lunes, 27 de marzo de 2017

Morir en primavera. Ralf Rothmann


     "El silencio, el rechazo absoluto a hablar, especialmente sobre los muertos, es un vacío que tarde o temprano la vida termina llenando por su cuenta con la verdad."

      Así comienza esta novela de título compartido con un viejo álbum de Loquillo. Y es que, hoy traigo a mi estantería virtual, Morir en primavera.

     "El escritor eres tú" dice Walter Urban esperando la muerte a su hijo, que siempre se preguntó qué ocultaba el atronador silencio de su padre. Incluso le dejó unos cuadernos con la esperanza de que relatara en ellos aquello que llevaba callando tanto tiempo. Y eso fue lo que obtuvo y por eso se convierte en narrador para relatarnos la historia de su padre cuando, con 17 años, fue reclutado junto a su amigo Fiete para un comando de las SS. La Guerra ya está agonizando, estamos en 1945 y jóvenes iletrados son reclutados y apenas preparados para enviar a luchar al frente, dejándoles tan solo la salida de la deserción para evitarlo.

     Hay un momento en el que las historias reales se ficcionan tanto, o se relatan tanto en la forma que sea, que comienzan a perder pie en la realidad. Por eso es necesario que haya novelas que nos obliguen a creer lo relatado, que nos hablen uniendo pasado y presente sin dejarnos escapatoria durante la lectura. Y eso hace Morir en primavera Ralf Rothmann al relatarnos la más que probable historia de su padre.

       Es muy importante en este caso, quedarnos con el principio del libro. En él se habla del silencio de un hombre recio, de cuerpo agotado por el duro trabajo en la mina, y alma forjada mucho tiempo atrás. Un silencio que solo mantienen quienes sufrieron lo indecible, aunque ni siquiera fueran heridos. Y que reconocemos desde las primeras páginas como uno de esos que llaman silencios de vida, que marcan a todo aquel que rodea a quien lo sufre, como si ellos fueran los que lo padecen. Así es como el autor entra en la SegundaGuerra Mundial, desde la historia personal, lo privado, desde el baile en el pueblo que se convierte en una encerrona para reclutar a cualquiera que sirva para la guerra. Una guerra que sabiéndose perdida por las grandes esferas, intuyéndose incluso perdida por aquellos que se envían a luchar, ha de seguir batallándose bajo pena de muerte ante la negativa. Sin opciones, sin medios caminos, sin posibilidad de huir. Y las guerras son crueles, y obligan a forjar caminos encontrados, y la brutalidad de la guerra no tiene límites y destroza familias, pero aún más corazones.Y provoca silencios por motivos capaces de sobrecoger el alma del lector más duro... porque los sabe reales y no necesitan de terribles campos de concentración para hacerlo.
   
     Es curioso como uno de los mejores libros publicados sobre la Segunda Guerra Mundial se ha quedado en lo pequeño, y además ha contado su historia desde el interior del bando de los malos, que nadie pone en duda ni la puso jamás que lo sean. Y tampoco Rothmann. Pero si hace que veamos que no todo es lo que parece y que cada historia está formada por multitud de ellas pequeñas que nos pasaron desapercibidas. Añade además una reflexión, que deja caer en la cita con la que comienza el libro, sobre los pecados heredados de sociedades que parecen condenadas a seguir sufriendo por los terribles pecados cometidos por otros que simplemente nacieron dentro de sus mismas fronteras. Y es que, en el fondo, esta novela trata sobre uno de los temas universales de la literatura: y no, no es el amor, Rothmann nos habla de la culpa.

     Morir en primavera es una gran novela llena de escenas magníficas que irán a fuego grabadas en la retina del lector.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.

     "Los padres comieron las uvas agrias y a los hijos les dio dentera."
Ezequiel.

24 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

Pues tiene una pinta estupenda. Me la apunto. Porque la temática además me encanta.

Tamara López dijo... [Responder]

Con este sí que me has picado la curiosidad...
Un beso ^^

MaraJss dijo... [Responder]

Qué apetecible lectura nos traes hoy, no la conocía.
Besos.

Violeta dijo... [Responder]

Guau, me has puesto los pelos de punta con tu reseña.
Estas son las novelas que me leía en mi época adolescente. Ahora me cuesta más ponerme porque se me quedan muy dentro. Leí muy pequeña "El diario de Ana Frank" y aun la tengo clavada en el corazón. Cuando leo novelas sobre guerras, sobre todo las que están contadas por un testigo, por uno que realmente sufrió las consecuencias, me desgarra. Esta novela tiene pinta de eso. Así que la dejaré aparcada para más adelante, para cuando pueda leer sin desprenderme de un cachito de mí.

Un beso.

Inés dijo... [Responder]

Me apasiona la II Guerra Mundial en literatura y este libro me lo llevo de todas todas, he leído muy poco que se cuente desde dentro del bando alemán, así es que me parece muy interesante.
Feliz semana.

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Muy interesante lo que cuentas.
Me lo anoooooto.
Besitos.

Atalanta dijo... [Responder]

No lo conocía, indagaré un poquito más por ahí.
Yo leo El misterio del carruaje :-)
Besos.

Mjinn d.A. dijo... [Responder]

Hola, este libro está en mi lista de pendientes y tengo bastantes ganas de su lectura :)

Tatty dijo... [Responder]

No lo conocía pero tiene una pinta estupenda, anotado queda
Besos

Lady Aliena dijo... [Responder]

Voy a empezar: El Último Tuareg, de Vázquez Figueroa. Promete. Ya veremos. Un beso.

CHARO dijo... [Responder]

Me ha encantado esta reseña y me apunto el libro aunque ahora estoy pasando unos días con dolor de ojos y me cuesta leer bastante, mi médico de cabecera no ha querido mandarme al oftalmólogo.......Besicos

Noelia dijo... [Responder]

Huyo bastante de la temática de la se II Guerra Mundia, porque hace años me di un atracón interesante y después estas lecturas las he ido aparcando. Me ha convencido la reseña, seguro que en el bando malo también hubo gente que no pudo elegir y quiero saber como marca eso...Vuelo a la librería.
Besos

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

De éste creo que voy a pasar... Besotes!!!

Laura Brownieysuscosas dijo... [Responder]

No me gusta mucho leer sobre esta temática, pero lo que está claro es que pinta muy bien :)
Besos!

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Me suena de haberla visto recomendada por instagram...me parece muy interesante lo que has comentado, y sobre todo el hecho de que sí, parece que la culpa también la acaban arrastrando quienes no deben.

Besitos, yo sigo con Media Vida

Marisa C. dijo... [Responder]

Ahora mismo, no es un argumento que me atraiga mucho. Necesito lecturas optimistas. Sigo leyendo a Manfredi: Mi nombre es Ninguno. Feliz semana.

AMALIA dijo... [Responder]

Sin duda, apuntó este título.

Un beso. Feliz semana.

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy lo tendré en cuenta se ve diferente y ahora busco que leer .

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Suena bien por la temática bélica de trasfondo. Estas son historias ideales para el cine.
Estoy leyendo a la última antología de Mariana Enríquez.
Saludos.

Carla dijo... [Responder]

Me gusta esta propuesta que traes hoy, la ambientación es de mis favoritas así que me lo llevo sin dudar. Ya compartiremos impresiones
Besos

Ana González Rey (Anita Nsf) dijo... [Responder]

Este lo voy a dejar pasar

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Algunas veces es mejor no leerte porque me llevo otro apuntado. ESteve es de los míos.
Besos

Rocío dijo... [Responder]

Ya lo tenía apuntado pero después de leer tu reseña más razones me das para querer leerlo, un beso

Fesaro dijo... [Responder]

Este libro me atrae por su historia por su título y desde luego si comparte título con Loquillo otra razón fetichista más.
Yo me he animado la semana con Los días modernos toda una contradicción de título para su contenido.