viernes, 25 de octubre de 2013

Llorar




     No soy una persona de lágrima fácil. De hecho lloro muy raras veces en público, excepto cuando lo hago delante de multitudes. Sin embargo mis multitudes no tienen ojos, sino letras. Porque reconozco que algunas de esas tardes en que me he sentado en el suelo, en mi rincón favorito aprovechando el silencio... hubo quien puso a traición palabras que hicieron que me emocionase. Pocas, sí, pero me ha pasado. Me ha pasado despedirme con pena de un libro cuando hubiera querido quedarme eternamente entre sus líneas, convirtiendo sus personajes en improvisados vecinos, y también me ha pasado que, de tanto hacerme confesiones al oído han conseguido que mi corazón se contraiga hasta hacerme soltar alguna lágrima peregrina acompañada de miradas desconfiadas por si tenía algún acompañante indiscreto.

     Me emocioné al conocer a Stoner, por el simple hecho de conocerlo, de verlo.. y casi por tener que despedirme de él. Y también con Fantine, madre, mujer.. perteneciente tal vez a ese estrato social que titularon Los Miserables. Cómo no hacerlo. Quién no lee con el corazón en un puño La sonrisa Etrusca o sonríe con emoción cada vez que un buen hombre comienza una frase diciendo "Sostiene Pereira.." Recuerdo haber seguido Las travesuras de la niña mala sin esperar que al final iban a llegarme de una forma tan profunda. Cómo no acordarme de Desgracia, cuya atmósfera te impregna hasta la desolación o de ese libro titulado Nunca me abandones, que coge al lector y lo estruja.
     Jamás busco libros tristes, no lloro con historias de amor, sino por mi propia cuenta, me emocionan otro tipo de relaciones que hacen que lea Grandes Esperanzas y tenga el corazón en un puño en el momento equivocado si lo comparo con otros lectores. Y tengo que confesar que mis rarezas se extienden hasta este punto, porque me emocionan las palabras. No por haber expresado con ellas un sentimiento sino por hermosas. Las descripciones, de una ráfaga de viento, de un poco de lluvia, un rayo de sol... Supongo que si la luz del sol en un ángulo determinado puede convertir una flor en una obra maestra, lo mismo sucede en un texto. Y cuando me encuentro con algo así lo releo con emoción contenida por haber encontrado un tesoro. Lo memorizo, lo anoto, lo mastico... me lo quedo.

     Como empezaba diciendo, no soy una persona de lágrima fácil. Hay quien si lo es y es capaz de emocionarse con mil y una películas, a mi con el cine me cuesta más. Tal vez porque esos personajes si que me ven desde el otro lado de la pantalla. No lo sé. Pero me he dado cuenta que una persona puede decir tranquilamente haber llorado viendo Lo imposible y nadie se lleva las manos a la cabeza. Ahora, si afirmas que has llorado leyendo un libro te tropiezas con un arco de cejas levantadas con incredulidad. Se puede llorar por muchos motivos: por alegría, por pena, incluso por estornudar muchas veces seguidas. Y en mi caso tengo que decir, que también puedo dejar caer una lágrima de pura admiración.

     Y vosotros, ¿os habéis emocionado con algún libro que nos queráis compartir?

     Gracias

91 comentarios:

unlibroparaleer.com dijo... [Responder]

Pues llorar con un libro no, pero sí que me he vuelto más sensiblón... será la edad jejeje

Carax dijo... [Responder]

Si, no recuerdo el nombre del libro, pero recuerdo que era porque se moría el abuelo del protagonista. También me acuerdo que cuando mi padre entró en mi habitación y le expliqué la razón de mi desasosiego me preguntó si estaba bien de la cabeza... Jajajaja
Besos

Quadern de mots dijo... [Responder]

Sin ser de lágrima fácil reconozco que algunas situaciones en alguna novela y también en alguna que otra película me han hecho saltar las lágrimas.
Generalmente son situaciones muy personales y que por ese motivo me conmueven más. Que recuerde me saltaron las lágrimas en "Mi hermana vive encima de la repisa" y "Emma" de Maria Barbal.

Sonsoles dijo... [Responder]

Hola!
Pues si, lo confieso, he llorado con libros y con películas. Pero creo q cuando salen más de dentro es cuando no es nos identifiquemos con lo q hemos visto o leído, es que lo que hemos visto o leído nos ha visto o leído a nosotros.
Ahora mismo no recuerdo nada más q dos, el libro q te mencioné el otro día "Amor en tiempos del cólera" porq me emociona cómo está escrito, lo delicado del entramado de sus frases y sus metáforas. El otro día terminé hecha un basilisco con el final de "La insoportable levedad del ser" de Kundera, .... Películas, ainss no puedo evitarlo con "El hombre de Alcatraz" o "Cadena perpetua" ..
Besos

Trinity P. Silver dijo... [Responder]

Yo sí soy de lágrima fácil y lloro con películas, con libros, con cualquier cosa que me emocione de alguna manera. El último que leí que me hizo soltar alguna lágrima fue: Ojos azules en Kabul de Anabel Botella.
Besos

Marisa G. dijo... [Responder]

En cuestiones de llanto te puedo dar lecciones. Yo lloro, mucho. Soy llorona por naturaleza. Yo mucho con la tele, no tiene necesariamente que ser una peli, que también. Es ver a alguien llorar, a través de la caja tonta o en la realidad, y es echarme a llorar también. Me duele mucho el dolor ajeno, casi tanto como el propio. En cuanto a los libros, también. He llorado con algunos, no muchos pero sí me he sentido emocionada con bastantes. Llorar, por mucho que se enrojezca la cara o te salgan mil arrugas alrededor de los ojos (doy fe), es un sentimiento más noble que la alegría. Reír es importante pero llorar también. Besotes

Meg dijo... [Responder]

Vale, confieso que con "Lo imposible" no derramé ni una lágrima, y que conste que me gustó.

Yo soy de lágrima más fácil, así que puede que mis emociones no tengan tanto "mérito" (por así decirlo). Tampoco es que llore con cualquier cosa, pero vaya, que no es difícil. Lo de anotar párrafos y fragmentos especiales he empezado a hacerlo hace relativamente poco, soy muy caótica, pero al ver que no localizo determidas palabras que me han llegado me he pusto las pilas.

Y nada, lloro con pelis y lloro con libros. Ejemplos recientes: Stoner, dos últimos capítulos con el corazón en un puño, al cerrar el libro me dejé llevar por las lágrimas. Otro reciente: Brooklyn Follies,m en este caso de emoción, de felicidad, de energía transmitida.

Un besote y buen finde. Me ha encantado la entrada :-D

Capitán Smith dijo... [Responder]

Por supuesto. Buenos días. Ante un libro, pelicula, paisaje, un buen gesto, música...todo lo que atrapa en una emoción y pone en marcha tus sentimientos. Besos y me ha gustado mucho lo que has escrito

Cathaysa Pege dijo... [Responder]

Tengo que reconocer que solo me acuerdo de haber llorado una vez leyendo, pero llorar llorar no una o dos lagrimillas, fue con el tercer libro de una trilogía de fantasía, Sendero de Tinieblas de Guy Gavriel Kay. No se si decir porque lloré, bueno diré que mataban a mi personaje favorito. Con los años volví a releerla y esa vez no lloré pero me dolió igual. Otro final que me conmociono, no lloré pero tuve que empezar a leer otra cosa porque no podía dormir con eso en la cabeza, fue con Tuareg de Alberto Vázquez-Figueroa, tampoco quiero contarlo pero me hizo sentir fatal. Otra muerte fue la que me hizo dejar de leer Los pilares de la Tierra, durante meses, no podía con tanta injusticia (creo que he dicho alguna vez que lo leí estando embarazada, las hormonas y los libros aveces se pelean a muerte)Emociones con los libros muchas la verdad, no podría contarlas todas, sería muy laaaargo. Feliz Viernes.

Lady Aliena dijo... [Responder]

Emocionarme hasta tal punto, no. Pero es verdad lo que dices de que hay libros que no quieres acabar, que hay personajes que se te quedan clavados y llegas a quererlos como a amigos o familiares.
Alguna vez he estado enganchada a un libro sólo por sus personajes.

Ya sabéis o imagináis el motivo de mi nick.

Yo siempre digo que no hay mejor compañía que un libro. Por eso estoy de acuerdo contigo en que es mejor huir de los libros tristes, porque para trsitezas... ya tenemos el día a día.

Libros, me han marcado muchos. Por decir alguno: Los pilares de la tierra, El médico, Jane Eyre...
Me encantan Aliena y Jack, Robert Cole o Jane Eyre entre otros muchos presonajes.

Muy buena entrada.
Besos y buen finde.

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Uf! He llorado con muchísimos libros, y creo que con casi todos me he emocionado hasta el punto de tener ese nudo en la garganta y los ojos húmedos. Son siempre son lágrimas de pena, la mayoría de veces son de emoción, incluso de alegría. Literatura conmovedora.

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Pues yo sí soy de lágrima fácil así que, unos cuantos. A bote pronto, se me ocurre el final de "El Perfume", que no comentaré por si alguien lo quiere leer y no voy a andar spoileando. Jajaja. Besotes.

Valaf dijo... [Responder]

Pues mujer, hasta ese punto no recuerdo ningún libro. Pero me pasa lo contrario que a ti: con las pelis me emociono más, y de esas hay varias, al punto que soy incapaz de verlas de nuevo.

Un beso y buen finde

susana palacios dijo... [Responder]

Pues yo si que me he emocionado con libros,canciones,peliculas etc y esque si me tocan la fibra me pongo sensible,muy buena entrada!!besotes

Framboise dijo... [Responder]

Tanto como llorar, no. Pero quedarme sin aire, como paralizada, como embelesada de lo que me maravilla una frase, un párrafo... sí. Y a menudo.
Y es más: diría que más que llorar me abren una gran sonrisa por el tesoro que acabo de descubrir.
Y ya que preguntas por un título en particular, te cito otra vez "Los hilos del corazón" de Carole Martinez que es, hasta la fecha, el último que me ha producido esas sensaciones.
Un besote sonriente. :)

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

Uisch! Me pillas en fase blandita pero tengo que decir que soy una "emocionada de la vida" me llegan muchas cosas de las que veo, leo, vivo peeeeeeero reservo mucho las lágrimas a lo privado ( es decir, mejor sola) es algo que me cuesta mostrar. En público abro mucho los ojos y miro para otra parte ( funciona).
Ya os conté mi experiencia Stoner, no lloré porque estaba en un parque pero me costó, eh?? (confieso que fue después). Me pasó algo similar con Mil soles espléndidos, ohhh, mal rato... Y muy fuerte, con Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, este sí que me sorprendió siendo el pan de cada día, supongo que verlo en un libro me hizo llorar lo que no puedo en la realidad.
Me gusta el llanto por admiración es de lo más especial.
Un post muy bonito, me ha encantado
Me voy sonriendo. Buen finde y besos

Polly dijo... [Responder]

Lloras porque eres humano, porque tienes empatía con los personajes te identifiques con ellos o no, lloras porque lo sientes por ellos, lloras porque eres buena persona, lloras porque estas viv@.

un abrazo

Doctora dijo... [Responder]

Yo lloré leyendo "Katina" de Roald Dahl, lo recuerdo porque nunca antes había llorado leyendo nada, y creo que no lo he vuelto a hacer.

Antes resistía más, pero últimamente estoy más sensible y lloro o me entran ganas de llorar más a menudo.

Manuela dijo... [Responder]

Me declaro llorona, no tengo remedio, aunque cada vez menos, pero he llegado a llorar hasta con anuncios de Coca Cola, no digo más... Pero sin duda lo que más me emocionan son los libros, me sumerjo de tal forma que la palabra escrita me llega a lo más hondo y no necesariamente lloro siempre con lo más obvio, normalmente ni siquiera es así.

Muchos de los libros que nombras me han arrancado lágrimas pero por nombrar uno distinto y que, además, he leído este año, hablaré de "Nada se opone a la noche" de Delphine de Vigan. No es que me hiciera llorar, es que me emocionó y conmocionó de tal forma que tenía que parar de leer y respirar antes de continuar. No exagero, a veces lo abro al azar y sus palabras siguen causándome el mismo efecto.

Tatty dijo... [Responder]

Yo confieso que también soy una persona a la que le cuesta mucho emocionarse y soltar la lagrimilla, pero hay algunos libros que lo han conseguido entre los que recuerdo El cuaderno de Noah o Caballo de batalla
besos

Nube de Frases dijo... [Responder]

Había dedicado buena parte de mi vida a intentar no llorar delante de las personas que me querían, así que sabía lo que estaba haciendo Augustus. Aprietas los dientes. Miras al techo. Te dices a ti misma que si te ven llorando, sufrirán, y solo serás tristeza para ellos, y no debes convertirte en mera tristeza, así que no llorarás, y te dices todo esto a ti misma mirando al techo, y luego tragas saliva, aunque la garganta no la deja pasar, y miras a la persona que te quiere y sonríes.

(Bajo la misma estrella)

Cartafol dijo... [Responder]

Yo soy llorona y leyendo a veces he llorado,ahora no recuerdo un libro concreto pero depende mucho de como esté de animo

Luis Miguel Morales Peinado dijo... [Responder]

¿Llorar y volar es lo mismo? Porque eso sí que me ocurre con un buen libro o una buena frase: me veo dándome un golpe con el techo en menos de nada...
Yo siempre digo que, por desgracia, soy muy hombre. Nada, que no me salen las lágrimas, solo en contadas ocasiones. Y no será por ganas más de una vez.
Sin embargo, cuando salgo de mañana en invierno, del contraste entre el frío y las temperatura de mi casa, pues que se ponen a llorar mis ojos... ¿O será por tener que ir al trabajo?
Un besazo y de nuevo un placer leer tus reflexiones.

j. dijo... [Responder]

Pues sí, hay libros que me han hecho llorar. Por ejemplo "Villette", de Charlotte Brontë.

Me ha gustado mucho esta entrada. Mucho.

Besos

Darío dijo... [Responder]

Yo sí me emociono, sobre todo, con las "disquisiciones melancólicas" de Marías... Un abrazo.

Jerónimo dijo... [Responder]

Emocionarse es algo natural en las almas sensibles y creo que jamás debemos juzgar si está bien o mal, más bien deberíamos tomar ejemplo porque el ser sensible no es un defecto, es más bien una rara virtud en estos tiempos que corren.
Yo me he emocionado con algún libro que otro, por supuesto y también me he reído o me he cabreado, porque como bien apuntas, hay que leer con el corazón y adentrarse en la historia hasta formar parte activa de ella.Recuerdo haberme emocionado con el Diario de Ana Frank.

Un abrazo.

moderato_Dos_josef dijo... [Responder]

Últimamanete con uno en especial: La Piel Fría, de Albert Sánchez Piñól.
Y ahora, leo uno fantástico o del género romántico. Lo reconozco, no es mi género y nunca lo fue. Pero su autora, Luisa Fernández (conocida mía del mundo blogero) una escritora novel, pero currada desde hace años, imprime una narrativa limpia y preciosa, que dificilmente enuentras hoy día. Me ha impresionado. Y sí, ha habido determinados capítulos que me han resultado más que emocionantes, mágicos incluso. Te recomendaría que lo ojearas, creo que estamos ante una nueva promesa de escritora,y posiblemente, según tengo entendido también abarcará novelas de misterio triller y acción. Sellama Alcander. se publica en la Casa de Libro en ebook con el sello Tagus.
Besos.

Laura dijo... [Responder]

Yo reconozco que soy bastante llorona, lloro con pelis, con libros, pero muchas veces son lágrimas de emoción, no de tristeza.
Una entrada muy original.
Besos!!

Viviendo de risa dijo... [Responder]

Yo que me paso la vida riendo, soy muy llorona con los libros. Es raro el libro que no me emocione y con el que no suelte alguna lagrimilla. Pero con el que más he llorado, pero a lágrima viva, ha sido EL MENSAJE de Nicholas Sparks.

Manderly dijo... [Responder]

No creo ser de lágrima fácil pero algunas veces estoy tan metida en la historia que sin esperarlo notas en tu propia piel la alegría, la tristeza y, en mi caso, sobretodo la emoción de los sentimientos de los personajes.
Son varias las novelas con las que me ha ocurrido esto pero la que más recuerdo es 'Los besos no se gastan' de Raquel Martos.
Saludos.

Yahira potterica dijo... [Responder]

Yo soy de lágrima fácil, a la mínima ya estoy llorando
un beso

JaaC 61 dijo... [Responder]

Buena reflexión...

He de decir que ganas de llorar en bastante ocasiones o por lo menos de sentir pena, pero en mi caso es casi imposible...debo de tener una coraza..

Aunque hay historias que uno siente algo...

Bssss....

loquemeahorro dijo... [Responder]

Yo lloro mucho con los libros, y como casi siempre leo en el Metro, lo hago en público.

Es lo bueno del transporte público que gratis tienes hasta espectáculo.

Ayer mismo lloré con "Todas las criaturas grandes y pequeñas" de James Herriot. Y hará tres semanas con la valentía de los madrileños que caían frente a las armas francesas en "El 19 de marzo y el 2 de mayo" de Galdós.

CHARO dijo... [Responder]

Ahora no puedo enumerar los libros y películas que me han hecho llorar porque mi memoria me falla pero sí, he llorado leyendo y en el cine. También te digo que me río con facilidad con escritos graciosos y películas cómicas:Besicos

ebookenfeitizado dijo... [Responder]

Yo soy de emocionarme muy fácilmente, más que de soltar la lagrimita. Digamos que suelo controlar. ¿Con los libros? Pues sí los hay. Por conexión con los personajes e incluso por similitudes con tus propias experiencias personales. Creo que precisamente por ello nunca encuentro el momento de ponerme con La abuela Lola...
Un saludo

laurita dijo... [Responder]

Me ha encantado tu entrada, pero a pesar de que la he leído entera, me he quedado en la parte que dices te emocionan las palabras. En ello coincido totalmente contigo. En ocasiones, mientras leo, lágrimas silenciosas se derraman de mis ojos, no por la historia, sino por la forma de las letras, la manera en que el autor entrelaza cada palabra hasta que estas ocupan el lugar perfecto. Como tú, no lloro por las escenas tristes, sino por descripciones hermosas.

laura silva dijo... [Responder]

cuando leí el título de la publicación recordé un poema de Oliverio Girondo, ¿lo conocés? "Llorar a lágrima viva", luego me vi identificada, no necesariamente con las historias que citaste (porque no las he leído) pero recordé mi primera experiencia con las lágrimas fue cuando descubrí el final de "Platero y yo" del maestro Juan Ramón.

Marilì acosta dijo... [Responder]

Preciosas palabras llenas de sentimientos!!!!

Llorar?? soy una llorona,lloro por todo,un libro,una pelicula,un anuncio(si,si) una palabra mal dicha...y asi te podria seguir diciendo mas y mas cosas jajajajaj....tb es verdad,q en el lado contrario(la risa) tb soy igual...portodo!!! jajajajaj

Besitos y buen fin de semana!

Norah Bennett dijo... [Responder]

La última vez que me emocioné fue leyendo La hora de la estrella de Clarice Lispector, ya lo siento por esos que arquean las cejas, peor para ellos.
Besos y a seguir emocionándose.

Puesto de Lectura dijo... [Responder]

"La gárgola", de Andrew Davidson. Y si lo lees, no dejes de decirme qué tal :)

albanta dijo... [Responder]

Es muy díficil hacerme llorar, en público. Ningún libro lo ha conseguido aunque muchos me han encogido el corazón.

Sheol13 dijo... [Responder]

Me acuerdo que el primer libro o relato con el que lloré fue Corazon de Edmundo de Amicis, luego ya no me acuerdo, pero parece que este fue uno de los que mas me han marcado. Un abrazo.

Enzo dijo... [Responder]

Llorar, llorar no me ha pasado nunca pero si me he emocionado, recientemente, con "India mon amour" de Dominique Lapierre y con "Colinas que arden, lagos de fuego" de Javier Reverte. Parece un poco simple pero los libros de personas (reales) me afectan.
Un beso.

Olga dijo... [Responder]

Yo soy super-llorona, lloro con todo, una pena, me gustaría ser mucho más fuerte.

Ana Blasfuemia dijo... [Responder]

Yo soy de lágrima fácil, pero con dos matices: en privado y por cosas raras (detalles). Así que depende del momento cualquier cosa puede ser un disparadero: una canción, una película, un libro, una chorrada... No busco especialmente libros tristes, en realidad no busco que un libro sea triste o alegre, no suele echarme para atrás que el libro contenga historias duras. Suelo buscar buenos libros, ya que sea triste o alegre, o sesudo o simple.. pues ya me va a dar igual.

He llorado con bastantes libros, pero es tan personal...

Besos!

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Soy de lágrima fácil, así que no es difícil hacerme llorar, aunque no me ocurre con frecuencia con libros. La última vez que lloré con un libro fue con La cabaña del tío Tom, y recuerdo también haber llorados a mares al terminar La casa de los espíritus.

Una entrada muy interesante.

Besos.

Lola dijo... [Responder]

Te diré que más de una vez he llorado leyendo un libro, y también he dejado otros a medias porque me producían dolor, también he reído mientras leía, pero más de una vez quise no haber empezado un libro que tanto desasosiego y rabia producían en mi sus situaciones.
Y es que lo libros son ventanas al mundo, es interesante asomarse a esas ventanas, otras veces doloroso, no me gusta leer nada de la guerra civil española, porque sin haberla vivido me hace sentirme muy mal, pero me gusta recordar la historia, y eso me hace llorar más de una vez. Una entrada que me ha gustado mucho. Un abrazo.

Gala Vega dijo... [Responder]

Hola,
¡me ha encantado esta reseña! pues con "desgracia" se me encogió el corazón y me quedé sin palabras pero no me hizo llorar. Sin embargo, con el final de "la mujer del viajero en el tiempo" lloré sin poder evitarlo, y eso que iba en un tren!
Besos

Marta Mañes dijo... [Responder]

Yo lloré al escribir el final de Bumi Barú por un mundo mejor. Los escritores también lloramos. Fin y esperanza, esfuerzo y relevo...todos estos conceptos me hicieron saltar las lágrimas al poner el punto final de la novela y sus protagonistas. Bs.

Marta Mañes dijo... [Responder]

Yo lloré al escribir el final de Bumi Barú por un mundo mejor. Los escritores también lloramos cuando escribimos. Fin y esperanza, sueños y vida, con esfuerzo y relevo ...unidos fueron las emociones que me hicieron saltar las lágrimas al poner el punto final al libro y sus protagonistas.

Jara dijo... [Responder]

¡Huff! He llorado con muchos libros. Yo soy llorona aunque para llorar a gusto tiene que ser en privado.
Lloro con las pelis también aunque cada vez menos, debe ser cosa de la edad y quizá la lágrima en ese caso salga con más facilidad pero es más efímera, con los libros las emociones son más profundas.
Quizá el primer libro con el que lloré fue con Diario de Ana Frank, lo leí con doce años, prácticamente la misma edad de Ana Frank y lloré muchísimo. Desde entonces he llorado con muchos más, de los últimos que recuerdo La voz dormida de Dulce Chacón y Mañana no será lo que dios quiera de Luis García Montero.
El nudo en la garganta y la emoción ante la simple belleza de un texto, afortunadamente, muchísimas veces, aunque cada vez ocurra con menos frecuencia.

Besos

Fénix dijo... [Responder]

En mi caso he de admitir que soy muy de lágrima fácil: no podría acordarme de todos los libros, películas, canciones, etc con las que he acabado llorando. Creo que en ocasiones no hay mejor halago para un autor que derramar lágrimas ante la belleza de su obra.

Si he de quedarme con un momento que me emocione especialmente, no puedo sino mencionar el final de "El señor de los anillos". La despedida de Frodo en lo que sin duda es una hermosa metáfora de la muerte, narrada con tanta emoción que nunca consigo leerla sin que las lágrimas empañen mi lectura.

Me alegra ver que sigues tan activa y deslumbrante como siempre. Un abrazo,

Tizire dijo... [Responder]

Soy más de llorar por una serie o película que por una novela, aunque también alguna me ha hecho soltar puñados de lágrimas... Recuerdo que el primer libro con el que lloré fue El Principito, cuando lo leí de adolescente: me llegó muchísimo. 1beso!

Emma Bovary Locaporleer dijo... [Responder]

Recuerdo haber llorado sobre todo con La metamorfosis de Kafka y ahí sí me encuentro muchas cejas levantadas pero, ¡qué se le va a hacer! Me emocionó y mucho. No sé si lo habrás leído pero no te voy a contar más. Quizás a ti también te extrañe. Besos.

Caminante dijo... [Responder]

Pues la última novela con la que recuerdo haberme emocionado fue con el final de Intersecciones, aunque siempre me pregunto si se debería a las circunstancias en que lo leí. En cualquier caso, supongo que es difícil que algo te emocione de la misma forma al leerlo por segunda vez.
Y qué bonito es ser capaz de emocionarse con una simple combinación de palabras, aunque sólo se trate de una descripción. Creo que una de las cosas que hace que un libro merezca la pena es que consiga que releas sus frases por el mero gusto de saborearlas.
Un beso.

Margari dijo... [Responder]

¿Te digo la primera vez que lloré con un libro? Con Momo... Cuando Gigi va perdiendo su extraordinaria habilidad para contar cuentos, cuando cae preso de los hombres grises. Pero el libro que siempre me pone un nudo en la garganta, aún sabiendo el final, Cyrano de Bergerac. Ays, ese final me deja siempre...
Besotes!!!

Mere dijo... [Responder]

Yo tampoco suelo llorar leyendo, ni siquiera viviendo. Pero hay muchas maneras de sentir un libro y la propia vida, experimentar cualquier tipo de emoción sin derramar ni una sola lágrima. Lo prefiero así, más serena cuento con más recursos.
No llores, Niña. No merece la pena.
Un beso

Elena Méndez dijo... [Responder]

Claro que he llorado, pero sobre todo, muchas veces he encontrado consuelo!!

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Me gusta cuando te pones al otro lado del libro, que lo sepas... y ahí lo dejo.
Soy de lágrima dura, la verdad pero sí que se me ha caído alguna lagrimilla furtiva, sin sollozo, que solo suena al colisionar con el libro. Besos.

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Muchos pasajes de novelas me han emocionado, pero con The green mille, llegué a tener los ojos empañados y un nudo en la garganta.
Saludos.

Citu dijo... [Responder]

Uy linda entrada , es genial cuando un libro te emociona, del único que me acuerdo que llore es con la naranja mecánica. Un beso y te me cuidas

Nina dijo... [Responder]

Yo casi lloro con "la ladrona de libros" de markus suzak D:

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia... yo no sé levantar la ceja en forma de arco... sí sé estornudar, pero nunca he llorado estornudando
Procuro evitar libros o películas que se basen en hechos verídicos
De todos modos, no creo que nadie se tenga que avergonzar por llorar... es un desahogo muy natural... hasta los animales lloran
No te voy a decir ningún libro que pueda hacer llorar... porque no me gusta hacer ese tipo de recomendaciones
Hay dos clases de cebollas... siempre aconsejo las que no hacen llorar
Besos y feliz finde... sentada en el suelo

Lesincele dijo... [Responder]

No he llorado muchas veces pero si algunas, y no siempre necesariamente con libros tristes,...a veces ha sido con detalles insignificantes.
Un beso!

Briseida dijo... [Responder]

Decubrí lo que era llorar a mares con Thomas Hardy y dos de sus novelas, Jude el Oscuro y Tess D´Uberville. Últimamente he llorado muchísimo con "El último verano" de Catrin Collier, un libro escrito en estado de gracia. Besos.

liuva dijo... [Responder]

Ya que el tema hoy va de llorar no me puedo reprimir las ganas de poner las “Instrucciones para llorar” de Julio Cortázar que están en el libro “Historia de Cronopios y de Famas”, un libro fascinante que yo tendría permanentemente encima de mi mesilla de noche en el caso de que tuviera mesilla de noche (todos los años me hago el propósito de comprarme una mesilla de noche para poner libros encina, pero siempre se me pasa).

La gente llora mal y a destiempo. No sabe llorar como es debido. Vamos a aprender a llorar, que no se diga:

INSTRUCCIONES PARA LLORAR
Julio Cortázar.

“Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un patio cubierto de hormigas o en esos golfos del Estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.”

Saludos.

mágico dijo... [Responder]

No me avergüenzo por eso, siempre he encontrado lecturas que me han llegado al alma.

Besitos

mágico dijo... [Responder]

No me avergüenzo por eso, siempre he encontrado lecturas que me han llegado al alma.

Besitos

Annie dijo... [Responder]

Hola ^-^
La verdad es que he llorado con varios libros, ya que me meto tanto en la piel del personaje, que es como si yo viviera lo que el esta sintiendo.
Con el libro que más he llorado ha sido con The host y no porque sea un libro triste, pero había algunas escenas tan bonitas :)
Un beso enorme :D

L.I.M dijo... [Responder]

Yo soy de lágrima fácil pero en soledad, me emociono con programas de la tv, con películas y mil cosas más. Respecto a libros recuerdo llorar a lágrima viva con "Paula" de Isabel Allende, qué soponcio pillé, si hasta vino mi madre a preguntarme qué me pasaba de lo que lloraba jaja. También lloré pero menos con "el cuaderno de Noah" de Nicholas Sparks.
Besos!

aldogal dijo... [Responder]

Hola hola, mi blog te ha consedido un Liebster Award, considero que la mereces, felicidades. y si puedes hechale un vistaso.

aldogal dijo... [Responder]

Hola hola, mi blog te ha consedido un Liebster Award, considero que la mereces, felicidades. y si puedes hechale un vistaso.

AMALIA dijo... [Responder]

Soy bastante llorona y me emociono tanto con películas como con libros.

Hay libros que me han hecho derramar alguna lagrimita. Fíjate que hasta me emocioné cuando, siendo jovencita, leí "El ruiseñor y la rosa".

Besitos

Laura Arena dijo... [Responder]

Pues, soy bastante llorona con lo que me emociona. Me pareció preciosa tu entrada. De lo que más recuerdo en este momento es, película Los puentes de Madison y libro La voz dormida. Pero han sido innumerables las veces que he llorado. Un beso..

Angry Bego dijo... [Responder]

Yo cuando acabé El Invierno del Mundo me quedé con un poco de congoja: quería más y más. Yo por lo general no soy de llorar, con decirte que ni con Titanic he llorado xD.

rodaisa dijo... [Responder]

Me ha gustado esta entrada! :)
Yo soy de las que lloran por todo, pelis, libros, canciones, un poema...Me emociono con facilidad!

Besos!!

Anónimo dijo... [Responder]

@Raúl Omar García

A mí me pasó exactamente con este libro también Raúl... Estaba revisando todos los comentarios pensando ¿alguien lo habrá mencionado? Me tuvo casi la mitad del libro con un nudo en la garganta...

Offuscatio dijo... [Responder]

La verdad es que no soy muy propensa a dejar caer una lágrima ante un libro; lo que tampoco significa que no me emocione. Por ejemplo, con Little Boy Blue he sufrido, con Desgracia me he indignado...pero, ¿lágrimas? Ahora mismo no lo recuerdo...ten un buen domingo. Un beso,

sabores compartidos dijo... [Responder]

NUnca he llorado por un libro pero de lo que me he dado cuenta es la grandeza de tu condición humana al hablarnos de tus sentimientos.
unos besotessssssssssssssssssss

Rober dijo... [Responder]

Qué bonita entrada :)

Bueno, yo también soy de lágrima muy difícil. Lloro poco y, cuando lo hago, es "en privado" y un poco en mi mundo.

Curiosamente me ocurre lo contrario que a ti, yo con el cine creo que, aunque poco, me emociono más. No lloré con "Lo imposible" pero sí lo hice, o estuve a punto, en un par de escenas de "Los miserables" recientemente. Aún no he leído la novela de Víctor Hugo así que ya veré si me ocurre lo mismo con ella.

Supongo que también nuestro estado de ánimo influye cuando nos ponemos ante una historia. En literatura, ahora mismo, no se me ocurren novelas que me hayan hecho llorar. Insensible que es uno! :P

Besotes, mientras :)

Anónimo dijo... [Responder]

Me han pasado el enlace y he tenido que venir. Preciosa, como otras que he leído del tirón que no hablaban de títulos sino de libros. Pocos amantes de las letras quedan, o quedamos.
Gracias, por compartir letras.
Un lector. Un admirador.

Boris Estebitan dijo... [Responder]

El poder de las letras le puedo poner sentimental a uno, saludos.

Teresa dijo... [Responder]

Yo sí me emociono. Más de una vez me he reído leyendo un libro (sonreír ya no te cuento) y hay libros que me han emocionado muchísimo, haciéndome un nudo en la garganta e incluso llorar.
Intento no leer libros tristes en el transporte público, porque más de una vez me han mirado raro, pero quien no se haya emocionado nunca con un libro es que no es un lector habitual o, para desgracia suya, no ha encontrado el libro idóneo.
Una entrada magnífica, como siempre.
Un beso!

Shorby dijo... [Responder]

Bonita entrada.
La verdad es que soy más de llorar con los libros que con las pelis (aunque también).

Una mujer va al médico, de Ray Kluun.
Marianela, de Galdós.
La voz dormida, de Dulce Chacón.
Entre tonos de gris, de Ruta Sepetys.

Besotes

La biblioteca de Seshat dijo... [Responder]

Una muy bella entrada. La verdad es que debo confesar que sí he llorado con algunos libros y películas. Por otro lado, aunque quizás no a lágrima viva, tampoco me cuesta mucho que se me empañe la visión con algunas escenas concretas sean tristes o entrañables. Por eso prefiero leer sin nadie a mi alrededor jajaja

Un fuerte abrazo,
Nimue

Nesa Costas dijo... [Responder]

Genial entrada. Muy bonita y con esos títulos encadenados que tan bien haces.
Alguna vez me he emocionado, con momentos puntuales o por empatía, pero me afectan mas las películas.
Ultimamente, ni te cuento.
Un beso.

Kyoko dijo... [Responder]

En cambio yo soy lagrima floja. Lloro por todo! joder si hasta llore viendo la Era de Hielo hahhahaha!
Los libros de una u otra forma te afectan y ablandan, a unas personas más y a otras menos, pero lo bueno es que no dejan indiferentes. Siempre emocionan.
Saludos.

Lara del Cofre dijo... [Responder]

Qué bonita entrada! Yo soy muy llorona, he llorado con mil libros y películas. Así a bote pronto recuerdo haber llorado a mares con el libro de El niño del pijama a rayas y en cuanto a película, Campeón, una de un boxeador que vuelve al ring mientras cuida de su niño pequeño que le adora. Buff, los ojos hinchados como puños!!!! jajaja

Margaramon dijo... [Responder]

Uy, yo soy de lágrima fácil y muchas veces he soltado alguna lagrimilla con los libros, con pelis no tanto. Vivimos tanto las historias que es imposible no emocionarse con ellas, hay palabras que calan.
Besotes

Zamarat dijo... [Responder]

No suelo leer con los libros (sí, por el contrario, con las películas) sin embargo, recuerdo que lloré como una loca con "Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea".
Abrazo!

Marcelo Z dijo... [Responder]

Solo una vez he llorado con un libro. Estaba de vacaciones, leyendo en el parque del hotel. Era una noche de verano, tarde, con la sola compañía de un farol y una multitud de mariposas nocturnas girando en derredor. Allí, abordé el monólogo final de Aliosha Karamazov. Recuerdo haber entrado sigilosamente en la habitación; mi esposa dormía plácidamente. Me desvestí, apoyé mi cabeza en el respaldo de la cama y dejé que todas las lágrimas acumuladas en esas horas finales se derramasen una tras otra de manera silente en medio de la oscuridad. Gracias por recordármelo. Besos, S.