lunes, 8 de agosto de 2016

La oficina. Lars Berge


     "La caja de cartón ocupaba todo el palé sobre el que se hallaba, una superficie estándar de 1.168 x 768 milímetros. Medía su buen metro de alto y la habían cerrado con cinta de embalaje y unas resistentes tiras blancas de nailon.
     Según el albarán, contenía mobiliario de oficina. Sin embargo, del interior salía un ruido raspante que, al cabo de un rato, se transformó en unos sonoros golpazos asestados contra el sólido cartón, cosa que acabó despejando todas las dudas sobre si la caja no alojaba en realidad a un ser vivo."

     Todos tenemos nuestras rarezas, y entre ellas está el gusto por otras rarezas. De hecho, las detectamos apenas posamos la vista sobre ellas y nos sentimos atraidos hasta el punto de necesitarlas sin saber aún que lo son. Hoy traigo a mi estantería virtual, La oficina.

     Conocemos a Jens Jansen, un hombre que ocupa uno de esos puestos a los que ahora se les llama bajo título inglés, brand manager, en una empresa que fabrica cascos para ciclistas. Jansen lleva una vida gris y desmotivada, tiene un puesto en el que no trabaja demasiado ni tiene muchas responsabilidades, no aspira a ascender, no le gusta lo que hace... nada nuevo para muchos en realidad. Pero Jansen busca una curiosa solución y es llevar lo fugurado a lo real y esconderse del mundo. Se esconde en una zona en desuso de su oficina, desapareciendo sin que sus compañeros parezcan notarlo en un primer momento.

     Con esta premisa del hombre gris y hastiado que no encuentra motivaciones en su vida, Berge nos deja una comedia a ratos tronchante, marcada por un sentido del humor ácido que va poco a poco descarrilando para conseguir una crítica feroz hacia la sociedad actual. Estructurada en capítulos cortos que comienzan a su vez por algún tipo de slogan publicitario, no tardamos en notar que la alienación como empleados o consumidores en la sociedad moderna, será uno de los pilares sobre los que va a apoyarse la historia. Una historia en la que su cobarde protagonista se esconde consiguiendo enterarse de loq ue sucede en la oficina y ver a sus compañeros con otros ojos tras escuchar sus conversaciones. Veremos como sale únicamente por las noches para alimentarse, y también las reacciones de quienes echan en falta su presencia, como por ejemplo  su novia, y las posibles explicaciones que se les ocurren y que van del sucidio al secuestro.
     No me cabe duda de la valentía que hay que tener para escribir una comedia, o tal vez sería mejor decir una novela muy divertida, sin caer en el ridículo del chiste fácil, pese a esconder anécdotas entre sus páginas y, en este caso, Berge lo consigue hacer bien. Incluso muy bien. Tal vez sea por el resentimiento solapado a determinado tipo de empresas y condiciones que se esconde tras alguno de sus chiste, o por su particular forma de caricaturizar los rasgos de algunos de los figurantes de la novela. El caso es que a medida que avanzamos nos vamos dejando caer en la posibilidad de esta situación que ya se nos antoja francamente divertida y, pese a saber que no estamos ante un novelón, disfrutamos del camino.

     Comenzaba hablando de rarezas y es que, la sola idea que articula la historia es, cuanto menos, extraña. Pero también divertida. Así que hoy os invito a sonreís, incluso reir a carcajadas algún rato, con una novela nórdica. No todo va a ser sangre en la llamada literatura del frío.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.


23 comentarios:

Tamara López dijo... [Responder]

Uy, este no es para mí.
Un beso :)

Natàlia dijo... [Responder]

Yo empiezo la semana con El método. Respecto a la reseña de hoy, no me llevo bien con las comedias literarias, no se porque. Un beso ;)

Alicia dijo... [Responder]

Gracias por la reseña! Yo me he puesto con La viuda.
Besos!

Atalanta dijo... [Responder]

Pues me la apunto, porque me ha gustado mucho lo que nos has contado y me ha apetecido mucho :-)
Yo estoy acabando La hoguera de las vanidades y El invierno más largo, ambos me están gustando mucho.
Besos.

Carax dijo... [Responder]

Reconozco que es más difícil con un libro hacerme reír que llorar, por eso no me suelo acercar a este tipo de libros, prefiero que me descubran ellos a mi
Besos

Eyra dijo... [Responder]

Anda, qué historia tan original. La próxima vez que vaya de compras lo buscaré porque me has dejado intrigada.

Un beso

Isa Martínez dijo... [Responder]

¡Hola!
Sinceramente no es un libro que me atraiga mucho, así que esta vez lo dejo pasar.
Un beso

Princesa de papel dijo... [Responder]

Este no me atrae nada de nada, pero gracias por tu reseña :)

Norah Bennett dijo... [Responder]

Voy con el Mapa del tiempo de Félix Palma.
Respecto a la novela que nos traes, me gusta mucho la literatura nórdica que no sea negra, la forma de contar y lo diferentes que son. Ya no me gusta tanto la comedia, el humor, no me suelo entender. Le echaré un vistazo a los primeros capítulos porque la idea sí que me gusta.
Besos

CHARO dijo... [Responder]

Pues me encantan los libros que me puedan hacer reir.Besicos

Anita Nsf dijo... [Responder]

No pinta mal aunque no me convence del todo.
Un beso

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Nunca viene mal leer un libro así, por lo que me lo llevo anotado para darle una oportunidad.
Esta semana estoy con Seraphina, Después de ti y Almost Blue.
Besos!

Lady Aliena dijo... [Responder]

Sigo con "La cena secreta". Muy interesante. Un beso.

Neftis dijo... [Responder]

No me convence del todo este libro asi que lo voy a dejar pasar. Yo empiezo esta semana con un thriller juvenil, a ver donde me lleva.

Saludos

Libros Eris dijo... [Responder]

Qué miedo me da eso del humor... Que yo mucho lirili pero luego el humor me cuesta horrores. No obstante me lo apunto. Quizá hasta me sorprenda. Jajajaja! Un besazo!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy me gusta lo tendré en cuenta con uno de terror . La mujer de negro. Te mando un beso y te me cuidas

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Me gusta el humor, y me fío de tu opinión, aunque el libro en un principio no me llamaba. Me lo apunto ;)

Augi dijo... [Responder]

Hola
Pues la verdad es que no conocía el libro, pero me llama bastante. Es muy probable que intente echarle el guante a esta rareza tuya ;)
¡Un beso!

Shorby dijo... [Responder]

Pues no lo conocía y parece una lectura curiosa, aunque no sé si me animaría de momento, lo tendré en cuenta =)

Besotes

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Es muy difícil hacer reír en la narrativa, pero hay gente que sabe hacerlo. A mi me gusta leer cosas que causan gracia, aunque no leí comedias, salvo un cómic.
Saludos.

AMALIA dijo... [Responder]

No viene mal un poco de humor. Lo anotó.
Muchas gracias
Un beso

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

No soy mucho de comedia en la literatura, quizás también porque no suelo leerla mucho.

Yo continuo esta semana con "Noah" de Sebastian Fitzek y "El lenguaje de las flores".

Besitos

Ariel dijo... [Responder]

Me ha parecido muy interesante y divertido por tu reseña.

En estos momentos leyendo No llorar, el demoledor libro sobre la guerra civil española escrito por Lydie Salvayre y ganador del Premio Goncourt.

Besos