sábado, 20 de febrero de 2016

Dedicatorias literarias


     Esto se presenta como una obra de ficción y no está dedicada a nadie.
     Charles Bukowski

     A casi todos, a casi nadie, a ti, dijo Roberto Juan Roz mientras Henry Miller se lo dedicaba directamente A ella..Para Don Delillo dijo Auster en Leviatan mientras Delillo decía Para Paul Auster en Cosmópolis. Y lo mismo hicieron Antonio Muñoz Molina y Elvira Lindo hace ya tiempo en sus libros, dedicándoselos el uno al otro.
     A María, a Elena, a Cristina, a mi madre, mi mujer, mi amante, mis hijos... lo cierto es que casi todos los libros, seguro que habrá alguno que no, comienzan con una dedicatoria que todos leemos pensando en quién será esa persona que se esconde detrás de unas letras. Quién ayuda, apoya o inspira, quién existe para la pluma que nos comenzará apenas unas páginas más allá, la historia que nos va a ocupar las próximas horas, días o incluso semanas. Y las leemos despacio, casi a media voz sabiendo que estamos ante la parte más íntima de una novela, el único lugar en el que podemos percibir algo del alma del autor, ya sea por su declaración sincera. A X, dijo Vargas Llosa en Travesuras de la niña mala, en memoria de los tiempos heroicos. Si cada libro tiene su historia, siempre me ha llamado la atención lo poco que se pregunta por sus dedicatorias.
Cumings en su libro de poemas decidió dedicar con un No thanks su obra a las 14 editoriales que lo habían rechazado, mientras que Camilo José Cela dedicaba La familia de Pasucal Duarte diciendo: Dedico esta edición a mi enemigos, que tanto me han ayudado en mi carrera.
No sé en qué momento comencé a fijarme en las dedicatorias de los libros. Supongo que un día, sin venir a cuento y mientras pensaba en a saber qué, me quedé parada en esa primera página durante más tiempo del preciso, y eso me llevó a releer estas primeras líneas en las que tal vez ponía:
Al imaginario lector que podría pagarme medio paquete de cigarrillos si comprara mi libro. Te advierto que no sólo no me identifico con ninguno de los personajes, sino que además, ninguno de ellos querría ser amiga... Cuidado con las sombras.
     Y al verme convertida en ese lector imaginario, me sentí aludida y decidí comenzar a apuntar estas dedicatorias que seguro guardan una historia. O tal vez fue Stephen King cuando habló al Lector Constante en su dedicatoria de La Torre Oscura. Lo cierto es que no lo sé, pero hay algunas que releo y apunto pensando en qué habrá detrás de esas escuetas palabras. Los momentos declarados o los que se esconden entre sus líneas. Esto no es para ti, dice Danielewski en su Casa de hojas. Y uno se pregunta a quién va dirigido, si es una directa o indirecta o simplemente un reto para cualquier lector que decida enfrentarse a esta curiosa obra. Gracias a estas pequeñas declaraciones sabemos que existe una mujer llamada Pilar que no dejó que muriera Saramago, él mismo lo declara en la primera página de El viaje del elefante. Hermosas palabras.

     La autora de El castillo ambulante dedicó su libro a un niño llamado Stephen que le pidió que escribiera un libro con ese título. Me pregunto si Stephen lo recordó al ver el título en una librería, si llegó a comprarlo, a leerlo a verse reconocido. Hay todo un mundo detrás de las dedicatorias.      Algunas son incluso una muestra del carácter o ingenio del autor. Ese hombre que dice Dedicado a la mala escritura no puede ser otro que Bukowski, no nos extraña. Como tampoco lo hace la frase de Tobías Wolf: Mi primer padrastro solía decir que con todo lo que no sé se podría llenar un libro. Aquí está. De hecho esta dedicatoria me hizo jugar con la más que improbable posibilidad de que su padrastro hubiera sido mi profesor de inglés en un momento determinado. O una reencarnación. El caso es que me hizo sonreír, como lo hiciera también Shannon Hale con su declaración A Colin Firth. Eres un gran tipo, pero estoy casada, así que creo que debemos ser sólo amigos. Esta también la releí, confieso, bastante sorprendida. Como podéis ver, hay dedicatorias para todos los gustos, y algunas incluso nos hacen soñar con sus secretos, los espacios entre sus letras y lo que significa para quien puso esas letras allí. Otros tal vez soñarán con ver su nombre impreso un día en un libro, pero no como autor, sino en esa primera página y cuando Rubén Bonifaz dice Aquí debería estar tu nombre, asienten en silencio pensando en lo que debe de ser verse justo antes de comenzar nuestra historia favorita. Quizás sueñen con abrir un día un libro cuya dedicatoria se dirija directamente a ellos; un poco como aquella que hiciera Neil Gaiman leyendo la mente de muchos de sus innumerables fans: Ya sabes como funciona esto. Coges un libro, saltas a la dedicatoria y descubres que, una vez más, el autor ha dedicado su libro a alguien que no eres tú. Y mientras el lector asiente, Gaiman continúa diciendo: No será así esta vez. Y sienta un escalofrío porque los libros tienen algo de sueños y por qué no soñar desde la primera página.

     Como ya he dicho, me gustan las dedicatorias. Lo que aún no he comentado es que me siento aludida en cada una de cada libro que leo y me gusta. No necesito que digan en voz alta lo que para mi es un secreto a voces y es que cada vez, cada libro que leo y me gusta, cada historia de la que me queda un trocito dentro y recuerdo en el tiempo, estaba escrita para mi. Si una historia me emociona, me llena, me hace pensar... es mía. Danielewski se equivocaba, ¡porque su libro si fue para mi!

     Y vosotros, ¿sois de fijaros en las dedicatorias de los libros?, ¿hay alguna que haya gustado especialmente?

     Gracias

     La dedicatoria se suprime a petición de parte
Juan José Arreola

33 comentarios:

Unknown dijo... [Responder]

En mi libro,"Muertes de sobremesa",brindo un pequeño tributo a aquellos que,sin quererlo (y sin saberlo), se convierten en parte imprescindible de la trama. Ahí va: "A todos aquellos que han construido su futuro sobre los cimientos de un pasado estipendiado".

Arila dijo... [Responder]

Yo tengo que reconocer que no me suelo fijar en ellas, pero me ha parecido muy interesante leer esta entrada, quizá ahora lo haga :)
Un beso!

Lady Aliena dijo... [Responder]

Algunos de mis libros están dedicados por la persona que me los regaló o por el autor, que amablemente ha estampado su rúbrica y unas palabras sobre la primera página. Estos libros son mis preferidos porque tienen un valor añadido. Besos.

Mangrii dijo... [Responder]

Hola :) A mi me encanta leer tanto los prólogos como las dedicatorias, creo que tienen un valor especial. La del Castillo ambulante la recordaba perfectamente, y con alguna de Gaiman otro tanto de lo mismo, creo que la de Coraline era de mis favoritas. Me ha gustado y sorprendido lo que has dicho, que las tomas como si fueran para ti, y creo que voy a probarlo, quizás me lleve alguna sorpresa. Un abrazo^^

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Preciosa reflexión de sábado, me encanta leerte ;)
sí, me fijo en las dedicatorias, cómo no hacerlo, es una pequeña confesión del escritor, me encanta. Reconozco que no me las anoto, pero sí me han paladearla y reflexionar.

Y también me encantan las dedicatorias de los libros cuando se regalan, se firman, se comparten.. pero este sería otro tema.

Besitos

Raquel C. Arcos dijo... [Responder]

"¡A quién sino a ti!" reza la dedicatoria del último libro que he leído. ¡Irrepetible! Gran artículo. Creo que es inevitable fijarse en las dedicatorias, y difícil es creer que no se dirigen a uno cuando son tan personales que nos sentimos identificados con ellas. Gracias. Un saludo.

Ana González Duque dijo... [Responder]

A mí siempre me ha gustado la dedicatoria de "Panteón", la tercera parte de "Memorias de Idhún" de Laura Gallego: "Para todo aquel que haya soñado alguna vez con un cielo iluminado por tres lunas".
En mis propios libros siempre me rompo los cuernos con la parte de la dedicatoria porque es algo en lo que, como tú, me paro siempre. Ahora que deconstruyo los libros que leo, aún más.
Me siento especialmente orgullosa de la de "Leyendas de la Tierra Límite": "A J.R.R. Tolkien, Ursula K. LeGuin, J.K. Rowling, Michael Ende y Laura Gallego, que me prestaron la llave de Fantasía. Y a mis padres, que me enseñaron qué puerta tenía que abrir".
Un post maravilloso.

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Sí, las suelo leer, pero no recuerdo ahora mismo ninguna que me haya llamado especialmente la atención. Es interesante leerlas, de todas formas. Sí que te preguntas quién será esa persona o qué habrá querido decir el autor con esa dedicatoria, cuando son una especie de broma privada. Besotes!!!

Noelia dijo... [Responder]

La he leído esta mañana mientras desayunaba y ahora mientras tomo el aperitivo. Sencillamente me encanta! Yo soy mucho de dedicatorias, sale toda mi imaginación sobre qué y quién hay detrás de ellas, pero en cuánto a lo abstracto que a veces dignifica esas escuetas palabras.
Maravilloso Post de corazón te lo digo.
Besos

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo... [Responder]

Leo todas las dedicatorias, claro: forman parte de cada libro y, como devorador que soy de los mismos, no dejo pasar sin leer ni una página.
Aunque no recuerdo ahora, especialmente, a alguna de aquellas que me hay llamado la atención.
Saludos, Mientras Leo.

Mara Oliver dijo... [Responder]

Yo también soy coleccionista de dedicatorias :D genial el post, es totalmente para mí ;)
Vas a twitter, :P
¡un abrazo!

Carmina dijo... [Responder]

Suelo leer las dedicatorias,incluso me detengo más tiempo del necesario en algunas ocasiones, pero nunca las apunto, ni siquiera aquellas que me parecen más originales. Muy interesante tu entrada

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Me gustan mucho las dedicatorias y siempre me fijo en ellas; en la mayoría de los casos es un vistazo al alma del autor, creo, algo muy íntimo que comparte porque así lo siente o necesita. He leído muchas muy bonitas y que me han conmovido, por cierto :)

Besos.

Nina dijo... [Responder]

yo si que me fijo en muchos casos hay algunas muy bellas, a mi por ejemplo me gusta mucho el de El lector constante de Stephen King

Caminante dijo... [Responder]

Me parece una colección muy original la de dedicatorias de libros. Yo siempre las leo, aunque no siempre medito sobre ellas.

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Desde que leí un post sobre dedicatorias originales (http://www.eraseunavezqueseera.com/2014/06/25/originales-dedicatorias-de-libros/), me fijo y mucho. Como siempre, me ha parecido muy interesante tu entrada y quería compartir una anécdota.
Me encantaron las dedicatorias de la saga "Una serie de catastróficas desdichas". Eran muy bonitas y originales, y si las leías seguidas te dabas cuenta de que cotaban una historia. Además, hacían referencia siempre a una misma persona, la cual resultaba ser un personaje ficticio del libro. Muy elaborado, de las mejores dedicatorias que he leído.
En fin, gracias por compartir tus pensamientos.
Un saludo,
Laura

Martina Albeaga... dijo... [Responder]

No las leía, hasta que Rosalía me comentó, y lo dijo en una reseña, que la dedicatoria de Esteban Navarro en su novela La noche de los peones, era muy emotiva. Ahí me picó la curiosidad. Tengo la mala costumbre de saltarme dedicatorias y prólogos de otros escritores alabando al escritor.
Besitos.

Francis dijo... [Responder]

Yo suelo fijarme en las dedicatorias y también sueño en todo aquello que puede haber detrás de ellas¡¡ qué pasada de entrada¡¡ cómo te lo curras¡¡ me ha encantado¡¡

CHARO dijo... [Responder]

La verdad que sí que me fijo pero hasta ahora no me ha llamado ninguna la atención, sin embargo me han hecho gracia alguna de las que tú pones.Besicos

Margari dijo... [Responder]

Sí que suelo fijarme en ellas. Siempre pienso que quizás, gracias a esas personas a las que dedica la obra, puedo estar yo ahora leyéndola. Y las hay muy curiosas, como las que has puesto. Muy buena entrada.
Besotes!!!

Noa dijo... [Responder]

Casi siempre se dedica el arte, así que, curioso.

Espero que todo siga bien,

Noa

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy siempre son una forma de mostrar aprecio o cariño. Genial entrada

Marisa G. dijo... [Responder]

Jejeje la de Colin Firth me ha encantado jejeje.. Yo también le dedicaría algo. Me encanta leer dedicatorias e igualmente me voy planteando y preguntando quieres serán los que se esconden tras ellas. Me parece precioso que alguien te dedique un libro ante los ojos del mundo. Besos.

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! La verdad es que si las suelo leer, me gusta mucho además, pero se me olvidan pronto y ahora mismo no recuerdo ninguna, jejeje.
Besos!

Anita Nsf dijo... [Responder]

Yo me suelo fijar en practicamnte todo.

Cristina Roes dijo... [Responder]

¡Genial post el tuyo! Lo sabes, pero tenía pendiente regresar, decírtelo y que quedase por escrito jijjiji ;))
Ya echaba de menos leerte. Besos

AMALIA dijo... [Responder]

Suelo fijarme en las dedicatorias.

Creo que son algo especial para el autor del libro.

Un beso. Feliz domingo.

Conxita Casamitjana dijo... [Responder]

Muy interesante entrada.
Yo siempre leo las dedicatorias, me gusta hacerlo y pienso que es importante para el autor, tanto que dedica unas palabras y mi manera de agradecer ese libro es leyendo esas dedicatorias. Me parece precioso que alguien te dedique unas palabras en un libro.
Saludos

Shorby dijo... [Responder]

Me ha encantado la entrada, genial!
Sí que me fijo en las dedicatorias, hay algunas bien curiosas =)

Besotes

jordim dijo... [Responder]

Cuidado con las dedicatorias...

Rebeca Favila~ dijo... [Responder]

¡Hola!
Siempre es interesante ver las dedicatorias de los libros, antes no me fijaba mucho en ellas y ahora en mi carrera es parte de lo que tengo que estudiar para entender parte del texto. Mi dedicatoria favorita hasta el momento es la que le hace Juan Zorrila a su esposa en Tabaré, es genial y muy bonita.
Saludos Infinitos.

albanta dijo... [Responder]

Yo sí que me fijo. Hay algunas muy curiosas

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Siempre leo las dedicatoria. Les presto atención, pero no les doy mayor importancia, salvo que vea que el destinatario es alguien del que haya oído nombrar.
Saludos.