viernes, 5 de agosto de 2011

Intersecciones. Pablo de Aguilar



"- ¿Me vas a contar quién era el otro?
Me dí la vuelta despacio, escudriñé a aquel hombre bajo, ancho de hombros, de barba cerrada y sonrisa irregular. El Tientos se hacía más tonto de lo que era en realidad.
Podría haber llegado lejos el Tientos…
Pero está atrapado en tu circunferencia. Es un puntito, recuerda.
- Soy el mismo del híper… NO hay otro. ¿Cómo sabe mi nombre?
- Mira, Fulgen, casi engañas a todo el mundo. Pero no al Tientos. A mí no me la diste. Lo que no entiendo es por qué has vuelto a aparecer. Ya sabía de sobra que el de antes eras tú. ¿Me vas a contar quién era el fiambre?
- ¿Qué fiambre?"


     Vuelvo con un autor que ya recomendé al principio de mi andanza en el blog, Pablo de Aguilar. Y lo hago por muchos motivos. El principal, porque merece la pena descubrirlo, sin duda. Pero además.. el otro día hacía un repaso y me daba cuenta de la cantidad de autores que vienen con el sello de best seller sin ser conocidos, con su primer libro, sólo porque vienen de la mano de tal editorial o publicidad o lista determinada. Yo no descubrí a Pablo, de eso se encargó el Premio Volkswagen-Qué Leer que, tras dejarlo a la puerta con esta obra, se lo concedió con "Los pelícanos ven el Norte", pero si disfruté de él y lo compartí como si fuera un descubrimiento propio. ¡Imaginaos mi cara cuando ví que comentaba mi reseña!
    
     En este caso, Intersecciones, es un libro que todos podemos adquirir, lo cual facilita el acceso si se nos ha pasado la fecha. Nos presenta a Fulgencio, un hombre que, de entrada, no tiene nada que lo haga sobresalir. Sale un día del supermercado y descubre que lo han robado el coche, así que acude a denunciarlo, encontrándose conque lo confunden con un vagabundo. Lejos de quedarse en una anécdota, al regresar a su casa ve que todo es diferente, de repente ya no es Fulgencio, sino Fulgen, el mendigo, el indigente que vive en un banco y a cuya vida no le quedará más remedio que adaptarse mientras va descubriendo lo sucedido. En realidad, lo descubrimos nosotros también, somos todos los que encontramos que eso que le ha sucedido a él le pasa a más gente. Y aquí es cuando seguimos leyendo con avidez porque, por cada decisión que tomamos, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, deriva una consecuencia, una realidad. Y tal vez haya una realidad para cada decisión, para cada "sí" y para cada "no" pasando unas sobre otras sin tocarse. Pero.. ¿y si se tocan? ¿y si un día, sin querer, saltamos de un hilo a otro por un nudo en que se cruzan y ya no podemos volver al nuestro?
Eso le ocurre a nuestro protagonista, y no sólo esto, sino las consecuencias de toda una vida que ahora parece ser la suya y a la que tendrá que sobrevivir, y no le ha tocado una realidad precisamente cómoda, no ya por ser indigente sino por un delito que lo persigue. Y aquí, cuando vamos viendo esta nueva vida arrastrando a nuestro protagonista llega otro de esos personajes entrañables que tan bien nos dibuja Pablo de Aguilar, Nanas llega a ayudar a Fulgencio y a enamorarnos a todos. O tal vez soy yo, que siempre os cuento que me enamoro de personajes secundarios que resultan no serlo tanto en la historia que vivo a través de las páginas del libro.

     No estamos ante un libro de ciencia ficción que nos hable de realidades paralelas y guardianes sino todo lo contrario. Pese al planteamiento es un libro cercano, divertido, conmovedor y con un fino toque de humor que nos hará sacar una sonrisa cuando menos lo esperemos. Un libro que también nos intranquiliza a ratos, cuando nos planteamos la posibilidad de lo que nos relata, y nos lleva a la siguiente página para conocer el resultado rápidamente, sin levantar apenas la vista hasta haberlo terminado. De verdad, me siguen gustando los libros de los que puedo decir.. "y me lo leí del tirón" para resumir mi opinión sobre ellos.

     Gracias

     Nota para quienes conocieron a Hércules (y quienes aún no lo conozcan que se asomen a "Los pelícanos ven el Norte"): Le pregunté al autor por las "Intersecciones" de Hércules y he aquí una serie de posibilidades que me presentó:
     "Uno que se casó con Judit, Otro que vive en Albacete con Chonín y su hija y da clases de inglés y mantiene un grato recuerdo de niñez de Judit. Otro que se quedó a vivir en un burdel de Minesota, junto a Nicole. Uno más que acabó suicidándose en un motel de carretera de Beowave... Puede que incluso alguno que se convirtiera en un fanático del movimiento Light the Highway (que es real) y ahora ataque lupanares... Incluso alguno que se enamorara de Joe, el policía grandullón :)"
    
     No voy a decir con cual me quedaría yo, pero si diré que me reí bastante ante la posibilidad de ver al "pobre Hércules" abrir una puerta y encontrarse con alguna de estas vidas.

     Gracias Pablo, esta vez a tí.

11 comentarios:

Ruben dijo... [Responder]

¿Tiene un toque de fondo similar a 1Q84 o sólo me lo parece a mí?
Me ha gustado, eso tengo que decirlo también

Tabuyo dijo... [Responder]

Yo tengo Los pelícanos ven el norte pero todavía no lo he leído. Y éste libro que reseñas me ha llamado la atención, me gusta su argumento.
Los apunto para leerlos.
Saludos.

Sonia dijo... [Responder]

Vista la reseña y puesto que coincidimos en opiniones lo encargaré mañana. Ya te contaré. Un saludo :)

Anónimo dijo... [Responder]

Me lo apunto, me iré de vacaciones en unos días y estoy decidiendo que llevarme. Acertaste con Los pelícanos..

Anónimo dijo... [Responder]

acabo de leer su otro libro y me ha encantado la parte de la reseña que alude al protagonista. Qué editorial es la de "Intersecciones"?

Anónimo dijo... [Responder]

Enhorabuena por el blog, fantástica reseña. Dan ganas de "descubrir" autores. Ah! y también me gustan los libros que se leen del tirón xD

Mario dijo... [Responder]

No conosco al autor pero por tu reseña y tu entusiasmo se ve interesante, que agradable que hayas entablado una comunicación con el escritor en mención, eso de que los autores al conocerlos no serán de nuestro agrado no es una regla y pueden ser personas muy semejantes a lo que nos inspiran sus libros, que estupendo que éste sea el caso. No hay mejor embajador de una obra literaria que un lector. También te agradezco tu visita. Un abrazo.

Mario.

Pablo dijo... [Responder]

Pues aquí estoy para agradecerte de nuevo que me alegres un verano que está resultando más duro de lo esperado.
Intersecciones y Los pelícanos se publicaron casi al mismo tiempo. El hecho de que la segunda se llevara el premio y de que más gente la hubiera leído y por lo tanto comentado, me llevó a pensar que era mejor que la primera. Sin embargo, Intersecciones, sin la vorágine de la otra, más pausadamente, se va reivindicando. Ahora creo que son simplemente distintas. Diría que Intersecciones es más de acción, puede que más adictiva y Pelícanos más intimista.
Ni soy un bestseller ni creo que lo vaya a ser nunca; si una oportunidad tienen los libros como Intersecciones publicados en microeditoriales como Inéditor son los lectores. Son libros que nunca se verán en mesas de novedades, ni en suplementos culturales. Sólo pueden ganar a sus lectores uno a uno. Sólo la recomendación de lectores entusiastas puede atraer a otro más. Y así, granito a granito, conseguir no pasar desapercibido.
Por eso vuelvo a agradecértelo. Mil... no, un millón de gracias.

En cuanto a los comentarios. Me interesa eso que ha dicho Rubén. No he leído 1Q84 pero si tiene un fondo similar, ya está en mi lista de espera.

Si tuviera que elegir ser uno de mis personajes, Mario, creo que me quedaría con Nanas. También creo que Nanas sería buena amiga de Joe, el policía grandullón. Supongo que uno siempre es un poco como sus libros (o viceversa) Pero no, no soy Nanas, sólo alguien que pretende rozar un poco el alma lectora con sus historias.

Gracias a todos.

Mientrasleo dijo... [Responder]

1Q84 es más ficción, habla de bisagras entre mundos y gente que las vislumbra. A mí no me pareció tan cercano como este.

Gracias Pablo por acercarte, por tus historias y por responder a tus lectores. Por pedir... que te mejore el verano, que nos cuentes que estás escribiendo, aunque no nos digas el qué, y que nos digas cuando sale. Que luego lleguemos y opinemos es lo normal, ya sea en un sitio público o en un grupo de amigos y, algo pasa con Intersecciones si se va imponiendo.

Un saludo a tí también Mario, me verás por allí a menudo. Y gracias a todos por pasar parte de vuestro tiempo aquí, ya me contarás si te gustan Tabuyo.

Pablo dijo... [Responder]

Sí que estoy escribiendo (aunque llevo un tiempo parado). Pero ya tengo un manuscrito que habré de empezar a mover aunque me temo que va a ser difícil colocarlo. Se titula "El istmo del reloj de arena" No sé si algún día llegará a las librerías. Mientras tanto, ya llevo otro proyecto entre manos. Así que, espero volver como autor a las páginas de Entre montones de libros en algún momento.
Un abrazo.
Pablo.

Caminante dijo... [Responder]

Siguiendo tu recomendación acabo de leer este libro, lo terminé ayer y... Mira, no sé si es porque estaba sensible (que lo estaba), pero si alguien me hubiera visto leyendo el final se hubiera asustado jaja
En fin, que vengo a darte las gracias por la recomendación, me ha sorprendido muy gratamente, así que en vacaciones publicaré una reseña como se merece.
Un beso.

PD: ay, Nanas...