sábado, 24 de septiembre de 2016

Entrevista a Carlos Soto Femenía


     Carlos Soto Femenía nace en Palma de Mallorca en diciembre de 1966 aunque pronto se muda a Madrid, lugar en el que permanece hasta finalizar sus estudios. Debuta en el mundo literario, amén de relatos premiados en los certámenes Silverio Lanza de Getafe, con el libro La unción que ganaría el Premio Alfonso VIII y publica años más tarde la novela Enemigo innúmero. Ahora lo podemos encontrar en las librerías desde hace apenas unas semanas con su obra El carbonero.
- Han pasado doce años desde aquella primera novela, ¿cómo ves La unción desde la distancia?
- La veo como una novela sencilla, muy sencilla, con las carencias de quien está empezando. Es un libro de comienzos.
- Y sin embargo un punto en común entre ambos libros es ese distanciamiento en el tono.
- Me lo han comentado o he leído como lo decían en algunas críticas los lectores, pero en realidad no era mi intención cuando estaba escribiendo ese distanciamiento. Si se percibe quizás sea porque el personaje es muy fuerte y de este modo alcanza una suerte de equilibrio con la historia.
- Marc, el personaje principal de la historia, es muy carismático y especial. ¿Cómo lo describirías?
- Honesto. Marc es honesto. Es una persona muy directa con apenas contacto humano y tal vez eso hace que resulte tan frontal. Es honesto incluso consigo mismo, de hecho no tiene reparos en reconocer cuál es su futuro, a dónde va abocado, y también en reconocer su lucha en contra de ese destino que parece tener marcado por ser quién es.
- Un carbonero, una figura totalmente desconocida para muchos de nosotros, que parecía vivir ajeno y escondido del mundo. ¿Por qué un carbonero?
- Realmente yo tampoco tenía conocimiento de esta vida. Conocía, claro, las sitjas, pero no había investigado sobre el tema, creo que ni siquiera me había parado a pensar en ellas, hasta que un día me encontré con un artículo en el que un hombre hablaba de su profesión. Era carbonero, hijo y nieto de carboneros y había ejercido su profesión hasta hacía treinta años. Imagina, treinta años y estaba contando una vida que pareciera databa de hace un siglo, pero que estaba ahí al lado. Al descubrirlo no pude evitar tirar de un hilo que me llevó a nuestra maravillosa sierra y los personajes comenzaron a construirse prácticamente solos.
- La sensación de aislamiento que transmite esa vida es brutal, ¿en qué medida afecta eso a tus personajes?
- En todo. Estar ahí arriba tantos meses sin apenas contacto te da mucho tiempo para pensar. Tanta soledad puede volverte loco y uno se acaba refugiando en sus pensamientos que, en el caso de Marc, van invariablemente hacia ese crimen que se cometió y, por supuesto, hacia la venganza. Es el aislamiento el que alimenta la intensidad de esa necesidad de vengarse que tiene Marc y de ahí nacen los deberes que él mismo se pone. Marc entiende que su vida está marcada y dibujada, pero tiene una deuda moral con ese momento de fractura su vida y la de su padre. Porque prácticamente lo pierde todo y es ahí donde la señora gana la fuerza de quien vela por ellos, y también la deuda de Marc hacia la señora. Con el tiempo, Marc sabe que no es responsable de lo sucedido, pero si se ve en la responsabilidad de que no caiga en el olvido lo sucedido, ni esa vida pasada que perdió en un momento.
- Nombras a la señora, que es un personaje mucho más complicado de lo que puede parecer a simple vista.
- Sí, la señora es un testimonio vivo y Marc tiene sentimientos encontrados hacia ella. Por un lado parece una competidora de su madre y, por otro, su familia está unida a ella que siempre estuvo ahí, velando por ellos. Por todos en realidad.
- Un ambiente rural que llega a convertirse casi en un universo cerrado y prácticamente ajeno a todo lo que sucede fuera de él.
- Es que es justo eso, y Marc es quien ha de mantenerlo vivo. Se niega al olvido.



- ¿Cómo se siente uno cuando sale su novela y se encuentra comparaciones con autores como Delibes?
- Sorprendido, no puedo decir que sienta vértigo porque en realidad no me lo acabo de creer y entiendo que estas comparaciones hay que tomárselas como una referencia, aunque es por supuesto un elogio para mi. Pero al final es el lector quien juzga un libro y decide a quién se parece y a qué distancia queda de ese parecido.. Ahora, si te digo la verdad, la comparación con Tarantino me llamó más la atención.
- ¿Por qué una novela rural en un momento tan tecnológico?
- Si te digo la verdad, nunca pensé en escribir una novela rural, y ponerme a documentarme y buscar usos y costumbres y oficios... Hasta aquel fogonazo al ver el artículo no había pensado en esas personas hace treinta años que se encuentran solas y sin tecnología de ningún tipo, totalmente ajenos a esta vorágine de imágenes y estímulos en la que vivimos ahora. Quería hacer algo distinto, y fue castrar toda esa información y facilidades que tenemos ahora al alcance de la mano con sólo pulsar unos cuantos botones del móvil.
- Aparcar la tecnología entonces.
- Sí. De hecho si me preguntas yo te diría que con todas las posibilidades y los posibles usos para todos los avances que tenemos, parece que nos empeñamos en buscar las aplicaciones más inútiles. Te puedo decir por ejemplo, que acabo de terminar una novela en la que he colocado un inhibidor en una zona importante para la acción. vivimos demasiado pendientes de la tecnología y ha sido mi forma, no de protesta, pero sí de limitarlo.
- Hablas de la tecnología, tan presente en nuestras vidas y que, muchas veces, puede resultar más atractiva a los jóvenes que la literatura. ¿Crees que estamos ante una generación perdida?
- Pues no lo sé, pero está claro que la cultura va a cambiar. No sé si los libros en papel acabarán dentro de muchos años siendo esas reliquias que enseñas porque pertenecieron a tu abuelo, pero las cosas están cambiando, el lenguaje está cambiando y la cultura del día también, ahora todo es mucho más inmediato y más gráfico. Y lo que más me preocupa de todo esto es si habrá alguien que se dedique a escribir en un futuro. El mundo literario es un mundo que se mueve por pasión y para quien lo quiere como profesión las cosas están muy difíciles. Y no sólo por el pirateo, contra el que se alzan voces como la de Lorenzo Silva, que siempre lo hubo de una forma u otra. El problema es que ahora no solo parece que quien piratea no tiene remordimiento alguno, sino que además muchos pretenden alzarse casi como paladines. Es esa actitud el gran problema.
- ¿Cuánto se tarda en escribir una novela como El carbonero?
- Tres meses de escritura y uno de corrección. Una vez que me siento no me cuesta tanto llevar la voz del protagonista, como otras partes como pueden ser la estructura de la obra. Además me gusta la primera persona, estoy acostumbrado y disfruto cuando me siento y me dejo llevar, porque a veces es como si los personajes me llevaran a mi. Personajes que siempre son distintos, por ejemplo el protagonista de Enemigo innúmero es muy muy peculiar.
- También el de El carbonero.
- Supongo que también lo es, aunque la novela es más sencilla de seguir. Como te digo, me dejo llevar por los personajes.
- ¿Cuántos libros tiene Carlos Soto Femenía guardados en un cajón?
- Pues alguno hay no te vayas a pensar. Tengo tres novelas publicadas, otra que iría cronológicamente detrás de La unción, casi como consecuencia lógica, y una más que, en este caso, iría antes de Enemigo innúmero.
- Por último, no puede faltar mi lado más cotilla y tengo que preguntarte qué estás leyendo ahora.
- La mala luz de Carlos Castán, un hombre que realiza un buceo interior en sus libros realmente impresionante.
- Muchísimas gracias por tu tiempo y amabilidad.
- Gracias a ti, ha sido un placer.

     Y, como siempre, gracias a todos los que pasáis por aquí.


     Bibliografía:
     - La unción
     - Enemigo innúmero
     - El carbonero

12 comentarios:

Inés dijo... [Responder]

Estupenda entrvista y en cuanto a la novela,en cuanto pueda la compraré,la universidad de mis mellizos me está dejando en bancarrota ;)
Un beso

CHARO dijo... [Responder]

Tus entrevistas siempre resultan muy interesantes y nos das a conocer a autores que al menos yo desconocía.BESICOS

Javier Huertas dijo... [Responder]

Estupenda y franca entrevista donde nos muestras con cercanía una gran novela donde el tiempo de detiene para montarnos a las personas, en un ambiente q su autor se zambulle buscando algo q supongo mostrará en su relato. Gracias Mientras leo por tu profesionalidad y tu rica calidad tan absorbente y descriptiva. Enhorabuena a ambos, entrevistado y entrevistadora . Me acercaré a mi librería y comprobaré vuestra agradable conversación !!

Tamara López dijo... [Responder]

Gracias por la entrevista ^^

Margari dijo... [Responder]

Muchísimas gracias por presentarme a este autor!
Besotes!!!

albanta dijo... [Responder]

Gracias por la entrevista.

AMALIA dijo... [Responder]

Gracias por compartir.
Muy interesante.
Un beso

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Me ha encantado la entrevista y poder conocerlo más. Como te dije en la reseña de su último libro, lo tengo anotado y espero poder hacerme pronto con él.
Besos!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Buena entrevista ten un genial fin de semana

Natàlia dijo... [Responder]

Fantástica entrevista e interesante. Que ganas tengo de ponerme con El carbonero.
Un beso ;)

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Muy interesante la entrevista. La novela la tengo pendiente, me parece diferente y con una perspectiva muy interesante.

A mí también me encanta saber qué leen los autores así que miraré esa lectura que comenta.

Besitos

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Siempre es bueno pararse a escuchar a otros especialmente si estan bien entrevistados
Gracias
Leis....
Un ambiente rural que llega a convertirse casi en un universo cerrado y prácticamente ajeno a todo lo que sucede fuera de él.

Cuan cierto es, tengo conocidos que parecen vivir dentro de una burbuja
Cariños