martes, 16 de agosto de 2016

Sonetos. William Shakespeare. Versión de William Ospina


CXXXVI  
136
If they soul check thee that I come so near, 
Si tu alma te reprocha que yo tan cerca llegue,
Swear to thy blind soul that I sas thy"Will", 
Júrale a tu alma ciega que yo soy tu ansia ardiente,
And will, thy soul knows, is admitted there; 
Y el ansia, tu alma sabe, se acepta allí que juegue;
Thus far for love, my love-suit, sweet, fulfil, 
Por mi amor, esta súplica, cólmala dulcemente,
"Will" will fulfil the treasure of thy love. 
Y colmará el deseo tu amor y su riqueza,
Ay, fill it full with wills, and my will one, 
Llénalo, ay, con tus ansias y mi ansia desolada,
In things of great receipt with ease we prove 
Porque es siempre más fácil moverse en la grandeza
Among a number one is reckon'd none: 
Y entre lo numeroso, lo uno es casi nada:
Then in the number let me pass untold, 
Deja, pues, que en lo múltiple, callado esté, si quieres,
Though in thy store's account I one must be; 
Pero entre tus riquezas conmigo siempre cuenta;
For nothing hold me, so it please thee hold 
O tenme a mi por nada, siempre que consideres
That nothing me, a something sweet to thee: 
Que esta nada que soy te agrada y te contenta:
Make me but my name thy love, and love that still, 
Haz solo de mi nombre tu amor, y ámalo, y creo
And then thou lovest me, for mi name is "Will". 
Que me amarás entonces, pues mi nombre es deseo.


     En el quinto centenario de la muerte de William Shakespeare, era lógico suponer que alguna obra vería la luz reeditada, y así ha sido. Por eso, hoy traigo a mi estanteria virtual, los Sonetos de William Shakespeare.

     Los Sonetos de Shakespeare vieron la luz en 1609 y aún hoy siguen corriendo ríos de tinta sobre ellos. Recorre en ellos todos los estadíos que uno puede sentir en el amor: del enardecimiento a la pasión pasando por los celos, la decepción o el alejamiento, no duda en hacer de esos 154 sonetos un recorrido completo por una de las pasiones más humanas. Los sonetos del poeta, llamemos poeta a ese supuesto protagonista que relata su vida a golpe de verso, por no poder confirmar si son experiencias reales vividas por el autor, o si tal vez estamos ante una obra de teatro de protagonista encubierto, van dirigidos en un primer momento a un joven. Ese joven reune todas las virtudes, y aunque da pistas, siempre nos deja una duda sobre si llegaron a lo carnal, cosa que en realidad tampoco es importante. La Dama oscura a la que se refiere la última parte es, en cambio, mucho más carnal y pecaminosa incluso, reflejándose de este modo dos amores dispares tanto por el género del objeto de ese amor, como por la personalidad y el halo adjudicado a cada uno de los amados.

     Correspondería ahora hablar de métricas y rimas, pero baste decir que el autor es William Shakespeare para que quede explicado todo ello sin necesidad de justificar la perfecta ejecución de cada soneto. Apuntar, como mucho, que la sencillez del lenguaje acerca sentimientos comunes al lector y nos obliga casi a pensar que estamos ante algún tipo de confesión medio descubierta o apenas encubierta del autor hacia estas dos personas a las que se refiere. Y vuelven a correr ríos de tinta buscando la supuesta identidad de cada uno de ellos. Dice la teoría más aceptada, que el joven que ocupa la mayor parte del texto es Henry Wriosthesley, mecenas de las letras. Teoría que se ve relativamente fortalecida por el encabezamiento elegido por el primer editor de los sonetos, que no por el autor de los mismo, ya que rezaba lo siguiente: Al inspirador único de estos sonetos, el señor W. H., desea toda la felicidad y esta eternidad prometida por nuestro inmortal poeta, el que con sincero deseo aventura esta publicación. Dicho lo cual, que cada uno juzgue si lo considera necesario. Y lo mismo podría contar en el caso de la dama.

     Un lector de poesía, quiere leer poesía. Y entonces se complica la cosa, porque llega el problema del idioma. Traducir un poema, respetar la rima, los silencios, la musicalidad, el espacio entre cada una de las pequeñas pausas y efectos creados por su autor... Y ahí entra Ospina, para los lectores que disfrutan con las letras. Ya ha demostrado que es un escritor de estilo, además de serlo de cada una de sus historias, y tras un prólogo que os recomiendo no os saltéis, Ospina no defrauda, dejando una lectura a doble placer. Si alguien lo pone en duda que haga la prueba y siga estas instrucciones básicas para leer el poema: coja el lector un poco de aire, y comience a leer, sin recitar, procurando no engolar el tono ni forzar la lengua... sólo dejarse llevar con la misma calma que una tabla a la deriva cuando baja la marea; y disfrute de cada sonido, la musicalidad... y el significado, irá llegando solo. Hecho esto, en la página de al lado nos encontramos con el poema original, a la izquierda. Ahora que estamos entrenados, repitamos la operación y volvamos a recitar sin importarnos si nuestra pronunciación es pura o si captamos el significado de cada palabra, ese ya nos lo había dado Ospina en la primera lectura, y dejémonos llevar. Seamos, por un breve intante en nuestra vida lectora, auténticos lectores de poesía. Sin prejuicios, sin poemas, sin excusas. Merece la pena.Y en bilingüe, una joya.

     Y vosotros, ¿sois lectores de poesía?

     Gracias.

25 comentarios:

Natàlia dijo... [Responder]

No nada de poesía porque no consigo desfrutarla, pero este no me importaría. Un beso ;)

Lady Aliena dijo... [Responder]

En mi caso, no soy lectora de poesía, pero conozco los sonetos de Shakespeare porque soy licenciada en inglés. Y, aunque prefiero su teatro, su poesía merece un gran reconocimiento. Un beso.

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Tengo muchísimas ganas de tener este libro entre mis manos, desde que supe que Navona lo editaba y que el traductor era William Ospina. Como bien reflexionas, el problema de la poesía es el idioma porque la poesía apela directamente al alma, a la sensibilidad del lector, y los lectores sentimos y pensamos en nuestro idioma materno. Pero sería una pena perdernos versos tan apasionados (precisamente es su pasión lo que más nos gusta de Shakespeare) porque no nos alcance el inglés para leerlo sin ayuda. Que sea Ospina, otro autor tan apasionado y romántico como el mismísimo Shakespeare, quien nos acompañe en la lectura, quien le ponga voz en castellano, es un valor añadido incalculable. Por todo eso, creo que es una edición muy especial, sí, incluso ahora, en el siglo XXI, cuando se ha traducido Shakespeare en centenares de versiones.
¿Leo poesía? Sí, suelo leer, pero reconozco que casi siempre en mi lengua materna, en catalán. Supongo que por lo que te comentaba al principio, porque sentimos y pensamos la lengua en nuestra lengua de aprendizaje. Bss

Tamara López dijo... [Responder]

Este no lo descarto, me encanta Shakespeare ^^

Lesincele dijo... [Responder]

Yo es que no soy nada de poesía...cuando lo intento o elijo mal o es que no estoy echa para ello.
Un beso!

Norah Bennett dijo... [Responder]

Pues no, la poesía y yo no nos llevamos bien pero al ver a Ospina en el título he venido a ver. De momento te lo dejo para ti. lo que sí me gusta es cuando la cantan, y Rufus Wainwright cantó estos sonetos.
Besos

CHARO dijo... [Responder]

Me gusta la poesía pero hace tiempo que no leo libros de poesía solamente las de algunos blogueros que soy seguidora y que me encantan cómo escriben.Besicos

Alejandra (Acabo de Leer) dijo... [Responder]

Desafortunadamente no leo absolutamente nada de poesía, básicamente porque soy muy dura de mollera y no logro captar el significado y es una pena porque ya que se lee poesía es para entenderla ¿No? Quizás sea cuestión de práctica...

Patt dijo... [Responder]

¡Hola!

Me alegro de que hayas disfrutado tantísimo con esta lectura. Yo soy una gran seguidora de las obras de Shakespeare, pero de las teatrales (aunque muchos versos también son poéticos). La poesía es que me desespera un poco; debo ser un poco zoquete... Leo poquito, pero tengo mis preferidos: Miguel Hernández y John Keats, del que tengo los poemas también en edición bilingüe.

¡Gracias por la reseña!

Un saludo imaginativo...

Patt

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Nunca he sido muy aficionada a la poesía, la verdad. De Shakespeare me gustan sus obras de teatro y he leído unas cuantas. De hecho, hasta llegué a interpretar alguna... Besotes!!!

Caminante dijo... [Responder]

Aunque no soy muy aficionada al género, me parece increíble la capacidad de traducir el soneto al español conservando ese ritmo, rima y elegancia...

María PAZ dijo... [Responder]

Resulta tremendamente difícil traducir este soneto en particular. Shakespeare juega aquí con uno de sus "puns"- o juegos de palabras-, en los cuales explota varios significados de un mismo vocablo. Así, "will" se refiere a "voluntad" o "ansia", pero también al apócope de su propio nombre - "Will" por "William". Esto es lo que lastimosamente se pierde en la traducción, y un soneto que además de romántico resulta gracioso en su versión original, no alcanza el mismo efecto en la traducción.

Un saludo.

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Yo casi nunca, por no decir nunca leo poesía. No llego a meterme de lleno en la lectura y ya no le he vuelto a dar una oportunidad.
Besos!

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Si
Mas antigua que moderna pero tengo varios amig@s virtuales que cadencian los sentires y las letras bellamente
Cariños

Cristina Roes dijo... [Responder]

Debo reconocer que leo muy poca poesía, y que debería leer más... Pero seguro que éste será uno de los que lea.
Gracias por tu reseña. Besos

Montse.G. dijo... [Responder]

La poesía (y no he leído mucha) es para saborearla, verso a verso. Si se lee como una novela apenas entenderemos nada.
Muy interesante. me lo quedo.
Saludos.

Shorby dijo... [Responder]

Me encanta Shakespeare, a los sonetos los tengo especial cariño, me regalaron una edición hace 16 años y la guardo como oro en paño =)

Besotes

J.P. Alexander dijo... [Responder]

A mi me encantaron los leí hace algún tiempo. Te mando un beso

Anita Nsf dijo... [Responder]

Yo de poesía soy poco.

AMALIA dijo... [Responder]

Me encanta la poesía.

Y esta entrada es muy buena.
Un beso

Carla dijo... [Responder]

La edición es chula, pero ahora mismo no es lo que más me apetecería leer del autor
Besos

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Será pecado no leerse este libro pero es que yo y la poesía no somos compatibles, quizás porque no he sabido disfrutarla o no he leído el libro adecuado.


Besitos

Raúl Omar García dijo... [Responder]

No leo Poesía y como estudiante de teatro debo decir con vergüenza que nunca leí una obra de Shakespeare. Sí leí algo de Lorca y Casona, pero nada más.
Saludos.

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Con éste sí que no me termino de animar. No suelo leer poesía.
Besos

Laura Valeria Castellanos Caicedo dijo... [Responder]

Hola estimado, quisiera saber si esta obra es totalmente en inglés o trae ingles y español es que estoy interesada en comprarla pero no he encontrado mucha información. Te agradecería si pudieras orientarme al respecto.