jueves, 18 de agosto de 2016

La vida fácil. Richard Price


     "Fuerza operativa Calidad de Vida: cuatro sudaderas en un taxi falso apostado en la esquina de Clinton Street, junto a la rampa de salida del puente de Williamsburg. Su cometido: determinar el perfil de la ruta del salmón entrante; su mantra: droga, armas, horas extra; su lema: todo el mundo tiene algo que perder."

     La idea, entre tanta novela negra en el mercado, de encontrarme con una que apostara por un realismo casi total, me parecía sumamente atractiva. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, La vida fácil.

    Conocemos a Eric Cash, encargado de un restaurante, mientras regresa a casa una noche junto a Ike Marcus, el barman. Es la noche en la que matan a Ike. Erik declarará ante la policía que aparecieron dos chicos, pero su declaración no parece convencer a la policía que tendrá que investigar el homicidio.

     Hay que empezar diciéndolo: Richard Price es guionista de la serie The Wire. Y hay que decirlo de entrada porque la novela tiene todo lo que se le supone al guionista de esa magnífica serie: realismo, calles, personas de verdad, diálogos endiablados, investigación, miserias personales, policías... Todo, absolutamente todo. Así que si os gusta la serie no hace falta que sigáis leyendo.
     La vida fácil comienza con un asesinato y con la presentación de sus personajes. A partir de ahí el autor se decanta por diseccionar ese asesinato, no sólo en su resolución, sino también en la medida que afecta a todos los implicados y sus círculos. De este modo la novela se apoya en un realismo que es casi tangible a medida que vamos avanzando. El ritmo ante una novela que trata básicamente de la investigación policial, trabas incluidas, lo otorgan los diálogos. Y es que Price es brillante en los diálogos, esa parte tan complicada de los libros en la que nos encontramos con personajes que no cambian de voz entre ellos o niños adultos, Price la borda. De hecho tiene un interrogatorio que si os dijera que supera las cuarenta páginas, seguro que os asustaba, pero en realidad sólo por esa parte ya merece la pena echarle un vistazo a esta novela.

     Entramos en el Lower East Side, conocemos sus calles, su ambiente y acompañamos por sus calles a los policías Matty y Yolonda, pero también conoceremos el impacto general. Y si comienzo hablando del barrio en el que se produce, es porque llega un momento en el que, incluso en una novela cargada de diálogos, el barrio se convierte en un personaje más, un personaje multirracial, con diferencias y presiones que a veces hacen saltar a sus habitantes, que habla precisamente por la boca de ellos. Hablar, una vez más la palabra mágica en este novela. Descubrir cómo les afecta, sus reacciones en un interrogatorio, las presiones de la policía, las contradicciones, la trampa. Conocer a Yolonda, un personaje redondo en muchos sentidos. Partir, en definitiva, de la declaración de un testigo que hace aguas porque, para empezar, se contradice con la de otros dos, e ir tirando del hilo hasta descubrir qué pasó.
     ¿La pega? Porque siempre parece haber una pega, esto es así. En este caso la pega es la ausencia del malo carismático que tira de la novela. Pero claro, Price no quiere hacer una novela de ficción que lleve la etiqueta "trepidante", él prefiere optar por el realismo. Y en la vida, suceden estas cosas con los malos.

     El resultado, aunque digan que al autor le fastidia ser reconocido permanentemente como guionista de la serie, es una novela perfecta para los amantes de la misma. Una buena novela, como también lo fue Los impunes, que no puedo dejar de recomendaros.

     Y vosotros, ¿en una novela negra preferías la espectacularidad o el realismo?

     Gracias.

   

19 comentarios:

Inés dijo... [Responder]

La pega que comentas no me molesta,a veces nos quejamos de novelas plagadas de clichés,así es que si no hay malo malísimo da igual,en compensación parece que hay más realismo.
Un beso

Natàlia dijo... [Responder]

Tengo pendiente estrenarme con el autor, y no sé si será con esta o con Los impunes. Un beso ;)

Atalanta dijo... [Responder]

No he visto esa serie y la novela en principio no me llama mucho.
Besos.

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Nunca vi la serie, pero me diste muchas ganas de leer esta novela. Vengo leyendo muchas novelas de este estilo, y cuanto más real es, más miedo mete. Pero me conforma que sea entretenida y termine bien resulta la trama.
Saludos.

Eva dijo... [Responder]

No me atrae la temática así que la dejaré pasar. Lo que yo busco especialmente es que me entretenga, lo demás me da igual.

Tamara López dijo... [Responder]

Me gusta el género, pero este no me atrae especialmente ^^

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No tiene mala pinta, me lo llevo anotado para leerlo más adelante. Yo prefiero el realismo, si no lo hay... no me llega a gustar la historia.
Besos!

Rocío Gómez Campos dijo... [Responder]

Mmmm, yo creo que pueden funcionar ambas cosas, cada una por su lado. La especularidad engancha, pero el realismo dota a la novela de más profundidad.

Un beso y gracias por la recomendación.

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

No me molesta la espectacularidad siempre que no roce la incredibilidad. Soy muy fan de la novela negra pero es cierto que hay veces que se pasan. Me apunto este título. Pinta muy bien. Besotes!!!

Iratxe dijo... [Responder]

¡Hola!
La voy a leer seguro, me ha intrigado muchísimo tu reseña. Especialmente por el diálogo de 40 páginas que dices que merece la pena leer; me gusta mucho encontrarme ese tipo de cosas en los libros.

Pues... Realismo. Cuando son espectaculares siempre me da la sensación de que lo son demasiado y de que resulta irreal. Y me molesta mucho no creerme lo que me cuentan, hace que no disfrute de la lectura.

No he visto la serie, pero si leo la novela y me gusta probablemente me anime a echarme un ojo.

¡Un saludo!

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Yo me inclinaria por la mitad de ambos no???
Cariños

CHARO dijo... [Responder]

A mí me gusta más el realismo.Besicos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy vere que tal y segun mientras tenga un buen suspenso y final sorpresivo. Te mando un beso

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Pues la verdad es que tiene buena pinta, no importa que no haya un malo al que guillotinar. A mi me llama lo que cuentas. Los impunes tampoco la he leído. Tomo nota.
Besos

Shorby dijo... [Responder]

Esta vez no me lo llevo, lo dejo pasar =)

Besotes

Carla dijo... [Responder]

Pues me dejas con curiosidad, así que le echaré un vistazo a ver que tal
Besos

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

No conocía la novela. A la novela negra no me puedo resistir pero si es realista mucho mejor...hay veces, que cansa tanta historia extravagante y se agradece algo más normal.

Besitos

Anita Nsf dijo... [Responder]

No pinta nada mal. Un beso

Marcelo Z dijo... [Responder]

Parece que Price se ha puesto de moda en novela negra. Creo poder conseguir una edición de éste tanto como de 'Los impunes', aunque no me apasiona el género, S.
Apuntado queda.
Un beso.