lunes, 5 de septiembre de 2016

Clases de Baile para mayores. Bohumil Hrabal


     "Igual que ahora vengo a verla a usted, señorita, antes me gustaba frecuentar aquellas bellezas de allí, junto a la iglesia; no es que yo estuviera tan entregado a la sacristía, es que al lado de la casa del cura, había una tienda, donde un tal Altmann vendía máquinas de coser de segunda mano, además de gramófonos americanos de doble cuerda y extintores de la marca Minimax; y el tal Altmann, como segunda ocupación, proporcionaba chicas guapas a todos los bares y tabernas de la provincia..."

     Tras Una soledad demasiado ruidosa y Trenes rigurosamente vigilados, estaba claro que tenía que leer algo más de este escritor, lo que no sabía es cuándo. Finalmente, hoy traigo a mi estantería virtual, Clases de baile para mayores.

     Un hombre de edad avanzada, pongamos que es Pepín, el tío del autor, se dirige en un monólogo incesante, a una joven. Tiene la firme intención de conquistarla, motivo por el cual el anciano lleva a esta joven de nombre Kamila, un ramo de rosas robadas de algún jardín ajeno. De este modo saltaremos entre lagunas de memoria, hacia lugares del pueblo, tiempos pasados y momentos bélicos, mientras el anciano realiza esta suerte de cortejo a la belleza y juventud femeninas.

     Un anciano que recuerda la época del Imperio Austro-Húngaro. Un hombre cuyos mejores tiempos han pasado y que se aferra a una memoria caótica para relatar su vida celebrando tener aún memoria. Ese es el protagonista de esta novela en la que sabemos que corteja a una joven mujer. Pero olvidémonos de Lolitas, porque no es ese el personaje de Hrabal. Nuestro querido protagonista es un hombre que inspira ternura y cariño mientras nos saca la sonrisa en sus anecdóticos pasajes de una vida anterior. Nos  habla de su oficio de zapatero y sus peripecias de guerra, nos presenta una vaca que parió quince terneros y no duda en hablar del cura del pueblo. Habla de otras mujeres, normalmente hermosas, y de conquistas o de aquellas que le quisieron conquistar o robar un beso, momentos triunfantes para el ahora ya anciano varón.
     Un hombre que nos va ganando con sus palabras, que comparte alegrías y penas con nosotros, y que termina de hacerse hueco en el corazón del lector con un magnífico epílogo en el que un narrador nos lo presenta "por fuera", y no sólo al físico, si no a una visión externa de aquel que se nos ha dado a conocer en sus palabras. Nos habla de la vida de este hombre en el pueblo y de la ropa que lleva puesta, lo convierte en precisamente el tipo de anciano que hemos ido perfilando a lo largo de la lectura, convirtiendo así esta novelita en un rato para el recuerdo.

     Bohumil Hrabal es un gran escritor como demuestra en este libro, posiblemente una de sus novelas menores. Párrafos más que largos que, sin contener diálogo alguno, fluyen de forma natural hasta conseguir un libro cuyas páginas parecen escurrirse entre nuestras manos como agua en una cesta. La tranquilidad, la naturalidad y lo coloquial del lenguaje, hacen una pareja perfecta con el carácter del narrador, otorgando credibilidad a este entrañable personaje. Ironía y ternura a partes iguales en un librito que no puedo dejar de recomendaros y cuyas páginas se componen de todos aquellos sentimientos y situaciones que ocupan una vida, y que; trágicos o cómicos, dulces o amargos, importantes o banales, nos vienen a la cabeza en forma de instantáneas al echar la vista atrás. Un verdadero lujo, leer a Bohumil Hrabal y conocer a este entrañable protagonista.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.

31 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

NO he leído nada de escritor pero no se si este libro llegaría a gustarme.

Susana Zarzuela dijo... [Responder]

No lo conocía, pero me ha llamado mucho la atención, me gusta este tipo de escritura de párrafos largos sin diálogos, Saramago es uno de mis favoritos.
Gracias por la reseña.
un saludo

Inés dijo... [Responder]

Me da miedo leer tus reseñas,aunque este no me lo llevo.
Un beso

Agnieszka dijo... [Responder]

Excelente. El tío Pepín es mi héroe. Yo estoy con "Silva Rerum" de la lituana Kristina Sabaliauskaitė. También excelente. Besos

Aydita dijo... [Responder]

Este creo que lo dejaré pasar..No me ha convencido mucho
Besos

mar dijo... [Responder]

Un conocía al autor, asi que lo apunto, ya lo tengo como rutina pero no se cuando lo voy a leer porque es esta vida ya no doy mas para todos mis pendientes. Besinos.

Mary-chan dijo... [Responder]

Me ha llamado la atención el título, así que solo por eso me lo llevo apuntado. La historia parece bonita, así que no descarto leerlo algún día.

Besos!

Natàlia dijo... [Responder]

Yo comienzo la semana con Del color de la leche, a ver que tal. Feliz semana! Un beso ,)

CHARO dijo... [Responder]

Veo que es un libro muy entretenido.Yo sigo con la misma lectura de la semana pasada.Besicos

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Parece un libro muy entrañable. Mi lista está por explotar pero me lo apunto igualmente. Jajaja. Besotes!!!!

Tatty dijo... [Responder]

No conocía a este autor y podría animarme con este libro, aunque tiene algunas cosas que no me convencen del todo
Besos

Anita Nsf dijo... [Responder]

Es un libro interesante.
Un beso

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Gracias por siempre compartir
Te deseo una buenisima semana
Cariños

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Me encanta Hrabal, seguramente por su poder de embarcar al lector en el mar embravecido y (casi siempre) nostálgico de esos párrafos fluctuantes y poéticos. Cuando leí "Tierno barbaro" pensé que era como hablar con él. Me llevo estas clases de baile, son para mí.
Empiezo la semana y empiezo lectura nueva esta noche: "Detrás de la pistola" de Cris Mandarica. Bss

CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

Vale, está bien, no diré que no a este pequeñín pero los trenes primero, por riguroso orden que con la soledad ruidosa ya me convenció.
Es lunes y no traes una novedad, se agradece un poco para no sentir que llevo la lengua fuera y sí, querida lectora, ya estoy con Tan poca vida ¡yuhuuu!
Besos

Neftis dijo... [Responder]

Eso que comentas de parrafos largos sin dialogos me echa un poco para atras. Lo dejo pasar.

Empiezo la semana con Carcelero de almas de Maria del Carmen Llopis, a ver que tal.

Saludos

Alicia dijo... [Responder]

No lo conocía y no tiene mala pinta aunque por el momento tengo que dejarlo pasar.
Besos!

Margari dijo... [Responder]

No conocía a este autor y parece que voy a tener que apuntarlo y subrayarlo.
Besotes!!!

Jan Soleràs dijo... [Responder]

Desde que lo reseñaste que tengo pendiente Una soledad demasiado ruidosa, a ver cuando me hago con él! :P
Besos!

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No conocía al autor, pero este libro no me llama demasiado, con lo que lo dejo pasar. Yo esta semana estoy con Edenbrooke; Una buena chica y Persígueme.
Besos!

Patt dijo... [Responder]

¡Hola!

No he leído nada de este autor, pero este libro no me llama demasiado. Pero gracias por la reseña. Yo ahora mismo estoy con "El beso del canguro" y me está gustando bastante.

Un saludo imaginativo...

Patt

J.P. Alexander dijo... [Responder]

No lo conocía pero me provocaste leer a ese autor . Te mando un beso

Nube de Frases dijo... [Responder]

Respecto a los párrafos largos, he leído que hay algunos que ocupan hasta 16 páginas!! Fuente: Mientras escribo. Creo que te suena :) Besos.

Carla dijo... [Responder]

No conocía al autor, así que investigaré este y otros títulos a ver
Besos

Isabel Tomma dijo... [Responder]

Hola!
Es la primera vez que escucho sobre esta historia y sobre el autor, me alegra mucho que hayas disfrutado con esta lectura.
Gracias por la reseña.
Besos

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Tiene algo de entrañable la novela, quizá por eso me llama la atención. Su protagonista logra empatía con el lector, parece.
Saludos.

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

No conocía a este autor, y aunque esta podría gustarme buscaré sus otros títulos.

Besitos

Yo como siempre no comienzo con libros...tengo todo a medias.

Tizire dijo... [Responder]

La portada de este libro me llamaba desde siempre, pero reconozco que desde que leí Una soledad demasiado ruidosa (que no me convenció como esperaba) lo acabé descartando: creo que el estilo del autor no es para mí. 1beso!

AMALIA dijo... [Responder]

Posiblemente me anime a leerlo.
Gracias.
Un beso

Ariel dijo... [Responder]

Yo también soy de los que después de leer Trenes Rigurosamente Vigilados me quedé con ganas de leer más de Hrabel. No lo he hecho, jajaja.

Me apunto el título.

Muchas gracias.

Shorby dijo... [Responder]

Pues habrá que tenerlo en cuenta, creo que me gustaría, de entrada me llama la atención el título y la portada, pero por lo que comentas pinta interesante.

Besotes