jueves, 22 de diciembre de 2016

La Broma Infinita. David Foster Wallace


     "Estoy sentado en una sala, rodeado de cabezas y de cuerpos. Mi postura es conscientemente congruente con la forma de mi dura silla. Es una fría habitación en la administración de la universidad con las paredes forradas de madera, con cuadros al estilo Remington, y ventanas dobles que la protegen de la canícula de noviembre. Los ruidos administrativos quedan aislados por la sala de recepción por la que acabamos de entrar el tío Charles, el señor DeLint y yo.
     Yo estoy aquí dentro." 

"¡Ay, pobre Yorick! Yo le conocía, Horacio: tenía un humor incansable, una agudeza asombrosa."
"Alas, poor Yorick! I knew him, Horatio: a fellow of infinite jest."
Hamlet

     Nunca pensé en sacar este libro. De hecho, aún no tengo claro si voy a salir vencida del intento, pero como hay tantos perdedores luchando en el libro, supongo que si eso me sucede será una muerte poética de algún modo retorcido para una aficionada a las letras del autor. Hoy traigo a mi estantería virtual un libro que dicen dividir a quien lo lee, pero también a quien no lo ha leído en función del miedo que le tenga. Se trata de La broma infinita.

     Tratar de hacer una sinopsis sobre este libro es un auténtico despropósito ya que tiene una trama que se fragmenta en dos, aunque se tocan. También tiene personajes que parecen no saber que hay una trama y funcionan por su cuenta, y además están las vías accesorias, tantas que sería imposible contarlas sin hacer un listado. Bueno, y las notas del autor, que no del traductor, otra novela en sí mismas. Así que diré que habla de una academia de tenis, un centro de rehabilitación y una familia, los Incandenza. Y, a partir de ahí, avanzamos.

     La broma infinita es un libro ambientado en un presente o futuro muy cercano en un momento en el que hasta los años se venden al mejor postor, así que estamos en El año de la ropa interior Depend, o el de Glad o el de Whopper, lo mismo da. Bien, este es el primer momento en el que uno acaricia la palabra broma junto a la sensación de ir a sumergirse en una historia corrosiva. Y es sólo la primera línea de la primera página... nos quedan aproximadamente... ¿mil? Y lo cierto es que si incluso una estación de metro mítica ha pasado por llevar el nombre añadido de una empresa de telefonía, tal vez no sea tan descabellado este planteamiento que se nos hace...  Así pues, estamos en este año y en un mundo con una organización política llamada ONAN, de ahí que haya onanistas, término que rápidamente comprendemos, y una Gran Concavidad de residuos por Nueva Inglaterra. Y también están los canadienses, y el terrorismo de personas en sillas de ruedas. Nosotros conocemos a los Incandenza, y ¡qué familia! James, el patriarca, era un tenista frustrado que acabó por fundar la Academia de Tenis Enfield, cineasta, adicto y suicida, llevará un peso primordial en la novela. Tiene un esposa con un hambre feroz, aunque no de comida, y tres hijos dispares; del atleta al inteligente pasando por el discapacitado. Pero James, y ahí llega su gran importancia, es el director de La Broma Infinita.
     La Broma Infinita es una película capaz de anular a quien la vez, generándoles una suerte de placer adictivo del entretenimiento como nunca antes se había visto. No es exactamente metaliteratura, pero estoy segura de que es metaalgo.

     Y empezamos a orbitar. De la academia de supuestos vencedores en la que lo humano no se muestra, se gana, a la zona de rehabilitación en la que se tira de lo humano para avanzar. Y vemos el precio del triunfo, alto, demasiado alto, y también como se relacionan entre ambas. Como si estuviéramos ante el blanco y el negro y el autor quisiera mostrarnos todas y cada una de las escalas del gris. Y todo esto sin hablar de los terroristas, de una conversación fantástica, del tratado sobre medicamentos que se incluye en las notas o de cómo se juega al tenis. Todo esto sin apenas haber hablado de un libro del que es imposible sacar una sinopsis pero que, una vez leído, vemos que nos la cuenta en el propio título. Y terminamos y lo intentamos interpretar y no sabemos si nos quedamos con la crítica social, si hablar del entretenimiento como factor de distracción o de enganche (máxime en este momento de aplicaciones adicctivas), o de familias y secretos, o de crítica política o tal vez social... Y no sabemos, por un motivo, y es que Wallace nos deja un poco tocados, bastante fundidos y, en mi caso, francamente satisfechos.
     Ahora que un crítico con nociones completas hablaría del posmodernismo literario, ahora que tocaría analizar lo exhaustivo de los detalles o las partes del libro que se solapan o se ignoran por tal o cual personaje. Ahora que podría hablaros de secundarios conocidos o de otros realmente vitales y hablar de descripciones casi morbosas... ahora es cuando confieso que me gustó mucho este libro. Y me gustó porque me divertí, porque en el fondo es un gran rompecabezas en el que puedes estar leyendo y olvidar el detalle leído hasta pasadas, ¿yo que sé! doscientas páginas, y entonces notar que algo que Wallace te implantó, hace "click" y todo se mueve como en un gigantesco cubo de rubick en el que, al intentar colocar una única pieza de un color, has movido ocho piezas más.

     Comenzaba diciendo que este libro también divide a los no lectores entre quienes lo miran en silencio, y algún día caerán, y aquellos que salen corriendo antes de terminar de decir Infinita. Y a lo largo del tiempo me he dado cuenta de que es así. También he notado que es un libro que no se puede recomendar fácilmente,d e hecho, no se puede recomendar. Lo mejor es llegar y contar algo y esperar. Y si es realmente el momento de quien escucha, esa persona lo sabrá y acudirá a la librería y comprará el libro. Aunque durante tiempo haya pertenecido al grupo de los que miran con miedo. Da igual.  Y si eso os pasa, y os apetece, y queréis verlo y leerlo y, sí, también sufrirlo, adelante. El viaje, va a ser divertido, aunque tal vez no de la forma habitual.

    No me gustan los libros triviales, los argumentos repetidos, los clones. Me gustan los libros singulares, las historias bien hechas, los momentos brillantes. Me gusta, porque volveré a sus páginas, La broma infinita.

     Y vosotros, ¿sois de los que miráis este título con curiosidad o de los que lo habéis tachado de antemano?

     Gracias.

     Nota:
     1. Os he contado un montón de cosas mezcladas con sensaciones, pero ni la mitad de la mitad de lo que os va a contar el libro. Tampoco he descrito ni la mitad de las sensaciones.
     2. Esto es otra nota. No es cuestión de si hacía falta esta segunda nota, de hecho solo existe para que os vayáis acostumbrando.

25 comentarios:

ILONA dijo... [Responder]

Este es primo hermano del Ulises, o sea, he oído tantas veces que es un libro imposible de leer y entender, que queda descartado de antemano, aunque al igual que el de Joyce me produce una atracción morbosa por comprobar si sería capaz de enterarme y disfrutar de lo que estuviera leyendo. Sería un reto, y estaría bien sucumbir al reto, pero tengo taaantas lecturas pendientes y tan poco tiempo, que creo que nunca lo leeré. Además, como no lo tengo en la estantería al contrario que Ulises, me evito la tentación.



















albanta dijo... [Responder]

No sé qué decirte la verdad. No me veo mucho con el.

susana palacios dijo... [Responder]

Lo miro con curiosidad y más después de leer tu reseña, me ha hustado mucho tu reseña por cierto.Besotes

Victor dijo... [Responder]

Me compré la edición anterior a la que nos traes, fue en agosto. Y me da respeto ponerme con el libro.
El primer gran paso es comprarlo, y las ganas de leerlo aumentando por días. Así que creo que en 2017 caerá.
Muchas gracias.

Dorothy dijo... [Responder]

Pues yo soy de las que le tiene ganas, pero que lo mira con recelo. Creo que necesitaría tener unas largas vacaciones por delante o tener que pasar mucho tiempo en casa para atreverme con él.

Besines

Gerardo Vázquez dijo... [Responder]

Recomendable o no, soy de esos lectores que tienen a Foster Wallace en su punto de mira pero no se acaban de decidir. Si es divertida, podría pasar por ese metacalvario sin demasiados problemas, jaja. Y en cuanto al título, en la sociedad del marketing lo es todo, la última que leí guiado por el título y también por alguna reseña positiva fue "El olvido que seremos" de Héctor Abad Faciolince, tomado de un poema de Borges.
Abrazos y felices fiestas.

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Eres una valiente por reseñar este libro, a mí me parece imposible. He empezado a leerlo como unas cinco veces y en todas he salido derrotada, creo que no he pasado nunca de las 100 primeras páginas.
Me encanta cómo lo explicas, como lo de los personajes a su bola. Me temo que pronto me convertiré en uno de esos lectores que sale huyendo antes de terminar de pronunciar "infinita" :-(

Atalanta dijo... [Responder]

Jajaja lo de las notas me ha hecho gracia. Me ha recordado a Terry Pratchett y sus notas a pie de página de sus notas a pie de página XD XD
Yo sí que tengo curiosidad con lo que nos has contado. Lo leeré, seguro, no ahora, pero sí en un futuro.
Besos y felices fiestas :-)

Mangrii dijo... [Responder]

VALE, QUIERO. Me acabas de dejar la cabeza aturullada, mezclada, y me gusta esa sensación. Me gusta unir piecitas, que el escritor juegue conmigo y que de repente una chispa de hace 100 páginas salte en mi cabeza. Creo que este me lo voy a comprar pronto, aunque no pegue con lo que suelo leer, me ha impactado. Un abrazo^^

Inés dijo... [Responder]

Pues no sé, me parece una lectura sumamente complicada que en este momento no me apetece. Me gusta eso de que algunos personajes van a su bola. No lo descarto, pero reconozco que no me atrae demasiado.
Un beso

Juan Carlos Galan dijo... [Responder]

Aún no me he atrevido con DFW. "La broma infinia" está siempre ahí, mirándome desde la lista de lecturas pendientes, siempre pendiente..., pendiente siempre. Quizás estas sensaciones tuyas me empujen definitivamente a este autor.
Gracias por tu entrada, 'Mientras Leo'. y Feliz Navidad

Aglaia Callia dijo... [Responder]

¿Eso significa que en el futuro veremos muchas notas? ;) Me parece un libro interesante y de esos que no se reseñan con facilidad, pero que te han llegado lo suficiente para sentir que necesitas compartirlo y eso es genial. Voy a tenerlo presente; seguro que si me topo con él recordaré esta reseña.

Besotes.

CHARO dijo... [Responder]

Pus la verdad es que no me ha llamado la atención.Besicos navideños

Caminante dijo... [Responder]

A mí hay algo en este libro que me atrae cada vez que lo veo, y al mismo tiempo algo que me dice que no me acerque a él de momento jaja. Quizá me asusta su grosor...

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No termina de llamarme la atención y la verdad es que ya con el título lo hubiese dejado pasar porque no me dice nada. Esta vez lo dejo pasar.
Besos!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy la verdad no lo he leído , pero he oído mucho de él, pero no me atrevo a leerlo por el momento. Te mando un beso

Raúl Omar García dijo... [Responder]

No hay nada que me atraiga de este libro. No da ganas de leerlo. Si lo toleraste, bien por vos.
Saludos.

Carla dijo... [Responder]

Creo que es de esos libros que hay que intentarlo, pero ahora no podría hacerlo, tengo la cabeza en otro sitio
Besos

Nina dijo... [Responder]

yo leeré infinite jest pero en inglés xDDDDD

mar dijo... [Responder]

Por ahora creo que paso que en el 2017 quiero hacerme algo mas sencilla la vida. Aun así tomo nota que igual me da un ataque...Felices Fiestas. Besinos

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Ahora mismo no me apetece algo así, necesito realismo y sin tramas caóticas...pero nunca se sabe...quizás más adelante me anime con su autor.

Besitos y felices fiestas!

vegasplease dijo... [Responder]

Yo lo leí en 2014 y fue una de las mejores experiencias que he vivido. Además empecé a leerlo con alguien especial, pero esa persona me abandonó la lectura un poco antes de la mitad porque no podía más. Sin embargo yo lo acabé y siempre nos acordamos de lo que fue empezar a leerlo juntos :)

Tengo muchas ganas de volver a leerlo, tanto me gustó.

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Pues no lo veo para mi, creo que es demasiado complejo. Esta vez lo dejo ir.
Besos

Cyn dijo... [Responder]

Hace unos meses lo busqué en una casa de saldos, por si lo encontraba a buen precio, y el tipo que atendía me dijo "¿Foster..qué?". Luego pasaron los meses y llegó a la feria del libro El tenis como experiencia religiosa, así que tengo esperanzas de que llegue éste. Igual, ya empiezo a pensar en bajarlo en el kindle. No tengo espacio para poner más libros en mi biblioteca xD

Buena reseña, imagino que así debe ser el libro.
¡Saludos y buen inicio de año!

JuanCarlosG dijo... [Responder]

Felicidades por subir esta cima. Yo lo tengo pendiente desde hace varios años y todavía no me he atrevido a dar el paso porque le tengo demasiado respeto a Foster Wallace. Estoy seguro de que es uno de esos libros que cuando lo comience lo voy a disfrutar mucho. Imagino que llegará el momento, y lo leeré sin planear, cuando me lo pida el cuerpo.
Gracias por la reseña, porque no todo el mundo se atreve.
Un saludo!!