jueves, 19 de enero de 2017

Memoria de chica. Annie Ernaux


     "He querido olvidar a aquella chica. Olvidarla de verdad, es decir no querer escribir más sobre ella. No pensar más que debo escribir sobre ella, sobre su deseo, su locura, su estupidez y su orgullo, su hambre y su sangre cortada. Nunca lo he conseguido."

     Uno de los libros que han salido sin ruido pese a las muchas recomendaciones es este Memoria de chica. Se está colocando en cada mesa y, en realidad, mucha gente no sabe por qué. A veces pasa. Hoy traigo a mi estantería virtual, Memoria de chica.

     Conocemos a la narradora, autora, protagonista. Conocemos a la chica que cumplió dieciocho años en 1958, en verano, en la colonia de S, en el distrito de Orne. O en realidad a quien conocemos es a la mujer en la que se ha convertido, marcada por ese verano y que ha intentado escribirlo muchas veces sin conseguir hacerlo, y la conocemos en esta obra en la que parece que finalmente lo va a lograr. Es el año y el verano en el que una chica sedienta de sentimientos, de hacer el amor con amor, conoce a el Otro y vive sus primeras experiencias.

     Memoria de chica es un ejercicio privado de introspección de la propia autora en el que, cambiando a ratos la persona utilizada o el tiempo, nos comparte su experiencia. Ese paso a la vida adulta resumido en un verano que no olvidará y para el que jamás puedo encontrar palabras. Veremos como entra a relatarlo y se dispersa hablando de la chica nacida en la familia que ya había perdido una hija o de la apetencia de cafés y moka. Nos dejará comprender el esfuerzo que le supone relatar esta historia comenzada mil veces, seriamente tan solo una en un año cuyo calendario se solapaba con el de aquel verano. Y asistiremos ahora a este esfuerzo necesario de contarnos ese verano en el que se convirtió, además, en escritora. Esfuerzo que se muestra poético y asfixiante a ratos, tal vez por eso la autora decide respirar en el presente un momento, permitiendo así hacerlo al lector que va tomando poco a poco conciencia de la importancia de lo que Ernaux nos relata. La importancia vital de las cosas no es más que aquella que les conceden quienes las vivieron. Así que sí, este libro narra hechos de una importancia vital. Y logra hacerlo sin demasiados tapujos, ni siquiera a la hora de describir sus primeras relaciones sexuales. Porque al final, tampoco es importante. Ernaux nos cede en este libro un pedazo de ese alma sangrante que es el interior de una adolescente plasmado de forma realista, sin grandes tragedias, casi en forma de tránsito. Y lo difícil que es explicar esos momentos incluso cuando somos adultos. Ese es el gran mérito de esta obra alabada por crítica y libreros desde el momento de su publicación.

      Una vez más, no necesitamos un libro extenso, ni tampoco nombres, porque con unas simple siglas nos es más que suficiente. Porque si la autora parece seguir buscando comprenderse a la edad que tenía en ese verano, el lector hará lo propio con sus propias experiencias. Todos hemos sabido lo que es un amor de verano, un beso, una amistad que parece infinita y queda olvidada a unas fechas. Todos sabemos lo que es tener esa edad y buscar el amor y temer el rechazo y sentirlo todo sin saber expresarlo. Eso es lo que tal vez intenta dejar claro Ernaux en esta obra: que todos hemos tenido un verano del 59. Y de un modo u otro, seguimos teniéndolo dentro.

     Comenzaba hablando de esos libros cuya presencia parece constante pero que uno no termina de saber de qué tratan, como en este caso, y ahora tengo la duda de si todos miráis todas las contracubiertas y esto me pasa solo a mi. ¿O también hay libros cuyas cubiertas llegan a resultaros familiares pero nunca llegasteis a mirar su sinopsis?

     Gracias.

29 comentarios:

albanta Adivina quién lee dijo... [Responder]

Sabes que me gustan este tipo de libros. No había oído hablar de el.

Noa dijo... [Responder]

Buenos días... . Te escribo con los ojos pegados aún. Qué frío y qué sueño tengo.

Pues a ver, la verdad es que por lo que cuentas, que sinceramente no sé cómo lo haces para contarlo todo siempre tan bien y convencerme para que lea el libro que dices. Es más, creas en mí una necesidad.

Si dices que éste libro contiene cierta información de importancia vital, es que seguro que la tiene. Y ahora no sé qué hacer, porque tengo muchos por leer todavía... .

Pero bueno, contestando a tu pregunta. Antes sí me fijaba una barbaridad en las portadas; ahora no.
Me he entregado fielmente a libros sin portada y estoy segura de que lo seguiré haciendo... .

Un besito,

Noa

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

No conocía esta novela, pero has captado toda mi atención. Me la llevo bien anotada, creo que puede ser una gran lectura.
Yo, a veces, miro las contracubiertas, a veces simplemente con la portada me lo llevo sin reparar mucho en la sinopsis. En fin...tengo variedad.
Besos

Inés dijo... [Responder]

Me parece un poco como una historia de iniciación y no suelo disfrutarlas, no sé que haré.
Pues sí, hay portadas que las ves una y otra vez en las librerías y no decides acercarte al libro a no ser que alguien te lo recomiende expresamente;por otro lado me ha pasado que un libro me ha atraído por la portada sin tener ningún dato previo y me lo he llevado a casa porque sí.
Un beso

Lady Aliena dijo... [Responder]

La cubierta es lo primero que me llama, pero miro la sinopsis. A veces me he dejado llevar solo por la cubierta y no siempre ha salido bien. Un beso.

Atalanta dijo... [Responder]

Suelo mirar las contracubiertas, que a veces las portadas me llaman mucho pero luego leyendo el argumento no es una historia que me tiente.
Besos.

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

ME encantan este tipo de historias, ya lo sabes. También me lo llevo.
Besitos

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No conocía este libro pero tiene algo que me puede llegar a gustar, así que le voy a dar una oportunidad.
Por otra parte, yo tengo libros que leo la sinopsis y una vez leyendo la vuelvo a releer y otros libros que por lo que sea me llamaron la atención y los cogí sin leer nada y los empecé a ciegas.
Besos!

Laura dijo... [Responder]

No lo conocía, pero no me animo con él de momento.
Besos!

MaraJss dijo... [Responder]

Yo soy muy nostálgica y muy amiga de esos "veranos del 59", así que creo que me gustaría esta historia, que por cierto no conocía.
Besos.

CHARO dijo... [Responder]

Me has hecho interesar por esta historia, quizá porque yo también tuve experiencias de algún verano especial......La verdad es que me fijo en las portadas y hay algunas que me llaman mucho la atención.Besicos

Aldo dijo... [Responder]

Opa muy interesante, le recuerda a Las Horas, no recuerdo el nombre de la autora, es ese avanzar dentro de uno mismo. Muy buena pinta.

Nube de Frases dijo... [Responder]

Me gusta que libros tan íntimos se cuelen entre las listas de las bibliotecas, sin llamar la atención y sin que tenga detrás una gran editorial. Me ha llamado la atención. Besos.

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Yo no soy de leer todas las sinopsis. Me tiene que enganchar el título y, en este caso, creo que no le hubiera prestado mayor atención. Si el título me llama sí leo la sinopsis. Besotes!!!

Margari dijo... [Responder]

No me sonaba de nada y sí que tiene buena pinta. Me la llevo bien apuntada.
Besotes!!!

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Soy de mirar la sipnosis
Cariños

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Hace unos días leía a una chica en instagram a la que no le había convencido nada este libro y lo descarté, pero con tu reseña me has tentado. Lo tendré en cuenta.


Yo hay libros que directamente no leo sinopsis...prefiero ir a ciegas y sin saber. Sin embargo también hay portadas que me atraen y leo la sinopsis para descartárlos o no.

Besitos

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Creo que de verlo en una librería me llamaría la atención sin leer la sinopsis, sí, me guío mucho por el instinto, pero esta libro no lo he visto en ningún otro lugar, apenas lo descubres para mí, lo que se agradece mucho :)

Besos.

J.P. Alexander dijo... [Responder]

No sé si lo lea, porque no ando d e animo para esas lecturas. Pero pinta bien con ese tono nostálgico. Te mando un beso

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Me asombran siempre estos autores que ficcionan su pasado. ¿Tan interesante fue que merecen ser contadas sus historias? Lo pongo en duda. La mayor parte debe ser puro invento. Pero, bueno, a los lectores nos gustan que nos cuenten cuento.
Saludos.

ILONA dijo... [Responder]

Me era desconocido este libro, y como tantas veces me lo has descubierto. Me gustan las historias de iniciación adolescente, creo que mi muyndesarrollado instinto maternal tiene mucho que ver con ello. Me quedo con el título en la lista de libros a tener en cuenta, aunque he prometido no comprar ninguno este año para liquidar la interminable lista de pendientes (sé que no lo cumpliré)

Yo sí miro la contraportadas, y la sinopsis, y toda la información que pueda tener un libro. Me gusta ir más o menos sobre seguro, y es por eso que rara vez me equivoco con un libro.

Feliz fin de semana (y helado, me temo)

Ana González Rey (Anita Nsf) dijo... [Responder]

No pinta mal.
Buen finde!

AMALIA dijo... [Responder]

No conocía este libro, lo anotó.

Un beso.

Marisa G. dijo... [Responder]

Por lo que intuyo una puede rememorar sus años mozos (jejej)a través de la narración ¿? En ese caso no me importaría leerlo. No me sonaba de nada este libro. Besos

MC. dijo... [Responder]

Buenas!
Soy de mirar todo si es que voy a comprar un libro nuevo, si es usado y está buen precio no, lo llevó y listo, después se verá.
Con respecto a el que traés hoy, no es el tipo de historias que me gustan, personalmente me alegra mucho haber dejado atrás esa edad. Pero la verdad, es que confío en tus palabras y si decís que es bueno seguramente lo es.
Un beso!

Meg dijo... [Responder]

Depende de la etapa y del tiempo con el que vaya a la librería el que me pierda entre cubiertas, contracubiertas etc. Este creo que es de los míos, así que tomo nota. Un besote!

mar dijo... [Responder]

Aunque las portadas y el titulo me atraigan, yo leo la sinopsis, es la manera de decidir si me lo llevo o no, que a veces la contraportada sea engañosa es otra historia. Me anoto el libro que no me suena. Besinos.

Gadiralyanub A dijo... [Responder]

Hola. Pues no, no me fijo en las cubiertas, a mi me atrae el título o la sipnosis, o el autor que ya "sea fijo". Pero, ni la portada, ni el grueso del libro, ni las críticas y el bombo general que se dan me influyen ... soy más rarita para elegir los libros, algo así como por intuición, amor a primera vista.

Por cierto, otra recomendación tuya que anoto!!! No tengo vida para leer tanto jajajaja!!
Saludos.

Bo Peep dijo... [Responder]

Una auténtica joya. Como El lugar, El acontecimiento, La vergüenza y otros libros de Annie Ernaux.