡Hola!

Qué reflexión más interesante... Es muy cierto que hay casos en los que los defectos convierten una cosa en única. Y de hecho, igual un libro con algún aspecto especial, como una firma, una portada diferente o algo así puede serlo también. Pero, ¿sin algunas páginas? Ahí estoy de acuerdo contigo.

Un saludo imaginativo...

Patt

Mangrii dijo... [Responder]

A mi que me los den con todas las páginas y al derecho. Me gustan tener curiosidades como firmas o cierta edición por X causas, pero imperfectos físicamente, no gracias. Al igual que me duelen las erratas. Una vez tuve que devolver un libro que tenía una página con todo N mayuscula, era un libro infantil, no me digas como paso eso. Un abrazo^^

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Nosoy coleccionista y nunca pensé como tal. Quizá un libro con una imperfección sea oro a futuro, pero yo me quejo y lo cambio. Salvo que va el defecto muy tarde y ya no pueda hacer nada.
Saludos.

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Según qué imperfecciones...
Si es una página al revés, o doblada o con algo característico, lo guasrdo como oro en paño precisamente por eso, por ser especial,lo diferente es es espe cual.qué hay perfecto en esta vida? Nada...
Ahora, si hablamos de faltas ortográficas, me enfada sobremanera. Tú concibes comprar un coche nuevo que tenga rajado el asiento? No, pues yo leer un libro con faltas ortográficas tampoco. En este tema, no admito imperfección alguna. Eso sí, tampoco pido que me csmbien el libro.
Besitos

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Un tema interesante. Por mi parte, me ha pasado una vez que paseando por la librería me encontré un ejemplar donde todas las páginas (o quizás era la portada) estaba al revés y avisé al dependiente. Aunque lo cierto es que no me importaría tener un ejemplar así. Mientras el libros e pueda leer, yo no lo devolvería. Es cierto que dudo que por eso vaya a tener un valor especial, pero lo guardaría como curiosidad.

Un saludo,
Laura.