martes, 29 de mayo de 2012

Los papeles póstumos del Club Pickwick. Charles Dickens


     "El señor Pickwick apuntó palabra por palabra esta declaración en su cuaderno de notas, con intención de comunicarlo al Club, como ejemplo singular de la tenacidad de la vida de los caballos en circunstancias extremas. Apenas había acabado la anotación, cuando llegaron a Golden Cross. Bajó de un salto el cochero, y salió el señor Pickwick. Los señores Tupman, Snodgrass y Winkle, que estaban esperando afanosamente la llegada de su ilustre jefe, acudieron a darle la bienvenida."

     Decir a estas alturas que venir con un libro de Dickens es traer un clásico es una obviedad, aunque no por ello es menos cierto. Dickens nos ha dejado muchas obras para disfrutar y hoy, he decidido traer la primera. Por eso poso en mi estantería virtual este libro, Los papeles póstumos del Club Pickwick.

     Os presento a Pickwick, un anciano caballero fundador del Club Pickwick. Y os presento a Tupman, Snodgrass y Winkle, tres miembros del club que, junto al fundador, realizarán un curioso viaje por Inglaterra.

     Esta novela, como adelantaba antes, es la primera de Dickens. La comenzó a publicar por entregas cuando sólo contaba con 24 años, y su éxito casi inmediato dicen que fueron la base de la transformación del periodista en novelista.  Digo casi inmediato porque pese a que las entregas eran acogidas como todo un acontecimiento, se prolongaron durante año y medio, cosa que hoy nos parecería una eternidad. Iban acompañadas de ilustraciones, realizadas en un primer momento por Robert Seymur y seguían la historia contada en ellas. Pero eso duró poco y pronto se invirtieron los términos, además Seymur se suicidó (dicen las malas lenguas que porque Dickens se negaba a escribir sobre sus ilustraciones obligándole a hacer lo contrario) y Buss y en última instancia Phiz, tomaron el relevo.

     Señalar, en primer lugar, que no es una obra al uso del autor. Esta vez no hay tragedias, sino que durante toda la obra se percibe un aroma a homenaje cervantino. Incluso Samuel se antoja pariente lejano de Sancho.
Está escrito con un fino sentido del humor, y nos va enlazando las aventuras de este improvisado cuarteto mezcladas con cuentos. Esto justamente es lo que provocó que me recordara a El Quijote. Pero no estamos en un libro de grandes protagonistas sino de completos personajes secundarios. Nos desgrana su autor usos y costumbres, comportamientos y pensamientos, mientras que serán sus protagonistas los que hagan gala del mejor sentido del humor a la forma inglesa. Y si Samuel es Sancho, Pickwick es el mismo Quijote, encarnado en una figura principal que disfruta de la vida de la mano de la risa, el honor y de la burla que protagoniza ante quienes no entienden su forma de ver del mundo. Incluso se nos torna amarga la risa cuando vemos que es duramente juzgado por terceras personas.

     Os invito pues a recorrer la Inglaterra victoriana acompañando a estos cuatro hombres un tanto pasados de moda, a conocer las costumbres y las vidas de quienes se tropiezan, pues ese parece el objetivo de su viaje, y a sorprenderos con una sonrisa, incluso una pequeña carcajada provocada por la ironía más deliciosa. Una obra con buenos muy buenos y con un final acorde al autor y la época, con malos encasillados y aventuras descolocadas entre reflexiones improvisadas del lector. Porque no nos olvidemos que Dickens siempre esconde una crítica tras cada coma impresa, y entre risa y risa aparecerán condiciones de vida, abogados y políticos a los que no profesa el autor demasiado cariño y, como figura constante, la filantropía.

     Una novela inolvidable e imprescindible que puede hacer cambiar el concepto que tenéis del autor. Y al pie de la última frase... ¿creéis que existe realmente la filantropía o que toda ayuda esconde un interés egoísta por pequeño que sea?

     Gracias

52 comentarios:

Winnie0 dijo... [Responder]

Creo firmemente que hay entregas...desinteresadas sin duda. Las del amigo que cuentas sólo con los dedos de una mano...pero que daría mucho por ti.
Tomo nota de la novela, en mi incultura no había oído habblar de esta obra Un beso y buen martes

Valaf dijo... [Responder]

Claro que existe la filantropía. Hobbes se pasó generalizando, sin duda.

No conozco el libro aunque sí a Dickens, imprescindible.

Un beso

Quadern de mots dijo... [Responder]

Este año me toca empezar con Dickens sin falta.

Creo que sí, aún existe la filantropía, del mismo modo que existe gente buena, buenos pensamientos, humanidad, altruismo… pero, cada vez, o es más escaso, o la avaricia y el egoísmo son más fuertes y lo tapan.

alcorze dijo... [Responder]

Los clásicos y yo nunca hemos tenido mucha relación. De Dickens, que yo recuerde sólo he leído Oliver Twist y ésta seguro que no la he leído. Sí que tengo pendiente la de La soledad de Charles Dickens de Dan Simmons. Y tras su lectura espero leer algo más del propio Dickens.

En cuanto a tu última pregunta, creo que la filantropía verdadera existe, aunque nunca podrá ser algo totalmente desinteresado ya que el que la practica, seguro que obtiene, al menos, la recompensa personal de sentirse bien consigo mismo y con lo que hace.

alcorze dijo... [Responder]

Los clásicos y yo nunca hemos tenido mucha relación. De Dickens, que yo recuerde sólo he leído Oliver Twist y ésta seguro que no la he leído. Sí que tengo pendiente la de La soledad de Charles Dickens de Dan Simmons. Y tras su lectura espero leer algo más del propio Dickens.

En cuanto a tu última pregunta, creo que la filantropía verdadera existe, aunque nunca podrá ser algo totalmente desinteresado ya que el que la practica, seguro que obtiene, al menos, la recompensa personal de sentirse bien consigo mismo y con lo que hace.

Tatty dijo... [Responder]

Lo tengo en casa pero es uno de esos libros con los que no me atrevo, se lo compró mi novio y ahí lo tiene a medias así que yo de momento espero a que se lo terminé y me cuente si cree que me gustará
besos

Tizire dijo... [Responder]

Quiero pensar que la mayor parte de casos de filantropía son por motivos desinteresados, pero nunca se sabe; hay muchos intereses detrás de una buena acción, ya sea publicidad, desgravar a hacienda... Pero confío en que no se haga por ello!

Aún no he leído este libro, pero por lo que cuentas, seguro que me gustaría; como participo en el reto Dickens, lo tendré en cuenta para leerlo a lo largo del año. 1beso!

Marc Verlén dijo... [Responder]

La curiosa historia que -se cuenta- vivió Poe con Dickens, cuando el inglés le sedujo para publicar en Londres y luego, el de Boston, se encontró solo y despreciado no es precisamente filántropa.

Rosa de los Santos dijo... [Responder]

Tal y como lo cuentas , me gustaría leer este libro... y en cuanto a la pregunta la filantropía, creo que una palabra para una idea , pero te digo sinceramente ? tu lo has definido muy bien , :toda ayuda esconde un interés egoísta por pequeño que sea !
besos!!

jose maria criado lesmes dijo... [Responder]

Silvia; bajo mi punto de vista, la filantropía en su mas pura acepción no existe; porque aún en el mejor de los casos,el de la entrega incondicional a los demás, se busca la paz interior y el sosiego del alma de quien la practica.
A mi también me hizo recordar el Quijote.

jose maria criado lesmes dijo... [Responder]

Besos

Aydita dijo... [Responder]

Pues yo este no lo conocia! besos

miguel angel zambrano garcía dijo... [Responder]

Hola colega, nunca había oído hablar de éste libro. Gracias por descubrírmelo.
Un beso.

Azalea Real dijo... [Responder]

Buena pregunta la que pones en último lugar de tu reseña. Por una parte pienso que los intereses que muevan a alguien a hacer una obra de caridad, por ejemplo, quedan en un segundo plano si con ello consigue hacer mucho por los demás. Por ejemplo: desgravarse de Hacienda donando a Cáritas.

De Dickens tengo que animarme a leer alguna otra cosa algún día, pero no sé si será esta.

Besos.

Beg dijo... [Responder]

Me encanta tu entrada de hoy, no conocía el libro y como es "imprescindible" lo apunto. En relación a la Filantropía y según la RAE que lo define como: Amor al género humano, quiero creer que si, aunque es evidente que cada día es más dificil. En otro orden de cosas que buena palabra para el "Apalabrado" , seguro que da muchos puntos. Un besazo y feliz Martes.

Offuscatio dijo... [Responder]

Me he comprometido este año a leer algo de Dickens; pero el libro que tengo en la estantería es "Cuento de Navidad". ¡Espero que su lectura resulte tan placentera como la que nos traes hoy!

raúl dijo... [Responder]

qué preguntas más interesantes nos haces siempre. yo creo que la filantropía existe, cuando alguien entrega su propia vida por la de otra persona, no hay ápice de egoísmo ahí, sólo puro amor. yo creo.

Ángela dijo... [Responder]

Bueno, este lo tengo en casa. Lo comencé a leer, pero se me hizo algo espeso, y es muy bueno, pero quizás no era el momento. De Dickens he leído Grandes esperanzas y me pareció una maravilla. Y por supuesto Cuento de navidad. Pero le daré una oportunidad a éste. Gracias por iluminarnos, una vez más.

besazos.

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

La pregunta de hoy es complicada,... creo que cualquier relación se basa en el intercambio ya sea afectivo, emocional, cognitivo... entonces dar por dar ya genera algo en el que entrega... visto así creo que no es filantropia desinteresada... pero tampoco estoy del todo convencida... :P

El libro me interesa aunque no sé cuando me animaré con el. Besos!

Pedro Luis López Pérez dijo... [Responder]

Me encanta Charles Dickens.
Un abrazo.

Lesincele dijo... [Responder]

El tema me interesa pero no sé porqué hay algo que me echa para atrás.
La reseña genial como siempre.
Un beso!

Ariel dijo... [Responder]

No he leido nada de Dickens aun pero espero remediarlo pronto. Un beso y muchas gracias por la reseña.

Tranquilino González dijo... [Responder]

Dickens es incuestionable, casi, se mire por donde se lo mire. Creo en la filantropía, aunque requiere un esfuerzo inhumano para nuestra cultura...

G dijo... [Responder]

Buenos días
Como ya viene siendo habitual, tu paso por lo anecdótico hace que leerte sea un placer. He leído esta historia, pero la que tu traes y le acompaña provoca que la veamos con nuevos ojos y vengamos con placer a disfrutar de tu "estantería virtual".
Buen día.

Jo dijo... [Responder]

sere egoista si critico la filantropía. supongo que tendra su convicción bien fundada y en cierto modo tu ego ... o tu personal gusto se verá bien recompensado por lo que logres o ayudes....


no conocia esta novela , mira que si siempre soy my ignorane... porque siempe creo me dejo llevar por lo que ya hizo un autor y sus "clasicos". Ahora bien me entusiasma que este situada en la era victoriana (epoca que me fascina) y sobre todo debe tener un lenguaje
exquisito! y eso ya es un plus

Arila dijo... [Responder]

No he leído nada de Dickens, pero es algo que tengo pendiente.
Yo creo que la filantropia si existe, aunque suele existen siempre un interés algo egoista y es que nos ayuda a sentirnos bien con nosotros mismos.
¡Un besito! :)

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

No lo he leído pero me encanta ya. Lectura obligada para mí. Me atrae muchísimo y sé que me va a encantar. No había leído nunca una reseña de este libro. Gracias y besos :)

Álter alma dijo... [Responder]

Creo que hoy en día hay escasos exponentes de verdadera filantropía.
Sí creo en la entrega desinteresasa y por amor que puede llegar a hacer alguien en algún momento de su vida, pero descreo de las grandes organizaciones que se venden como filantrópicas y que en realidad lo único que hacen es evadir impuestos o satisfacer sus propias necesidades disfrazados con la careta de la benevolencia.

Tendría que leer la novela...

Saludo.

Francisco dijo... [Responder]

Una propuesta muy a tener en cuenta, Silvia. La época victoriana me acompaña últimamente, en clave de humor, en Lucía y Mapp & Lucía, de E. F. Benson, esperando a que salga la tercera entrega de esta deliciosa saga. Y esta de Dickens, por supuesto que me la apunto. Saludos. Paco.

La Gata Coqueta dijo... [Responder]



Lo más bonito es la aurora de la mañana
Y tu amistad el mejor regalo
Que podía encontrar.

Es un privilegio
Que llenan mis bolsillos de estrellas
Y los ojos se visten de acuarelas.

Un abrazo soñando
Y un beso reposando
a tu lado.

María del Carmen


Sese dijo... [Responder]

Me atrae la idea de encontrar un Dickens diferente en esta obra, aunque parece que sigue siendo maestro en describir su Inglaterra victoriana.

Y la filantropía, pues claro que existe, aunque cada vez más es un rara avis. De ahí el triunfo de la publicidad que se aprovecha de ella se camufla de filantrópica, para tocarnos la fibra.

Besos

Ioana-Carmen dijo... [Responder]

Lovely :X

InésM dijo... [Responder]

Me encanta Dickens, aunque debo admitir que he leído muy poco sobre él.
Intentaré remediarlo.
Gracias por la reseña. Me ha gustado mucho.
Besitos.

TORO SALVAJE dijo... [Responder]

Creo que existe.
O quiero creer que existe.
Aunque sea en muy pocas personas.

Shorby dijo... [Responder]

Pues había oído hablar de ella pero la verdad es que no sabía de qué iba hasta ahora =)
Gracias por la reseña!

Besotes

My Eyes dijo... [Responder]

Me gusta creer que existe la filantropía, aunque en último término siempre habrá un interés egoísta (el único egoísmo que debería haber), que puede ser hacer las cosas por los demás para sentirnos bien con nosotr@s mism@s.

Me gustaría esta obra, sobre todo, por su ambientación en el Londres victoriano.

Besos

Jesús dijo... [Responder]

¡Invitación aceptada! Hace mucho que quiero leer algo de Dickens (uno de los grandes clásicos que sigo teniendo pendiente), así que anotaré este título como prioritario cuando decida adentrarme en su narrativa. Un saludo.

Charles de Batz dijo... [Responder]

Conservo un excelente recuerdo de esa obra, una de las favoritas, por cierto, de uno de mis autores más queridos: Don Pio Baroja.

Es un placer verla recordada en tu cuaderno.

Salud

Margari dijo... [Responder]

Una reseña fantástica de un libro que aún no he leído. Pero sólo por ser de Dickens sé que caerá tarde o temprano.
Besotes!!!

Dany nphenix dijo... [Responder]

No he leído nada de Dickens, siendo otro autor clásico que tengo pendiente. Creo que hay algún libro en casa. Me voy a fijar para leer algo de él.
Con respecto a la pregunta, yo sí creo que hay gente que da su ayuda desinteresadamente, pero lamentablemente son pocas, sino el mundo no sería lo que es.
Besos.

CHARO dijo... [Responder]

Seguiré tu consejo y me lo apunto en la lista de libros para leer.
A pesar del refrán: "El que regala bien vende si el que lo recibe entiende" yo creo que hay personas que dan de verdad sin esperar nada a cambio.Saludos

Wendy dijo... [Responder]

Me encanta Dickens y en especial esta obra, me la regalaron en una edición bastante antigua y la leí en un plis plas, me gusta la narración costumbrista que nos brinda.
Besos.

Rober dijo... [Responder]

Como dices, todo lo que suena a Dickens suena también a clásico por derecho propio.

Yo sí creo que existe gente (muy poca, para qué engañarnos) que disfruta simplemente haciendo el bien sin esperar nada a cambio.

¡Besotes!

aldogal dijo... [Responder]

Creo que por desgracia el humano por instinto es egocéntrico, e incluso la filantropía esconde muy e nuestros corazones ese deseo irreflenable de sabernos admirados, pero bueno, que le vamos a hacer, por tratarse de Dickens me atrevería a leerlo, estoy seguro que me gustará.

Citu dijo... [Responder]

He leído varias obras de ese autor , pero no esta y si creo en la bondad humana y generosidad. Un beso y te me cuidas

frank dijo... [Responder]

Huau ! .interesante!

Nesa Costas dijo... [Responder]

Sí creo en la filantropía, aunque también es verdad que en la mayoría de los casos (en mi opinión y en mi caso, para que negarlo) esta se debe a la necesidad de las personas por sentirse bien consigo mismas, por ayudar como les gustaría que les ayudasen, por sentir que se hace algo de provecho al colaborar así sea de forma mínima.
Este libro me es desconocido y su escritor una asignatura pendiente. Miedo me da el “aire” con El Quijote, un clásico que pasen los años que pasen, yo sigo sin poder leer completo y eso que le pongo empeño.
Besos, me ha gustado mucho la reseña.

Elysa dijo... [Responder]

Hace muchos, muchos años que la leí y el recuedo es bueno, muy recomendable.
Y en cuanto a la filantropía, quiero creer que existe, que hay personas que la practican con toda sinceridad, no todas, pero quiero creer que si algunas.

Besitos

Luciana dijo... [Responder]

Creo que siempre, aunque sea inconscientemente,buscamos una retribución a nuestros buenos actos.

Dickens es un genio y lo será por muchos siglos, porque toca temas que siguen igual de vigentes, a pesar de los siglos pasados.
Yo estoy leyendo Tiempos difíciles y me río de lo poco que han cambiado las cosas.

Besos.

Pedro Luis López Pérez dijo... [Responder]

Creo que, cuando tenga tiempo, devoraré su lectura.
Un saludo.

Mere dijo... [Responder]

Mira por dónde, esta vez la viajera en el tiempo eres tú y te aseguro que he disfrutado con la travesía en tu compañía y la del joven Dickens al que encontrado sorprendentemente optimista lo que es de agradecer, fracamente.
Sobre si creo en el ser altruista y desinteresado... Cuando uno lo tiene todo o no tiene nada, no hay aspiraciones y es más fácil actuar por pura generosidad. Ojalá no fuera así pero creo que la envidia es inherente al lado oscuro de nuestra querida burguesía.
Gracias por este rato, besos

Isaafc dijo... [Responder]

Buen día, espero se encuentre muy bien.

Le escribo porque realmente me gustó mucho su reseña de The Pickwick Papers para publicarla, bajo su autoría, en una aplicación móvil que ofrece descarga y recomendación de libros.

Por favor, escríbame a isabel.fernandez@educatablet.com para explicarle más al respecto.


Saludos y feliz día,
Isabel Fernández.