lunes, 20 de junio de 2011

Sé lo que estás pensando. John Verdon


      "¿Crees en el destino? Yo sí, porque pensaba que no volvería a verte y, de repente, un día, allí estaba. Todo volvió: cómo sonaba, cómo se movía, y más que ninguna otra cosa, cómo pensaba. Si alguien te pidiera que pensaras en un número, yo sé en qué número pensarías. ¿No me crees? Te lo demostraré. Piensa en cualquier número del uno al mil: el primero que se te ocurra. Imagínatelo. Ahora verás lo bien que conozco tus secretos. Abre el sobrecito."
      Sólo con ver la portada ya se adivina que se trata de un thriller, pero llega el verano. Y en verano a mi me gusta coger algún libro de lectura fácil que me mantenga entretenida, bien sea en el avión, el autocar, el tren.. así que cuando me encontré este libro en la mesa de una librería entre lo más vendidos durante varias semanas me dije.. a por él.
Resulta ser el primer libro de John Verdon y es un libro fácil de leer, parte de una situación determinada: un hombre recibe una carta que le pide que piense en un número del uno al mil y quien escribe la carta adivina el número que piensa el destinatario. A partir de ahí tenemos un sesino y un ex-policía testarudo obsesionado con el trabajo y con una mujer que se resiente por ver la unidad familiar relegada a un segundo plano, incluso al olvido. Nada nuevo, salvo que el autor se arriesga a explicarnos su truco para adivinar los números unas cien páginas antes de concluir el libro lo que implica que asume que ya no es lo único que nos impulsa a seguir leyendo, pero es un libro muy fluído y seamos sinceros, muchas veces a un thriller no le pedimos mucho más. Se deja leer con rapidez y tiene un toque que a mi me gustó y es la "semejanza" con esa serie de televisión... Mentes criminales, que no se parece en absoluto (por eso las comillas) pero que no pude quitarme de encima la sensación durante la lectura.
      Este verano saca su segundo libro, habrá que esperar a ver si ha mejorado un poco o si volvemos a sentir familiaridad en los personajes. Sería una pena, sinceramente.
      Gracias